Enlaces accesibilidad

Rubalcaba vaticina que en un mes Mariano Rajoy subirá el IVA como, dice, hizo con el IRPF

  • Rubalcaba se reúne en Madrid con senadores, diputados y alcaldes del PSOE
  • El precandidato quiere un mensaje interterritorial y fomentar la participación
  • El exministro piensa que hay que cambiar, pero dotando de contenido el cambio

Por
Falta muy poco para que el PSOE escoja nuevo líder

El precandidato a la secretaría general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado este martes que la subida del IVA "va a caer". Lo ha dicho  el exministro en una reunión con 40 personalidades socialistas en Madrid, un día después de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dejara abierta la puerta a una subida en el impuesto sobre el valor añadido.

Le ha servido para esta reflexión la frase con la que Mariano Rajoy respondía a una pregunta sobre si se iba a subir el IVA. "Nada es para siempre", dijo Rajoy. Y hoy Rubalcaba ha tirado de ironía asegurando que "la eternidad para Rajoy es a lo sumo un mes". Ya lo sabemos, ha dicho Rubalcaba, por lo que en su opinión hizo Rajoy  con el IRPF, subirlo en el apenas mes que lleva gobernando.

La misma desconfianza ha mostrado Rubalcaba sobre el discurso de Javier Arenas en su disputa por las próximas elecciones andaluzas. Según el exvicepresidente, el candidato popular muestra un programa edulcurado con el único fin, como Rajoy, de ganar las elecciones. Afirma Rubalcaba que, en lugar de querer poder para Andalucía como el presidente de la Junta, Arenas quiere el poder para su partido.

Y es que en las elecciones andaluzas del 25 de marzo, el PSOE se juega gran parte de su futuro, como ha querido destacar Rubalcaba en la reunión.  En su opinión se confrontan dos modelos de liderazgo, "la solvencia de Griñán frente a la inconsistencia de Arenas", y también dos modelos para salir de la crisis.

Mensaje integrador e interterritorial

Los exministros Ramón Jáuregui, Antonio Camacho, Trinidad Jiménez,  Valeriano Gómez y personas con peso regional como  Francina Armengol -recién elegida secretaria general de los socialistas baleares-, Pilar Varela, alcaldesa de Áviles, o Rafael Simancas y Jaime Lissavetzky, son algunos de los cuarenta convocados para "debatir" las propuesta que Rubalcaba quiere poner sobre la mesa.

Asegura Rubalcaba que le preocupa aportar sus reflexiones en todas las federaciones, porque quiere que todos estén integrados en su proyecto. "Todos los que estáis aquí tenéis algo que aportar",  les ha dicho, y ha destacado el carácter diverso y de todo origen territorial de los convocados.

En un breve discurso antes de "encerrarse" con los convocados para debatir, Rubalcaba ha afirmado estar muy pendiente de las aportaciones de los militantes socialistas, de los que fueron votantes y de todos en general, a través de las redes sociales. A los asistentes les ha leído algunos de los mensajes recibidos. En todos se hacía referencia a un partido socialista más abierto para los que están fuera y también dentro de la formación.

A Rubalcaba le preocupa que el PSOE se conforme con un fuerte discurso de la socialdemocracia y ha dicho que en este caso importa el "qué" y no el "quién". Ha destacado la respuesta que puede dar el municipalismo y también Europa, como escenarios de acción y reflexión. El exvicepresidente del Gobierno se ha mostrado preocupado por fortalecer el binomio "acción y reflexión" que, según ha dicho, siempre han sido señas de identidad del PSOE, y ahora son "imprescindibles en la oposición".

El cambio "no es un fin en sí mismo"

Otros de los mensajes que trasladó Rubalcaba, son propuestas sobre Europa, sobre los cambios orgánicos necesarios para superar las "restricciones" del partido en su apertura a los ciudadanos, para recuperar la conexión con ellos desde la política local, o para "predicar con el ejemplo" en todo lo relacionado con la igualdad dentro del partido.

Todo ello va conformando ya un proyecto "que me resulta cómodo de defender" y que cree, además, "enormemente atractivo" para los militantes y para el conjunto de ciudadanos.

Quieren también que el PSOE haga oposición "con más claridad, más rotundidad", sobre la premisa de que los ciudadanos "nos van a medir durante mucho tiempo por lo que seamos capaces de aportar" ante la crisis económica.

Eso es lo urgente, que no puede hacer olvidar al PSOE su necesidad de proseguir la reflexión interna para definir un proyecto con "más socialdemocracia, más europeísmo, más municipalismo y más democracia, dentro y fuera del partido".

Más socialdemocracia, explicó, porque hay que "revisar lo que hemos hecho" y ofrecer una propuesta de reforma fiscal que mejore la capacidad de redistribución de la riqueza.

Pese a atravesar un momento de "debilidad", insistió en que el PSOE es un partido "fuerte", que debe afrontar esa oportunidad de cambio sabiendo que al cambio "hay que dotarlo de contenido".

Debe ser un cambio "para algo", el cambio "no es un fin en sí mismo, cambias para hacer algo, para acercarte a los ciudadanos, para representarlos mejor, para ser más Partido Socialista". "Queremos un partido distinto, porque lo queremos al servicio de un proyecto político distinto", sentenció.

Noticias

anterior siguiente