Enlaces accesibilidad

Los coches del futuro: eléctricos, recargables, plegables y 'de alquiler'

  • El Instituto Tecnológico de Massachusetts ultima la fabricación de los prototipos
  • En enero de 2012 se presentará el primero de estos vehículos en Bruselas
  • A partir de 2013 se probarán en cinco ciudades, entre ellas Barcelona

Por
 Los coches eléctricos son plegables y ocupan tres veces menos que un utilitario actual
Los coches eléctricos son plegables y ocupan tres veces menos que un utilitario actual MIT / William Lark, Jr

Los coches eléctricos recargables, plegables y con capacidad para dos personas, serán realidad a partir de 2012. En enero del próximo año, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) presentará oficialmente el primero de sus prototipos en una conferencia que se llevará a cabo en Bruselas.

El MIT ha desarrollado la tecnología y un centro vasco de innovación aplicada, DenoKinn, se ha encargado de la fabricación del primer prototipo de este pequeño utilitario urbano con el que pretenden inundar las calles de las grandes ciudades en los próximos años.

Uno de sus principales impulsores, Ryan Chin, trabajador del MIT y experto en ciudades inteligentes, ha participado en una entrevista con RTVE.es durante la celebración de EmTechSpain, la conferencia tecnológica del MIT que se celebra en Málaga -por primera vez en Europa- durante el 26 y 27 de mayo.

Chin se ha mostrado ilusionado y convencido de que estos vehículos mejorarán la calidad de vida de los ciudadanos de las grandes ciudades, pero hace falta ir paso a paso para conseguirlo.

PREGUNTA: ¿Cómo son estos coches?

RESPUESTA: Los vehículos son eléctricos. Los primeros prototipos se han creado para dos pasajeros. También son plegables, por lo que reducen su tamaño a la hora de aparcar y pueden facilitar tanto las maniobras como los problemas de espacio. Donde entra un coche actual se pueden aparcar tres de estos vehículos eléctricos.

Además, son recargables. El objetivo es construir 'estaciones de recarga' donde se podrán dejar los coches y recogerlos en el momento deseado, como si se tratara de un alquiler en el que se paga por usarlo.

P - ¿Cuándo se podrá ver el primero de estos coches?

R - El primero prototipo verá la luz en enero de 2012, cuando llevaremos a cabo su presentación en Bruselas, aunque los coches se está construyendo en Vitoria, gracias al acuerdo con el consorcio DenoKinn.

En 2013 tenemos el objetivo de construir 20 coches con los que realizar todo tipo de pruebas y demostraciones. Cuando se hayan superado todos los tests pertinentes, podría comenzar su producción en serie.

Para poner en marcha el proyecto hacen falta al menos entre 50 y 100 coches. A partir de ahí, podemos imaginar una ciudad con miles de estos coches, pero esto no será hasta dentro de unos años.

P - ¿Cuánto cuestan?

R - El precio estimado, en principio, será de entre 12.000 y 14.000 euros, aunque no incluyen la batería porque una empresa externa será la encargada de gestionar este apartado.

El objetivo prioritario no es venderlos, sino 'alquilarlos'

De todas formas, el objetivo prioritario no es venderlos, sino 'alquilarlos'. Los coches estarán almacenados en las estaciones de recarga. El usuario puede pagar por un servicio -como si fuera un taxi- o tener el coche durante varios días, como si contratase una tarifa plana mensual.

En caso de compra, la batería se alquila a una compañía. Cuando se gasta se encargan de entregarte una nueva, por lo que también es como si la alquilaras. 

P - ¿Qué pueden aportar a los ciudadanos?

R - El objetivo principal es que la gente viva mejor. El mejor futuro es el que tú inventas. Ayuda mucho que el 99% del equipo esté compuesto por estudiantes, que se muestran implicados e involucrados al máximo con el proyecto y hemos querido diseñar un sistema de movilidad ideal.

P -¿En qué ciudades se podrán ver al principio?

R - Hemos seleccionado cinco ciudades diferentes para realizar todas las demostraciones y pruebas con los coches. Y para enseñárselo a la ciudadanía. Son Berlín, Barcelona, Malmo (Suecia), San Francisco y Honk Kong.

Pero el número puede aumentar, porque queremos y necesitamos realizar pruebas en distintas ciudades con características completamente diferentes, en cuanto a tamaño, población, etc.

P - ¿Cuáles son las grandes dificultades del proyecto?

R - Uno de los problemas fundamentales será el de la redistribución. Al construir diferentes estaciones de recarga, podemos encontrarnos el incoveniente de que en un centro de recogida haya muchos coches y en otro no haya ninguno.

Por eso tenemos que hacer una buena logística para que funcione correctamente. Y tendremos muy en cuenta las nuevas tecnologías aplicadas a los smartphones y tablets para saber cuántos quedan en un sitio o si hay espacio para aparcar en otro.

P - ¿Cuándo se verá si el proyecto puede ser exitoso?

R - Es necesario que una de las ciudades en las que se pondrán en marcha los coches demuestre que pueden ser un éxito. A partir de ahí el resto de ciudades se fijarán en ellas, porque la primera actuará como un espejo.

La mayoría de las urbes hace una cosa cuando ya la ha hecho otra. Cuando lo hagan varias empezará la 'competición' entre ciudades y compañías... Entonces será exitoso. En el momento que una ciudad lo demuestra y otra quiera copiar la idea. Pero para ello hay que ir paso a paso. Y observando todos los riesgos.

Noticias

anterior siguiente