Anterior Alonso, sobre la sanidad a 'sin papeles': "No se pueden abrir expectativas de que van a tener tarjeta" Siguiente Cinco muertos y dos heridos muy graves tras la explosión de una pirotecnia en Zaragoza Arriba
Obama y Cameron, codo a codo, cierran filas contra el Régimen de Damasco

El ejército sirio toma el enclave rebelde de Idleb mientras Asad responde a Annan

  • Las fuerzas del régimen persiguen a los opositores "casa por casa"

  • Tras la caída del bastión del norte el próximo objetivo es Deráa

  • Annan le pide a Asad más explicaciones ante las cuestiones sin contestar

|

El ejército sirio ha recuperado el control total de la ciudad rebelde de Idleb, en el noroeste de Siria, mientras el presidente sirio, Bachar al Asad, ha enviado sus respuestas a las propuestas del enviado especial de la ONU y de la Liga Árabe, Kofi Annan, que ha replicado a través de un portavoz en Ginebra que aún "tiene preguntas y está buscando respuestas".

"Dada la grave y trágica situación sobre el terreno, todo el mundo debe darse cuenta de que es momento de ir a lo esencial. Como dijo él en la región, la crisis no puede hacerse interminable", ha añadido Ahmad Dawzi, el portavoz de Annan.

La toma de Idleb, un bastion del norte próximo a la frontera con Turquía, se produce dos semanas después de la recuperación de Baba Amro, el barrio rebelde de la ciudad de Homs, la tercera del país, tras un mes de bombardeo sangriento.

Persecución casa por casa

La dinámica ha sido la misma: al ataque con la artillería pesada le ha sucedido la persecución casa por casa de los opositores, que han denunciado decenas de muertes.

"Desde ayer tarde, no hay combates, el Ejército Libre Sirio (ELS) se ha retirado y el ejército regular ha tomado toda la ciudad y hace búsquedas casa por casa", ha reconocido a Afp Noureddine al-Abdo, un insurgente local, que ha precisado que el ejército prosigue este miércoles con las detenciones de opositores.

El pasado martes el periódico Al-Watan, próximo al régimen, ya anunciaba el fin de la ofensiva sobre Idleb en un "tiempo récord".

El miembro del Consejo Nacional Sirio, Ahmad Zeidan, que se encuentra en Idleb, ha confirmado a Efe que las fuerzas prorrégimen controlan totalmente los barrios del norte y del oeste de la ciudad, mientras que en otras zonas todavía quedan bolsas de resistencia del ELS, que, a su juicio, se ha retirado por falta de municiones.

Zeidan ha agregado que el Ejército todavía ataca con sus carros de combate la localidad y ha añadido que hay un gran número de personas que se ha desplazado a la provincia vecina de Alepo y a la frontera con Turquía.

Dada la reticencia de la comunidad internacional a armar a los rebeldes, los rebeldes han asegurado de nuevo que su falta de equipamiento explica su derrota.

"El ELS ha preferido retirarse. Todo el mundo sabe que es incapaz de hacer frente a la potencia militar del ejército", ha indicado Abdo.

Carencia de armas

El armamento para los rebeldes llegaba en grandes cantidades en Baba Amro, sobre todo a través de la vecina frontera del Líbano, pero esto no ha ocurrido en el caso de Idleb.

"Los rebeldes de Idleb no reciben armas por lo que todo de lo que disponían era esencialmente las armas que los desertores se habían llevado con ellos", ha precisado el insurgente.

Los combatientes rebeldes, esencialmente desertores equipados de armas medias y ligeras, han repetido en varias ocasiones que no pueden enfrentarse a la artillería pesada del ejército.

Otro activista, Mahmud Baqur, ha corroborado a Efe que el ELS se ha replegado del sur de la ciudad, donde reina una estado de alerta total por los bombardeos.

"Lo más terrible que hemos visto hoy ha sido el uso por parte del régimen de los civiles como escudos humanos", ha indicado Baqur, que ha destacado que las comunicaciones están cortadas y que resulta complicado estar en contacto con otros distritos de la ciudad.

Los opositores Comités de Coordinación Local apuntaron que al menos doce personas perdieron la vida hoy en la provincia de Idleb, mientras que otras tres perecieron en Homs (centro), una en Damasco, otra en Hama (centro) y otra en Alepo (norte).

Pero tras Baba Amro y Homs el próximo objetivo del régimen es el bastión de Deráa, la ciudad del sur donde nació la revuelta hace casi un año.

Según ha declarado el activista Rami Abdelhaq a Reuters, alredededor de 20 tanques y vehículos armados se han lanzado contra el distrito de al-Balad. "El ataque ha empezado esta mañana. Los rebeldes están respondiendo, pero ellos tienen mejor armamento", ha señalado por vía telefónica desde Deraa.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente