Miles de egipcios abarrotan Tahrir para condenar la violencia en un nuevo pulso a la Junta Militar

  • Fuerte presencia de las mujeres en la plaza
  • También han acudido algunos heridos de los últimos días
  • Los Hermanos Musulmanes no se han adherido a la marcha
Ampliar fotoMujeres marchan en Tahrir

Mujeres egipias gritan en Tahrir contra la violencia de la Junta Militar egipcia.MON/tlr

RTVE.es / EFE 

Con el recuerdo vivo de la violencia que en la última semana sufrieron los manifestantes, en especial las mujeres, miles de egipcios se han concentrado este viernes en la plaza Tahrir para condenar los ataques en un nuevo pulso contra la Junta Militar.

El ambiente era tranquilo en Tahrir, epicentro de la revolución del pasado 25 de enero, en cuyos alrededores se sucedieron graves disturbios entre el pasado viernes y el martes que dejaron al menos 17 muertos y casi mil heridos.

Algunos de esos heridos, con vendas y muletas, han hecho acto de presencia este viernes en la plaza para reivindicar "dignidad y respeto hacia sus vidas", tal y como gritaban.

Ahmed Mustafa fue uno de aquellos a quienes las fuerzas militares dispararon en las piernas y en el pecho, según ha relatado a Efe en una de las tiendas de campaña erigidas en el centro de la plaza y rodeadas por una gran bandera egipcia.

"Queremos libertad, queremos decir a (el primer ministro egipcio) Kamal Ganzuri y al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas que se vayan", ha afirmado Ahmed.

Rechazo a las palabras de la Junta Militar

Los manifestantes han rechazado también la actitud del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, que había negado cualquier responsabilidad en los incidentes pese a las evidencias de que militares dispararon y agredieron a los manifestantes.

"Mentirosos, necesitamos saber la verdad", o "Saludos para los que nos defienden y vergüenza para los que nos matan" eran algunos de los lemas escritos en las pancartas, en alusión a la Junta Militar, que dirige el país desde la caída del presidente Hosni Mubarak el pasado 11 de febrero.

A escasos metros, un grupo de egipcias -protegidas por un cordón de hombres- pedía respeto a las autoridades y mostraban su indignación tras los últimos ataques sufridos por mujeres a manos de efectivos militares durante los disturbios.

"Me siento indignada. No nos pueden tratar así. Respeto al ejército pero este tiene que limitarse a defender las fronteras y no interferir en los asuntos políticos", ha dicho Iman Ali.

 A su lado, Husein Haggag dijo haber viajado desde Catar para unirse a la protesta porque "ellos (los militares) son los únicos responsables de lo que está pasando por no haber escuchado nuestras reivindicaciones y no hacer nada en estos diez meses".

Desde distintos puntos, llegaron a Tahrir varias marchas: una protagonizada por mujeres y otra procedente de la mezquita de Al Azhar, la máxima institución suní del mundo islámico, que ha rendido homenaje a su imán Emad Efat, asesinado durante los choques.

Sin la presencia de los Hermanos Musulmanes

El joven Taha Mohamed, de 24 años, estaba indignado: "Nos trataron como animales. Es intolerable lo que han hecho con las mujeres, que para nosotros, los musulmanes, son sagradas. Somos más musulmanes que los partidos islamistas que no están aquí", ha destacado .

Mohamed se ha referido así a los Hermanos Musulmanes, que se desmarcaron de la marcha después de respaldar esta semana a la Junta Militar, que insiste en ceder el poder a un presidente elegido democráticamente antes del próximo 30 de junio y no cuanto antes, como le exigen desde hace meses los revolucionarios.

Entre los grupos que sí decidieron participar estuvieron los partidos Wasat (islámico moderado) y el Socialdemócrata, así como los movimientos del 6 de Abril y de la Coalición de Jóvenes de la Revolución.
Mientras, en la plaza cairota de Abasiya, otra concentración fue convocada para apoyar a la Junta Militar y criticar a los manifestantes de Tahrir.

En las calles del centro de la capital donde se enfrentaron las fuerzas del orden y los manifestantes, hoy sólo recordaban la escena los altos muros de hormigón levantados para contener las protestas y los muros de la incendiada Academia Científica.

Frente a estas construcciones, los manifestantes se han movido en un ambiente de calma, rodeados de vendedores ambulantes y niños que jugaban con piedras.

­ ­ ­ ­
Obama enviará a 3.000 militares a África Occidental para combatir la epidemia de ébola

Obama enviará a 3.000 militares a África para combatir el ébola

Ayudarán a construir 17 centros médicos con 100 camas cada uno. Se establecerá un nuevo puesto de mando en Monrovia.

­ ­ ­ ­
Junqueras ofrece a ERC para entrar en el Govern y "blindar" la consulta soberanista

ERC se ofrece a entrar en Govern para "blindar" la consulta pero Mas dice "que no es el momento"

El presidente de ERC ha afirmado que la prioridad es el 9 de noviembre. Coincide con Mas en que la consulta debe celebrarse con "garantías democráticas".

­ ­ ­ ­
Programas para todos los públicos

Casillas, ante la reválida de septiembre en la Champions

ÓSCAR LÓPEZ

El capitán del Madrid será titular ante el Basilea. La temporada pasada la Champions fue su reaparición, pero se lesionó. Ha encajado seis goles de los nueve disparos a su meta en Liga.

­ ­ ­ ­
Orange anuncia una oferta de compra sobre el 100% de Jazztel a 13 euros por acción

Orange anuncia una oferta de compra sobre el 100% de Jazztel a 13 euros por acción

La empresa de telecomunicaciones francesa se convertiría en el segundo operador español de banda ancha fija.

­ ­ ­ ­

Especial Fashion Week Madrid

Alvarno se lleva el premio a la mejor colección en su estreno en MBFWM

RAFAEL MUÑOZ.- Su propuesta es lujosa, una costura urbana, joven y sofisticada. María Escoté bucea en los guetos de EEUU, Leyre Valiente dibuja a la mujer mecánica, Hannibal Laguna se inspira en las mariposas y Andrés Sardá reivindica la belleza a cualquier edad.

­ ­ ­ ­
Pescadores locales atrapaban a un grupo de delfines en Taiji, Wakayama, Japón, el jueves 22 de febrero.

Comienza en Japón la temporada de caza de delfines entre las quejas internacionales

Se produce en Taiji, una población en el oeste de Japón. Los pescadores acorralan a los delfines con un muro de sonido y los arponean.

Espacio reservado para promoción
cid:44850