Enlaces accesibilidad

El abogado de Megaupload abandona el caso

  • Es conocido por ser el abogado del 'caso Lewinsky'
  • Ha abandonado por un conflicto de intereses con otro cliente

Por

Los responsables de la web de intercambio de archivos Megaupload han perdido la ayuda de uno de los abogados defensores más conocidos de EE.UU., en mitad del proceso en el que se les acusa de infracción de derechos de autor y blanqueo de dinero.

Robert Bennett, famoso por ser el abogado del expresidente estadounidense Bill Clinton en el caso Lewinsky, tuvo que retirarse del caso debido a un conflicto de intereses con otro cliente de su bufete de abogados del que no se ha revelado la identidad.

Hogan Lovells es uno de los bufetes más grandes del mundo, por lo que es propenso a sufrir este tipo de conflicto de intereses por la cantidad y variedad de clientes a los que representa.

Bennett se retira del caso por un conflicto de intereses con otro cliente

Bennett estaba trabajando para Megaupload antes de que los ejecutivos de la página web fueran acusados. Tras conocerse los cargos que se le imputan desde el Departamento de Justicia de EE.UU., Benett asesoró inicialmente a la empresa.

El proceso judicial contra el fundador del portal Megaupload, Kim Schmitz, en prisión preventiva en Nueva Zelanda y cuya extradición pide Estados Unidos, puede durar años.

Un caso complicado

Así lo explicaba un experto legal de Nueva Zelanda, Rick Shera, que afirma que es "el primer caso de extradición por transgredir los derechos de autor en Nueva Zelanda" y además se trata de un caso complejo "muy raro en el resto del mundo".

Schmitz, más conocido como Kim Dotcom, fue detenido el viernes pasado (jueves en Estados Unidos) junto a otros tres ejecutivos de Megaupload en la ciudad neozelandesa de Auckland, en el marco de una vasta operación internacional coordinada por el FBI norteamericano.

Desde su detención, el informático alemán se encuentra en prisión preventiva junto a sus compatriotas Finn Batato, de 38 años y jefe técnico del portal y Mathias Ortman, de 40 y cofundador de Megaupload, así como el holandés Bram van del Kolk, de 29.

Las autoridades estadounidenses consideran que Megaupload forma parte de "una organización delictiva responsable de una gran red de piratería informática mundial" que ha causado más de 500 millones de dólares en pérdidas al transgredir los derechos de autor de compañías.

En el caso de que la justicia de Nueva Zelanda apruebe la extradición, los cuatro detenidos serán procesados en Estados Unidos por supuesto crimen organizado, blanqueo de dinero y violación de la ley de derechos de propiedad intelectual, delitos que pueden ser condenados a una pena máxima de 50 años de cárcel.

Noticias

anterior siguiente