Anterior Peña Nieto anuncia cambios en el gabinete casi en el ecuador de su mandato Siguiente Registran las sedes de CDC y de su Fundación por presunto cobro de comisiones ilegales Arriba

El cerebro del 11-S y sus cómplices serán juzgados en Guantánamo el próximo 5 de mayo

  • Los cinco acusados de preparar el atentado se enfrentan a pena de muerte

  • En los ataques del 11-S perdieron la vida casi 3.000 personas

|

El cerebro de los ataques del 11 de septiembre, Jalid Sheij Mohamed, y cuatro presuntos cómplices serán juzgados el próximo 5 de mayo a las 09.00 de la mañana ante un tribunal militar especial en Guantánamo (Cuba), según ha informado el Pentágono este martes.

Sin embargo, la fecha podría retrasarse si los abogados de los acusados así lo solicitan.

"En la audiencia el 5 de mayo, voy a establecer un calendario completo de las actuaciones en este asunto", ha indicado el juez James Pohl a través de un documento en el que pide a los abogados de los cinco acusados que presenten antes de esa fecha sus sugerencias para poder establecer un horario que "en la medida de lo posible satisfaga a todas las partes".

El kuwaití Jalid Sheij Mohamed, de 46 años, el yemení Ramzi bin al-Chaiba, el paquistaní Ali Abd al-Aziz Ali, y los saudíes Wallid Ben Mustapha al-Attach y Houssaoui, serán acusado formalmente de ser "responsables de la preparación y ejecución de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, Washington y Shanksville (Penssylvania), en los que murieron 2.976 personas".

Concretamente, entre los delitos que se les imputa se encuentra el de terrorismo, secuestro de aeronaves, conspiración, asesinato en violación de la ley de la guerra, ataques contra civiles, ataques contra objetivos civiles, causar intencionalmente lesiones corporales graves y la destrucción de la propiedad en violación de la ley de la guerra. Delitos por los que los cinco se enfrentan a la pena de muerte.

El caso de Mohamed y los otros cuatro reos, que serán juzgados conjuntamente y son conocidos como "los cinco de Guantánamo", supuso un auténtico dolor de cabeza para la Administración Obama, que en principio optó porque rindiesen cuentas ante un tribunal civil en Nueva York.

De hecho, el fiscal general del Estado, Eric Holder, presentó cargos contra ellos pidiendo ya la pena de muerte en 2009, pero finalmente el bloqueo al traslado de los reos a suelo estadounidense por parte del Congreso republicano hizo que Obama rectificase y les enviase a un tribunal militar especial creado por George W. Bush aunque reformado por su sucesor para garantizar mejor los derechos de defensa.

Testimonio clave

Después de años de desidia en la investigación, un importante hito se alcanzó el pasado mes de febrero, cuando un ex colaborador de Mohamed alcanzó un acuerdo con el gobierno para testificar en su contra.

Y es que la primera confesión del 'cerebro' del 11-S, de 46 años y origen kuwaití, que fue capturado el 1 de marzo de 2003, se obtuvo bajo tortura, cuando sufrió 183 simulaciones de ahogamiento en una prisión secreta de la CIA.

El problema es que ninguna declaración obtenida bajo coacción puede ser utilizada ante una comisión militar.

Esto se hace con el testimonio de Majid Khan, el paquistaní que se declaró culpable en Guantánamo de los ataques instigados bajo las órdenes de Mohamed, sea clave.

Más de diez años después de los ataques, el cerebro del 11-S sería, de ser condenado, el último cabecilla de los atentados en morir tras la ofensiva lanzada por dos administraciones estadounidenses, que lograron matar al líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, el pasado mes de mayo.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente