Anterior Los partidos del Govern consideran la aplicación del 155 el "peor ataque en siglos a Cataluña" y "un nuevo 23F" Siguiente Rajoy cesará a Puigdemont y a todo el Govern y convocará elecciones en un plazo de seis meses Arriba Ir arriba
Reproducción del "hombre de Pekín"
Reproducción del "hombre de Pekín" en China REUTERS Reuters

El 'Hombre de Pekín' puede estar bajo un aparcamiento

  • Las memorias de una antiguo militar estadounidense lo sitúan allí

  • Los restos podrían haberse perdido en el hundimiento de un barco japonés

  • Estos fósiles son el "eslabón perdido" que justifica la tª de la evolución

|

Dos paleontólogos chinos y un sudafricano aseguran en la última edición de la revista de la Universidad de Witwatersrand de Johannesburgo, que los fósiles del “Hombre de Pekín” pueden estar enterrados bajo el asfalto de un aparcamiento de la ciudad portuaria de Qinhuangdao, al norte del país chino.

Los fósiles, descubiertos hace un siglo, desaparecieron en 1941 al comienzo de la guerra en el Pacífico camino de su custodia temporal en una universidad de Estados Unidos. Según publica en su edición on-line el periódico ShanghaiDaily, las memorias de un antiguo militar estadounidense pueden ayudar a recuperar los restos fosilizados del 'Homo erectus pekinensis', el mismo que cuando la revista Nature dio noticia de su descubrimiento fue presentado como el “eslabón perdido” que justificaba la teoría de la evolución de Darwin.

Según el rotativo, el soldado Richard M. Bowen desenterró en el año 1947 varias cajas de madera que contenían restos fósiles y que le sirvieron para fortificar un puesto de ametralladora antes de que el campamento estadounidense de Camp Holcomb fuera atacado por soldados chinos y que el mismo fuera capturado.

Wu Liu y Xiujie Wu, del Instituto de Paleontología de Vertebrados y Paleoantropología de Pekín han investigado el relato del soldado y junto al paleontólogo sudafricano Lee Berger consideran éste como el relato más creíble de la última visión de esos importantes fósiles en los últimos sesenta años.

Pese a que se ha realizado una constante búsqueda de los restos, incluso con la oferta de recompensas importantes siguen sin haber un indicio claro de los restos arqueológicos que según algunos se perdieron en el hundimiento del barco hospital japonés, Awa Maru, por los torpedos de un submarino americano.

El pecio reposa en aguas territoriales chinas. En 1975 las autoridades de Pekín entregaron a Japón algunos restos del navío que habían sido rescatados en 1970. Sólo la empresa Salvataje China conoce qué hay en el interior del barco, pero hasta el momento no se ha dado a conocer dato alguno.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente