Enlaces accesibilidad

La economía española se estanca y no crece en el tercer trimestre, según el Banco de España

  • El Banco de España subraya que la economía no creció entre julio y septiembre
  • El fuerte retroceso de la demanda interna, compensada por las exportaciones
  • El objetivo de llegar al déficit del 6% del PIB, en peligro según el organismo

Enlaces relacionados

Por
La economía española dejó de crecer en el tercer trimestre del año según el Banco de España

La economía española se estancó en el tercer trimestre al no registrar crecimiento alguno entre julio y septiembre (0,0%), lo que supone dos décimas menos que el trimestre anterior, mientras que la tasa de crecimiento interanual se mantuvo en el 0,7%, según el último boletín económico del Banco de España, en el que el organismo advierte de que existen riesgos para cumplir con el objetivo de no superar el 6% del PIB en el déficit de 2011.

Sobre el crecimiento económico, el Banco de España ha señalado que el estancamiento es achacable a la demanda interna, que cayó el 0,8% trimestral, lastrada por la contracción de la inversión en construcción y por el intenso descenso del gasto público. El consumo de los hogares siguió mostrando "cierta atonía", ya que solo avanzó una décima entre julio y septiembre. La inversión empresarial también ha mostrado pequeños avances.

Claves, la bajada del gasto público y la menor inversión en el sector de la construcción

Frente al retroceso de la demanda interna, destaca el buen comportamiento de la la demanda externa neta se mantuvo como principal soporte de la economía y amplió su contribución al crecimiento del PIB, hasta el 0,8%. Esto supone dos décimas más que en el trimestre anterior, gracias al empuje de las exportaciones de bienes y del turismo, si bien las perspectivas para el último tramo del año han empeorado por la desaceleración de la economía mundial.

De confirmarse, estos datos complicarían aún más previsiones oficiales del Gobierno, que apuntan un crecimiento para el conjunto del año del 1,3%, cifra que la propia ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, ha reconocido que cada vez es más difícil que se cumpla.

Entorno adverso por la crisis de deuda

El instituto emisor destaca que durante el tercer trimestre ha continuado el "debilitamiento" de la economía, en un entorno marcado por el "agravamiento" de la crisis de deuda soberana de la zona euro.

Según el Banco de España, detrás de la acusada inestabilidad subyacen la intensificación de las dificultades en Grecia y los problemas políticos y legales que están acompañando la materialización de los acuerdos que se adoptaron en la cumbre europea del 21 de julio, y que ya han sido modificados en la cumbre del 26 de octubre.

En este escenario, la autoridad monetaria alaba la aprobación en España de la reforma de la Constitución para introducir límites al déficit estructural, lo que resulta, a su juicio, "particularmente apropiado" dado el elevado grado de descentralización fiscal existente y supone un "reforzamiento" del principio de estabilidad presupuestaria.

Los datos hechos públicos este lunes, según el Banco de España, han de tomarse "con más cautela de lo habitual por las diferencias estadísticas que puedan surgir con el cambio de la base de la Contabilidad Nacional".

El cumplimiento del déficit, en peligro

Además, en su boletín económico, el Banco de España ha alertado de que la debilidad de la recaudación de impuestos y la inercia del gasto, sobre todo en las comunidades autónomas, ponen en riesgo el cumplimiento del objetivo de no superar el 6% del PIB en el déficit de 2011.

Asegura el Banco de España que si de los datos de ejecución presupuestaria de los próximos meses se derivase la posibilidad de que estos riesgos se materializasen sería "imprescindible" adoptar medidas adicionales para el cumplimiento de los objetivos fiscales.

Los compromisos adoptados por el Gobierno con la UE son incondicionales

No obstante, en su último boletín económico, el supervisor considera que la magnitud de la desviación está a tiempo de ser corregida mediante una correcta gestión de la ejecución presupuestaria en lo que queda de ejercicio.

En la misma línea, los Presupuestos Generales del Estado para 2012, que se aprobarán con cierto retraso debido al calendario electoral, "deberán articular los esfuerzos necesarios" para asegurar el objetivo de déficit para ese año, situado en 4,4% del PIB, ha asegurado el Banco de España.

El organismo recuerda que los compromisos adoptados por el Gobierno con la Unión Europea en materia fiscal son "incondicionales" y que la economía nacional está sometida a "un estrecho escrutinio" en medio de la actual crisis de deuda soberana.

Noticias

anterior siguiente