Enlaces accesibilidad

La ONU denuncia que un Asad "envalentonado" lanza "ataques indiscriminados" en Homs

  • La comisionada de derechos humanos pide que se actúe de forma urgente
  • Señala que se han cometido "probablemente" crímenes contra la humanidad
  • Rusia condiciona el envío de cascos azules a un alto el fuego previo

Por
Rusia condiciona a un alto el fuego la presencia de cascos azules de la ONU en Siria

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navy Pillay, ha denunciado este lunes que el veto de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de la ONU ha "envalentonado" al régimen sirio en los últimos días, lo que ha provocado la muerte de más de 300 personas en la ciudad rebelde de Homs por "ataques indiscriminados".

"El fracaso en el Consejo de Seguridad en el acuerdo en una acción firme colectiva parece que ha envalentonado al gobierno sirio para lanzar un asalto total en un esfuerzo de aplastar a los disidentes con una fuerza abrumadora", ha declarado Pillay, que se ha confesado "especialmente conmocionada" por lo que está ocurriendo en la ciudad rebelde de Homs.

"De acuerdo con testimonios creíbles, el ejército sirio ha bombardeado barrios densamente poblados de Homs en lo que parece ser un ataque indiscriminado contra áreas civiles", ha añadido.

La alta comisionada ha lamentado la falta de acción que impera en el Consejo de Seguridad sobre la situación en Siria y ha asegurado que, en cambio, la Liga Árabe sí ha respondido "con determinación" para frenar la violencia, por lo que animó a los Estados de la ONU a que apoyen la proposición de la Liga Árabe para enviar una fuerza militar conjunta al país bajo el paraguas de Naciones Unidas.

Acción urgente

"Cuanto más tarde la comunidad internacional en tomar acciones, más sufrirá la población civil con las innumerables atrocidades que se cometen en su contra", ha declarado Pillay, quien ha asegurado que las autoridades sirias siguen adelante con su campaña de "disparar para matar" contra los manifestantes.

La represión continúa además con una "campaña masiva de arrestos", que ha llevado a la "detención arbitraria de miles de manifestantes y activistas", y también a la "desaparición forzada" de muchos de esos detenidos, según la alta comisionada.

También ha adelantado que "la naturaleza y el alcance de los abusos cometidos por las fuerzas sirias indican que crímenes contra la humanidad se han cometido probablemente desde marzo de 2011".

Pillay ha participado en una sesión especial de la Asamblea General de la ONU sobre la situación en Siria, reclamada por varios países árabes, quienes trabajan en un proyecto de resolución que se presentará en ese órgano para condenar a Damasco y apoyar los esfuerzos de la Liga Árabe.

Siria, apoyada por Irán y Corea del Norte, se ha opuesto formalmente a la celebración de la reunión de la Asamblea General y particularmente a la presencia de Pillay, ya que, según ha subrayado su embajador ante la ONU, Bashar Jafari, representa "una clara violación" del funcionamiento de ese órgano

Presión diplomática

Estos acontecimientos han provocado que EE.UU. y Reino Unido acuerden “coordinar estrechamente los esfuerzos para presionar al gobierno de Assad y apoyar la transición democrática", según una nota de prensa divulgada por la Casa Blanca tras la conversación telefónica mantenida entre Barack Obama y David Cameron.

Por su parte, la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, ha lamentado los informes sobre nuevos bombardeos en la ciudad siria de Homs.

"Es deplorable que el régimen haya intensificado la violencia en ciudades de todo el país, incluyendo el uso de artillería y los disparos desde tanques contra civiles inocentes", ha asegurado Clinton, que ha acordado con Turquía "intensificar la presión diplomática" contra el régimen de Al Asad.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, ha indicado que EE.UU. aún confía en que la presión sobre Siria permita "un cambio de comportamiento" de las autoridades del país árabe. Además, Washington asegura que apoyaría la misión de paz en Siria que propone la Liga Árabe.

"Como principio general, nosotros apoyaríamos una misión de la Liga Árabe ampliada, incluido con el apoyo de Naciones Unidas u otros. Estamos hablando con la Liga Árabe, la ONU y nuestros aliados sobre las circunstancias de una misión para mantener la paz", ha indicado Carney.

Rusia y China no aclaran su postura

Por su parte, Rusia ha hecho saber que estudiará la propuesta árabe pero ha advertido que antes es imprescindible un alto el  fuego.

"Estudiamos esta iniciativa y esperamos que nuestros amigos de los países árabes clarifiquen ciertos puntos. Para desplegar una fuerza de mantenimiento de la paz, hace falta la autorización de la parte que la recibe", ha dicho el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov. "Hace falta algo que se parezca a un alto el fuego", ha añadido.

Por su parte, China no ha aclarado si apoya o no esta petición. "China apoya los esfuerzos continuados de mediación política de la Liga Árabe, que juegan un rol constructivo respecto a un acuerdo pacífico en Siria", ha declarado el portavoz del ministerio de Exteriores chino, Liu Weimin.

"Creemos que la ONU debe ofrecer asistencia constructiva sobre la base de la Carta fundacional y de las normas de las relaciones internacionales", ha añadido.

La UE, por su parte, se ha mostrado favorable a esta iniciativa, mientras que el ministro británico de Exteriores, William Hague, cree que una hipotética fuerza de paz debería estar formada por soldados de países no occidentales.

Continuación de los bombardeos

Mientras, las tropas del régimen sirio han vuelto a bombardear el feudo opositor de Homs, en el centro del país, haciendo caso omiso a los llamamientos y medidas adoptadas ayer por la Liga Árabe para detener la violencia.

El activista de los opositores Comités de Coordinación Local (CCL) Hozam Ibrahim ha explicado que los "bombardeos indiscriminados" se han reanudado contra varios barrios de Homs, especialmente Bab Amro y Al Jalidiya.

Ibrahim, que también es miembro del Consejo Nacional Sirio (CNS), ha señalado que las fuerzas leales al régimen de Bachar al Asad bombardean la ciudad desde las afueras con tanques y ametralladoras.

En la ciudad, las comunicaciones están cortadas desde el pasado domigo, por lo que es difícil saber con precisión lo que ocurre y dar una cifra exacta de víctimas, según el activista.

Los CCL han informado en un comunicado de la muerte de tres personas en Homs, mientras que la opositora Comisión General de la Revolución Siria, ha documentado 13 fallecidos en toda la provincia, nueve de ellos en el barrio de Bab Amro, pero no ha podido identificar a estas víctimas.

Este grupo ha informado de que el ejército reanudó también los bombardeos y disparos con mortero en la ciudad de Al Quseir, en Homs, mientras que los francotiradores abrieron fuego contra los habitantes de la zona.

Noticias

anterior siguiente