Anterior Susana Díaz dice que no tiene "más remedio" que aceptar la decisión el PSOE sobre el CETA Siguiente Rajoy asegura estar dispuesto a reunirse con Sánchez "cuando quiera" para tratar asuntos de Estado Arriba Ir arriba
Si la infección de la gripe prospera, no hay más remedio que resignarse a padecerla
Si la infección de la gripe prospera, no hay más remedio que resignarse a padecerla Getty Images/Pixland Stockphotos
EL PORQUÉ DE LA CIENCIA

El estilo de vida y las condiciones ambientales disparan los casos de gripe en invierno

|

PREGUNTA: ¿Por qué la gripe es más frecuente en invierno?

Se acerca el invierno y con él la temporada de gripe. Casi todos la hemos sufrido alguna vez. En resumidas cuentas consiste en una semana padeciendo dolores musculares, articulares y de cabeza, escalofríos, tos, mocos y fiebre. Un fastidio.

"Los virus gripales circulan durante todo el año por todo el mundo", asegura a RTVE.es Antoni Trilla, epidemiólogo experto en gripe del Hospital Clinic de Barcelona.

En invierno salimos menos, estamos en recintos cerrados, con poca ventilación y es más fácil contagiarse

Sin embargo en invierno la cifra de afectados se dispara."Sucede porque las condiciones ambientales en invierno, es decir, el frío y la baja humedad, son más favorables para la propagación de estos virus", señala. "Aunque las nuevas gripes, como la A, no siguen este patrón y se expanden cómodamente fuera de temporada", puntualiza.

Otro de los factores que impulsan la propagación del virus en invierno es el estilo de vida. "En invierno salimos menos al exterior. Estamos en recintos cerrados, con poca ventilación y en contacto unos con otros. En estas condiciones es más fácil contagiarse", comenta el experto.

Por las vías respiratorias

El contagio se produce a través de las vías respiratorias. Cuando una persona tose o estornuda expulsa gotitas cargadas de virus que suspendidas en el aire puede respirar otra persona y contagiarse.

Las manos manchadas de virus también son otra vía típica de contagio. Nos tapamos la boca al toser con ellas. Luego tocamos la cara, la boca o la nariz de otras personas con ellas y les contagiamos.

Para evitar la transmisión hay que lavarse las manos regularmente y cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al toser o estornudar.

Cuando el virus ya llega a nuestro cuerpo, a través de la nariz, avanza por la garganta y los pulmones. Allí se adhiere a las células y empieza a multiplicarse.

Infectados

Una vez en los pulmones, la infección puede prosperar o es posible que el sistema inmunológico acabe con los virus.

Si la infección prospera, no hay más remedio que resignarse a padecerla. Hay que descansar, beber mucho líquido y ayudarse de fármacos para paliar los síntomas, como la tos o la fiebre.

Sin la infección prospera, no hay más remedio que resignarse a padecerla

Unas dos semanas antes de que acabe el año comienza la temporada de gripe en el hemisferio norte. "Tres o cuatro semanas después se produce el pico máximo de contagios, que se suele adelantar si coincide con que los niños aún no tienen vacaciones en el colegio" porque se contagian entre ellos y a los padres, describe Trilla.

Luego le siguen otras tres o cuatro semanas en las que los casos de gripe disminuyen. En total, la temporada dura unas 12 semanas.

Los centros de salud de algunas comunidades autónomas han comenzado ya la campaña de vacunación dirigida a las personas más vulnerables y que tienen riesgo de sufrir complicaciones, que son los mayores de 65 años, personas que sufren enfermedades crónicas y los profesionales que los atienden.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente