Enlaces accesibilidad

Las dudas sobre la muerte de Gadafi obligan a los rebeldes a 'congelar' su entierro

  • Los periodistas pueden ver una herida de bala en la cabeza del exdictador
  • La ONU pide una investigación sobre las circunstancias de su muerte
  • Los rebeldes no se ponen de acuerdo ni en el lugar ni en el modo del entierro

Por
Las últimas imágenes de Gadafi antes de morir

El cuerpo de Muamar Gadafi espera en un congelador de Misrata a ser enterrado mientras los rebeldes se ponen de acuerdo en el momento y el lugar del sepelio en un momento en que crecen las dudas sobre las circunstancias en las que el exdictador falleció después de que el forense haya confirmado que falleció por un disparo en la cabeza.

El Consejo Nacional de Transición (CNT), el gobierno de facto de la nueva Libia, había anunciado que iba a enterrar en un lugar secreto el cadáver para respetar la tradición islámica de forma inmediata pero ahora no está tan claro.

"Gadafi será inhumado según el rito musulmán en territorio libio, en presencia de un imán y de muy pocas personas más, ha anunciado Mohamed Essayeh, miembro del CNT.

"Gadafi será enterrado hoy mismo y no mañana. No merece un funeral oficial porque era un tirano", ha declarado.

Essayeh ha explicado que el lugar del entierro se mantendrá en secreto para "evitar cualquier riesgo de discordia en el seno del pueblo libio".

Desacuerdo en el CNT

Sin embargo, otros miembros del CNT han asegurado que el entierro se retrasará, en parte por la presión internacional para investigar la muerte del dictador.

"Les he dicho que dejemos el cuerpo en el congelador por unos días...para asegurarnos de que todo el mundo sabe que está muerto", ha declarado a Reuters el ministro de Petróleo del CNT, Ali Tarhouni, que ha detallado que el cuerpo sigue en Misrata, el feudo rebelde que fue asediado por las tropas de Gadafi durante semanas en la guerra civil.

"No hay acuerdo en el lugar del entierro. Bajo el Islam debería haber sido enterrado rápidamente pero tienen que llegar un acuerdo sobre su lo entierran en Misrata, Sirte o en cualquier otro lugar", ha declarado otra fuente del CNT.

La disputa sobre el entierro muestra una división entre el CNT y los combatientes sobre el terreno, que consideran que deben tener opinión en el entierro de Gadafi dado que ellos fueron los que lucharon para echarlo del poder y cazarlo.

El precedente de lo ocurrido con Osama Bin Laden, que fue lanzado al mar provocando el malestar entre musulmanes y la ira de sus seguidores, sigue estando presente.

Gadafi fue capturado vivo en su localidad natal, Sirte, pero más tarde murió en circunstancias que no se han aclarado hasta el momento.

Bala en la cabeza

La clave está en la herida de bala que se han encontrado en la cabeza y que tanto los periodistas como los insurgentes han podido ver de primera mano en un congelador de carne en el mercado viejo de Misrata, donde se encuentra el cuerpo.

"Alá es grande", han gritado los combatientes del CNT al ver el cadáver del líder libio, que gobernó el país con mano de hierro durante 42 años.

El forense que examinó el cadáver de Muamar al Gadafi ha asegurado a la cadena de televisión Al Arabiya que el exlíder libio murió por ese disparo de bala.

El médico, cuyas afirmaciones contradicen la versión oficial ofrecida por las nuevas autoridades libias, ha asegurado que Gadafi estaba vivo en el momento de su captura.

El primer ministro del CNT, Mahmud Jibril, había asegurado que Gadafi murió camino del hospital por sus heridas tras un intercambio de disparos entre sus guardaespaldas y los insurgentes.

Las últimas imágenes difundidas y captadas por teléfono móvil muestran a Gadafi de nuevo vivo, ensangrentado y con un rebelde que pide que no le maten.

De hecho, otras hipótesis recogidas por la prensa y basadas en testimonios de algunos testigos sostienen que los rebeldes, cuando encontraron a Gadafi ya herido, lo subieron a la camioneta, le golpearon y le pegaron un tiro en la cabeza.

El papel de la OTAN y la ONU

Por su parte, la OTAN ha aclarado que en efecto sus aviones dispararon y destruyeron a los once vehículos que formaban el convoy de Gadafi, pero ha asegurado que desconocían que el se encontraba allí.

Así las cosas la ONU ha expresado la necesidad de investigar las circunstancias de la muerte este jueves del ex líder libio.

"Que debería haber algún tipo de investigación, dado lo que vimos ayer, creo que es muy esencial", ha declarado en rueda de prensa el portavoz de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, Rupert Colville.

El portavoz ha indicado que "las circunstancias que rodean la muerte (de Gadafi) son todavía muy poco claras, ya que hay cuatro o cinco versiones distintas acerca de cómo murió".

La familia de Gadafi

La propia esposa de Maumar Gadafi ha pedido desde Argelia que se investigue tanto la muerte de su esposo como de su hijo Mutasim.

Junto a ella está su hija Aisha, que ha pedido a los rebeldes detalles sobre lo que van a hacer con su padre, pero el CNT se ha negado a darle más información.

Mientras, Saif al Islam, el segundo hijo de Gadafi y la cara del régimen durante la guerra, habría sido captuado en Zliten, donde se encontraría herido, según Al Arabiya, aunque la misma emisora le dió por muerto el pasado jueves.

Mientras, los rebeldes tienen ya otras preocupaciones en perspectiva. Se espera que este viernes el presidente del CNT, Mohamed Abdel Jalil, anuncie el fin de la guerra al proclamar la "liberación" del país, a lo que seguirá la formación de un nuevo gobierno y se abrirá un periodo de ocho meses para poner en marcha una nueva Constitución.

Noticias

anterior siguiente