Enlaces accesibilidad

Los golpistas de Guinea Bissau deponen al jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas

  • El primer ministro es el gran favorito para la segunda vuelta presidencial
  • El Consejo de Seguridad de la ONU condena el orden militar

Por

Los golpistas de Guinea Bissau han anunciado que han depuesto al jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el teniente general Antonio Enjae, quien se encuentra bajo arresto militar.En un comunicado divulgado por la radio nacional, los mismos militares que atacaron durante la noche de este jueves la casa del ganador de la primera vuelta en las elecciones presidenciales han señalado que el teniente general Enjae se encuentra detenido en un lugar seguro, al igual que el presidente interino, Raimundo Pereira y el primer ministro Carlos Gomes Junior, sin facilitar más datos al respecto.

Pereira está retenido en el cuartel que alberga la sede del Estado Mayor en Bissau, mientras Gomes fue trasladado a un centro de formación militar situado en la localidad de San Vicente, a algo más de 40 kilómetros de la capital, agregaron las citadas fuentes.

Pereira y Gomes -este último favorito para ganar las elecciones presidenciales del próximo 29 de abril- fueron detenidos durante la intentona golpista perpetrada a última hora de este jueves, en la que fueron atacadas las viviendas de ambos dirigentes en Bissau.

Además, los militares han decretado el toque de queda en la capital Bissau, que estará vigente entre las 21.00 y las 06.00 hora local (entre las 23.00 y 08.00 hora peninsular). Los golpistas han decretado también el cierre de las emisoras de radio, con excepción de la Radio Televisión Nacional, Radio France Internationale (RFI) y la Radio portuguesa (RDP), que emiten en frecuencia modulada.

Tres días para formar gobierno

Mientras los dos altos cargos siguen bajo arresto, los golpistas han dado este viernes a los partidos políticos un plazo de tres días para formar un gobierno de unidad nacional sin el presidente interino Raimundo Pereira y el exprimer ministro Carlos Gomes Júnior. Así lo ha anunciado el portavoz del estado mayor de las fuerzas armadas, el teniente coronel Daba Na Walna, al clausurarse una reunión entre los golpistas y dirigentes de partidos políticos.

"Pedimos a los partidos políticos que forman en un plazo de tres días un gobierno de unidad nacional en el que no figurarán ni Raimundo Pereira ni Carlos Gomes Junior".

Además, la radio nacional ha reanudado la emisión de música revolucionaria de la época de la lucha armada contra la colonización portuguesa. De hecho, Portugal ha puesto en alerta una fuerza militar de élite por si fuera necesario evacuar a sus ciudadanos de Guinea Bissau, así como a ciudadanos de otras nacionalidades si así se decidiera.

Por otro lado, fuentes del Ministerio de Exteriores en España han asegurado a Efe, que la colonia de españoles residentes en Guinea-Bissau, más de un centenar, se encuentra bien.

"Por el momento no existe ningún dispositivo del Gobierno para proceder a la evacuación", han añadido las mismas fuentes.

Proceso electoral

El intento de golpe de Estado, en el que los militares asaltaron los centros neurálgicos del poder civil, se produce cuando el país se encuentra en pleno proceso electoral.

Guinea Bissau tenía previsto celebrar la segunda ronda de sus comicios presidenciales el próximo 22 de abril, aunque el jueves mismo fueron pospuestas una semana por la Comisión Electoral Nacional (CEN), que no dio razón alguna para ello.

De hecho, estaba previsto que este mismo viernes comenzara la campaña electoral para la segunda ronda electoral, que iba a durar hasta el 27 de abril.

En la primera vuelta, que tuvo lugar el pasado 18 de marzo, Gomes se hizo con un 48,97% de los votos, mientras que su adversario Kumba Yala consiguió un 23,26%, por lo que ambos debían enfrentarse en las urnas el próximo 29 de abril.

Sin embargo, Yala, al igual que cuatro candidatos más de la primera ronda, rechazó estos resultados y denunció "fraudes masivos", por lo que aseguró que no participaría en la segunda vuelta.

Condena de la ONU y EE.UU.

Estas elecciones se convocaron tras la muerte, el pasado enero, del entonces jefe de Estado, Malam Bacai Sanha, en un hospital de París.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el Consejo de Seguridad han condenado el golpe de Estado en Guinea Bissau y han pedido la "liberación inmediata" del presidente interino, Raimundo Pereira, y del primer ministro, Carlos Gomes Junior, detenidos por los militares golpistas.

El máximo responsable de la ONU ha subrayado además "la necesidad de que las fuerzas armadas y sus líderes respeten la autoridad civil, el orden constitucional y el estado de Derecho", y les pide que den los pasos necesarios para devolver el país a un Gobierno civil". La Casa Blanca también ha condenado el golpe de Estado, exigiendo la "restauración inmediata del gobierno legítimo" del país del oeste africano.

"Los Estados Unidos condenan enérgicamente las acciones emprendidas por algunos miembros del ejército de Guinea Bissau para tomar el poder a expensas de las autoridades civiles del país", ha asegurado en un comunicado Jay Carney, portavoz del presidente Barack Obama.

País con tradición en golpes de estado

El anuncio oficial de Angola de acabar con la cooperación y asistencia militar al país vecino puede estar en el origen de los últimos acontecimientos, pues la antigua colonia portuguesa se había hecho cargo de esta materia que los políticos y países donantes consideran clave, y que trataba de reducir la influencia de los militares.

El pasado martes el ministro angoleño de Asuntos Exteriores, Jorge Chicoti anunció en Bissau el fin del apoyo de su país a la misión de reforma militar (MISAANG) y añadió sin precisar fecha que sus efectivos saldrían próximamente del país, según la agencia Angola Press.

Guinea Bissau, país acostumbrado a los golpes, motines y asonadas militares tiene entre las prioridades de los países donantes un proyecto de desmovilización y pase a la reserva de algunos de los principales mandos del Ejército.

Además, el lucrativo negocio del narcotráfico que ha tomado el país como centro de paso en los cargamentos con destino a Europa ha contribuido a degradar la imagen del alto mando castrense acusado de estar involucrado en ese negocio.

Noticias

anterior siguiente