Enlaces accesibilidad

José Tomás afirma que Camps le pidió que "le sacara de esta" que no le iba a "faltar de nada"

  • Asegura que había una cuenta de trajes para Camps y Costa que pagaba Crespo
  • En Valencia tomó medidas a Ricardo Costa, en la sede del PP
  • El abogado de Camps señala que hay contradicciones en el testimonio del sastre
  • Trillo y el dueño de la firma se referieron a José Tomás como "ese cabrón"

Por
Declara José Tomás por el juicio de los trajes

El juicio por la causa de los trajes, vinculada a la trama Gürtel y que juzga al expresidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps y al exsecretario general del PPCV y diputado en las Cortes valencianas, Ricardo Costa, por un delito de cohecho pasivo impropio, se ha reanudado este lunes con la declaración de uno de los testigos clave, el sastre José Tomás, quien ha indicado que Camps le pidió antes de prestar declaración ante el juez Baltasar Garzón que le "sacara de ésta" y le dijo que luego no le iba a "faltar de nada".

Tomás, director de la tienda de Milano en la calle Serrano de Madrid, se ha pronunciado de esta manera tras retomar su declaración en la sesión de tarde de este lunes, después de haber sido interrogado este lunes por la mañana por la fiscal durante algo más de tres horas.

Ahora, a preguntas de la acusación popular (PSPV), ha narrado que el 8 de febrero de 2009, domingo, y antes de prestar declaración ante Garzón, el exjefe del Consejo valenciano le llamó unas seis o siete veces y ambos mantuvieron conversaciones durante media hora o una hora entera.

En ellas, ha relatado que Camps se interesaba por si había facturas a su nombre en las tiendas de Milano y de Forever Young, y él le comentó que se acordaba "de lo de los cuatro trajes". También --ha agregado-- le dijo que alguna vez le había pagado. Luego le comentó: "por favor sácame de ésta que cuando pase esto con tu jefe aquí abajo no te va a faltar de nada".

Después de los murmullos del público, Tomás ha continuado declarando y ha explicado que al día siguiente, lunes, cuando prestó declaración ante la Policía, también recibió varias llamadas de Camps, pero no se las cogió. "Eran en distintos tiempos y yo las rechazaba", ha aseverado. Después de declarar ha dicho que ya no le volvió a coger el teléfono.

También ha aclarado que él "nunca" dijo que Camps se pagara sus trajes, "ni aquí ni ante Garzón", lo que ha obligado al letrado del PSPV a pedir que se incorporen en esta causa las declaraciones que realizó en el juzgado de Instrucción número 5 de Madrid, y un CD de la grabación en el que explicaba ante el magistrado instructor en Valencia, José Flors, sus contradicciones. El magistrado presidente ha dicho que el testimonio se incorpora a efectos para que el jurado pueda valorar la credibilidad del testigo.

Crespo pagaba los trajes de Camps y Costa

Los dos imputados por cohecho pasivo impropio, el expresident de la Generalitat Francisco Camps y el ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa, han escuchado el testimonio de unos de los pilares de la acusación.

Durante la mañana, José Tomás explicó que en su tienda Milano había una cuenta en la que se cargaban los trajes de los dos acusados, así como de Rafael Betoret, Víctor Campos y Pedro García, que pagaba Pablo Crespo, considerado presunto cabecilla de la trama.

Tomás, que se ha reivindicado como "director de moda" ya que, según ha dicho, él no es sastre, ha explicado que conoce a Alvaro Pérez de Milano, porque compraba allí, y que fue él quien le presentó a Pablo Crespo. "Cuando entró Crespo en la sociedad iban comprando y cada equis meses" la cajera se ponía en contacto con ellos para cobrar. "Elena -la cajera- siempre mandaba un aviso a Crespo con lo que se debía", ha recalcado y ha indicado que éste pagaba en efectivo o con talones.

Inicialmente, ha explicado que en la cuenta solo se cargaban sus compras pero, posteriormente, se añadieron las de otras personas. Así, al principio, ha dicho que el primero que fue a la tienda con Alvaro Pérez fue en 2004 Rafael Betoret -el exjefe de Gabinete de la Conselleria de Turisme- y de quien se acordaba que dejó su tarjeta para que pudieran ir a la feria Fitur. Luego llegó Pedro García, al que le presentaron como director de Canal 9, en ese mismo año, y en ese período no fue nadie más.

En el Ritz y en Valencia

Posteriormente, ha detallado que en la primavera de 2005 Pérez le preguntó si no le importaba desplazarse a Valencia para tomar medidas "a Costa y Campos". El testigo ha señalado que, por la "agenda" de estas dos personas, tuvo que quedarse en la ciudad dos días. Y ha concretado que, en el caso de Costa, las medidas se las tomó en la sede del PPCV.

En ese momento, ha especificado que Camps no estaba en la cuenta pero "luego, por supuesto, estuvo". De hecho, ha indicado que cuando dejó Milano en septiembre de 2006 pidió a Crespo que se cancelara todo lo que se debía pero le trasladó que no se abonaran cuatro trajes que se había confeccionado mal al exjefe del Consell.

Preguntado por cuánto suponían las ventas de estas personas en el conjunto del establecimiento, las ha cifrado en un porcentaje bajo. "El 0,3 o el 0,4%", ha indicado, para reconocer que le daba "más trabajo el servir a estos señores" por tener que trasladarse" o, en el caso de Camps, ir en una ocasión al Hotel Ritz a tomarle las medidas. "Era un orgullo personalmente por empatía o ideas", ha justificado.

"Le duele en el alma" lo sucedido con Camps

Durante su intervención, José Tomás ha asegurado que le "duele en el alma" lo sucedido con Francisco Camps y Ricardo Costa en la causa de los trajes porque, según ha dicho en el juicio, a ambos "los quería muchísimo"

Según ha dicho, los empleados de las tiendas de ropa le avisaban cuando Crespo o Pérez saldaban las deudas pendientes. "Nunca me han pagado en mano ni Camps ni Costa, nunca he cobrado a nadie", ha afirmado Tomás, quien ha reconocido que la secretaria de Costa se puso en contacto con él para saldar un traje, pero que a él finalmente no le pagaron nada.

A preguntas de la fiscalía, Tomás ha afirmado que no tiene ninguna enemistad con los dos imputados: "Al contrario, los quería muchísimo y me duele en el alma" lo sucedido, al tiempo que ha negado cualquier ofrecimiento por parte del ministerio fiscal para declarar en uno u otro sentido.

Según su testimonio, las últimas prendas de vestir que sirvió a Camps fueron en el verano de 2008 y para Costa en primavera de 2007, y ha dicho que el expresident recibió en Valencia varias prendas de vestir enviadas por él, entre ellas un chaleco blanco para un acto en el Vaticano.

El testimonio de Tomás, el más esperado

Tomás era uno de los testigos más esperados, no solo porque su nombre ha salido a relucir en prácticamente en todos los interrogatorios realizados hasta ahora, sino también porque sus declaraciones ante el juez Baltasar Garzón supusieron uno de los argumentos de la inhibición de ese juez en favor del TSJCV.

El juicio acumula varios días de retraso, por lo extenso de las comparecencias y por el prolongado proceso de selección del tribunal popular. El proceso que arrancó el pasado 12 de diciembre estaba planificado para que se hubiera conocido ya la sentencia. Se vive la tercera sesión del juicio.

El sastre, que ha comparecido por segunda vez ante el tribunal valenciano después de haberlo hecho durante la instrucción de esta causa en mayo de 2009, ha acusado públicamente y en reiteradas ocasiones a los procesados.

La declaración de este testigo, junto con la del propietario de la tienda de ropa Forever Young, Eduardo Hinojosa, eran las más esperadas de este juicio, cuyo veredicto tenía previsto conocerse el pasado viernes, y al todavía le quedan muchas horas por delante de interrogatorios a testigos, además de la fase pericial.

Hinojosa, que se sometió a las preguntas de las partes durante el jueves y el viernes de la semana pasada, dijo creer que José Tomás regaló facturas falsas a los supuestos cabecillas de la trama Gürtel para que desgravaran esos importes, y dudó de que nadie pagase por Camps en Forever Young.

La defensa de Camps dice que hay contradicciones

La defensa del expresident de la Generalitat ha considerado que existen contradicciones en el testimonio de José Tomás referidas tanto a la cantidad de prendas que retiró de las tiendas Milano y Forever Young como a los pagos de las mismas.

El interrogatorio del letrado de Camps, Javier Boix, ha puesto fin a la undécima jornada del denominado "juicio de los trajes", que proseguirá este martes con la declaración de este mismo testigo, que deberá concluir las respuestas a Boix y atender también a la defensa del ex secretario general del PP valenciano.

Boix ha centrado su intervención en repasar las contradicciones que a su juicio ha protagonizado Tomás en seis declaraciones anteriores, tanto en sede judicial como a la policía. Esta circunstancia ha motivado la protesta de la acusación popular, por considerar que está preguntando sobre la instrucción y no sobre hechos y que las posibles contradicciones que surjan en el presente proceso han de nacer "al ser preguntado por hechos".

Tomás ha recordado haber realizado la mayor parte de esas declaraciones contradictorias y se ha justificado en que en el momento de realizarlas no tenía los mismos datos de los que dispone actualmente.

El letrado de Camps ha solicitado en varias ocasiones que las declaraciones anteriores de Tomás fuesen incorporadas a la causa para que el jurado pudiese comprobar ambos testimonios y constatar las supuestas contradicciones.

Marqués asegura que se modificaron talones

La sesión de este lunes la ha abierto, Miguel Marqués de la Cruz,  el que fuera director de compras de Forever Young entre 2007 y 2009. El exrepsonsable de la firma ha explicado que en el momento en que el sastre José Tomás dejó la tienda, hubo una época en la que la contable Raquel Vázquez y los encargados de los establecimientos, "estuvieron sacando talones, que se sacaban y se dejaban de sacar", se variaban talones y en algunos casos se hicieron nuevos, todo ello cuando el establecimiento estaba cerrado, lo que para él consistía una situación "irregular".

Asimismo, ha dicho que había oído que era el dueño de la empresa, Eduardo Hinojosa, quien daba las instrucciones para variar los nombres de tickets de venta y ha expresado en la sala que esta persona pronunció dos expresiones dirigidas al sastre José Tomás, tras mantener sendas reuniones con el dirigente del PP Federico Trillo: "ahora se va a enterar este cabrón".

El testigo ha explicado que presenció de forma casual esas reuniones, que fueron en verano y muy seguidas en el tiempo, porque le pidieron cenicero y mechero y sintió "curiosidad" de ver quién había. Fue al despacho de su jefe y allí vio a Trillo.

Despedido el 30 de agosto

Marqués, que ha explicado que fue despedido el 30 de agosto por motivos que desconoce, ha indicado que al sastre le despidieron tras declarar ante el juez Baltasar Garzón, que fue quien inició la causa general de Gürtel. Asimismo, ha señalado que personalmente vio en la tienda en dos ocasiones a Camps y Costa, aunque ni habló con ellos ni los trató porque él no se encargaba de las ventas, y se relacionaban directamente con Tomás.

A preguntas del letrado de Costa, el testigo ha indicado que el sastre le llegó a comentar en una ocasión que había ido a Valencia a tomar medidas a este acusado para elaborarle un traje, "y en otras ocasiones a la Generalitat". "Sé que me lo comentó Tomás pero no podría decirle exactamente dónde fue", al ser interpelado por si también se desplazó al despacho de Costa.

En su declaración, ha apuntado que de forma "indirecta", a través de los encargados de las tiendas, de las cajeras y por el sastre, sabe con que tanto Álvaro Pérez como Pablo Crespo, considerados presuntos cabecillas de la 'trama Gürtel', pagaban sus compras y las de otras personas, y en concreto ha citado a Costa, Camps "y algún señor más". Sobre esta última declaración, según ha dicho, nunca se la dijo el dueño de la tienda.

"Tema único"

Preguntado por si Hinojosa o la contable Raquel Vázquez dieron orden de modificar los nombres de Camps a Alvaro Pérez en los tickets, ha señalado que lo ha oído comentar "del señor Hinojosa que, como presidente de la compañía era quien daba las instrucciones".

Interrogado por si era cambiar un concepto de una factura a otra o modificar un talón, ha dicho no recordar si se referían a ese ticket pero "como el tema único durante mucho tiempo fue éste, me imagino que se referían a ello".

Asimismo, ha sido preguntado por las facturas falsas y sobre las que Hinosoja le pidió que hiciera averiguaciones. Así, le encargó que preguntara a Javier García, con responsabilidad en este establecimiento, y ha señalado que, en este caso, "de mentira le saco la verdad" ya que, preguntando en general por cómo se había hecho eso, García reconoció que "de 19 facturas que se habían hecho, él había hecho 17" y otro compañero otras dos.

Asimismo, preguntado por sus apariciones en una televisión en relación con este caso, ha señalado que le "obligó" Hinojosa a realizar una entrevista en la tienda. Si bien ha dicho que no fue una amenaza, ha indicado que hizo "lo que le mandaban". "Porque sabíamos que el que no hiciera lo que Hinojosa dijera se podía considerar en la calle", ha puntualizado.

También ha reconocido haber dado unas declaraciones a otro medio tras prestar declaración en la causa iniciada en Madrid.

Noticias

anterior siguiente