Enlaces accesibilidad

Papandréu acepta un Gobierno de unidad, pero la oposición insiste en que dimita

  • La celebración de un referéndum sobre el acuerdo de deuda sigue en el aire
  • La oposición quiere un gobierno técnico que luego convoque elecciones

Por
La crisis griega se toma un respiro porque se aleja la convocatoria de un referéndum

La situación política de Grecia sigue amenazando la estabilidad financiera de toda la zona euro al seguir en el aire la celebración o no de un referéndum para aprobar el rescate acordado con la Unión Europea, con el primer ministro, Yorgos Papandréu, enrocado en su cargo y el líder de la oposición, Antonios Samarás, exigiendo su dimisión.

De momento, Papandréu ha llamado a la oposición a empezar negociaciones de forma inmediata para la formación de un gobierno de unidad nacional, "lo más rápido posible, sin correr riesgos", ha señalado el primer ministro en el debate parlamentario.

Ambos están de acuerdo en la conformación de un Gobierno de unidad nacional que apruebe los acuerdos alcanzados con la Unión Europea -que incluyen un segundo rescate financiero y la quita del 50% de la deuda griega-, pero mientras Papandréu pretende seguir en el cargo e incluir a Samarás en el Ejecutivo, este pretende que se cree un gobierno de corte técnico que apruebe los acuerdos e inicie su aplicación, para inmediatamente después convocar elecciones anticipadas.

Al mismo tiempo, el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, ha advertido que el país necesita el siguiente tramo del rescate, de 8.000 millones de euros, antes del próximo 15 de diciembre, cuando entraría en suspensión de pagos,un dinero que la Unión Europea ha bloqueado si no se aprueban los acuerdos para el rescate.

En este sentido, Venizelos -que en un primer momento apoyó el referéndum- ha instado a su jefe de filas a que descarte con rotundidad la consulta. " El Gobierno anuncia de forma oficial que no avanzará hacia un referéndum", ha señalado a lo largo de la tarde, pese a que el primer ministro no ha sido tan rotundo.

Papandréu acepta gobernar con la oposición, pero no dimite

La implicación de la oposición en la aprobación de los acuerdos alcanzados con la Unión Europea es la clave para que Papandréu acepte una retirada del referéndum, que había soliviantado a los mercados y a todos los líderes europeos ante la posibilidad de que Grecia no aceptara el rescate.

Con todo, Papandréu se mantiene calculadamente ambiguo en espera de que se concrete ese acuerdo con la oposición: "Celebrar un referendo o no es nuestra decisión. Puede ser que estemos bajo la supervisión financiera [internacional], pero las decisiones se toman en el Parlamento y en el Gobierno", ha señalado en una intervención ante el grupo parlamentario socialista trasmitido por la televisión nacional.

Por si fuera poco, Papandréu se somete este viernes a una cuestión de confianza, entre las presiones de su propio partido, el socialdmócrata PASOK, y del exterior para que retire el referéndum, lo que podría hacer caer al Ejecutivo. "En caso de producirse una negativa al plan de rescate de Grecia, en un referéndum o en el Parlamento, eso llevaría consigo la salida del país heleno de la moneda única", ha señalado Papandréu.

Ahora, un resultado positivo en la moción de confianza de mañana supondría un impulso para las negociaciones entre el PASOK y el principal partido en la oposición, que podrían conformar el gobierno de unidad y aplicar lo pactado con la UE. Así, el primer ministro griego ha señalado que nunca había ocurrido que la oposición política de un país se quejara después de una decisión como la de condonar el 50% de la deuda del país con sus acreedores privados.

Papandréu ha asegurado que confía en la "inteligencia de la mayoría del pueblo griego", a lo que ha añadido que "cree en su opinión sobre uno de los asuntos más importantes para el país en las últimas décadas".

Diferencias en el seno del Gobierno

En espera del acuerdo, Papandréu soporta fuertes presiones para que deje el Gobierno o retire el referéndum. Fuentes de su partido, el socialdemócrata Pasok, han confirmado a Efe en Atenas que 100 de los 151 diputados socialistas le han presentado una propuesta para iniciar un proceso hacia un Gobierno de unidad nacional, que apruebe el plan de rescate internacional sin la necesidad de una consulta popular.

"Papandréu no va a dimitir, estamos esperando a ver el resultado de las negociaciones con la oposición, pero no va a dimitir", ha declarado a la agencia Reuters un ministro que ha pedido permanecer bajo el anonimato. En este sentido, también cree que la celebración de elecciones -largamente reclamadas por el principal partido de la oposición, Nueva Democracia- en este momento supondría la bancarrota para el país heleno.

En cualquier caso, el primer ministro sigue resistiendo pese a las presiones y a los rumores sobre su dimisión. "Hizo falta amenazar con un referéndum para que Samarás asumiera su responsabilidad", ha declarado el primer ministro durante una reunión con sus ministros, según ha informado la cadena Skai, revelando la intención del primer ministro de implicar a la oposición en los acuerdos con la UE.

Por su parte, Samarás, que había exigido hasta el momento elecciones anticipadas, ha pedido que se elija un Gobierno de transición que tenga como objetivo aprobar el plan de rescate a Grecia y la posterior celebración de comicios generales. "Estoy pidiendo la formación de un gobierno temporal de transición con el exclusivo mandato de convocar inmediatamente elecciones y la ratificación del acuerdo de rescate por el parlamento actual", ha declarado en un comunicado.

La base del nuevo Gobierno técnico estaría recogida en una carta firmada por 30 diputados griegos socialistas y de la oposición en la que piden un Gobierno de unidad que apoyen las medidas pedidas por Bruselas, así como la anulación del referéndum y la convocatoria de elecciones anticipadas.

Noticias

anterior siguiente