Enlaces accesibilidad

Guillermo Toledo: "Si tengo que escoger entre mi dignidad y mi profesión, escojo mi dignidad"

  • Publica Razones para la Rebeldía, con prólogo de Julio Anguita
  • Toledo cuenta a RTVE.es su visión de España y del mundo

Por
Guillermo Toledo, tras su entrevista con RTVE.es
Guillermo Toledo, tras su entrevista con RTVE.es

Dice que lleva once años luchando para ser considerado como uno más, pero que no hay manera. Que sus reivindicaciones le afectan negativamente a nivel profesional, aunque no le preocupa. Que le entristece vivir en un mundo cada vez más injusto y desesperado.

Guillermo Toledo, actor y activista, con la colaboración del periodista Pascual Serrano, ha querido recoger en un libro sus opiniones sobre España, Libia, Irak, La Ley Sinde, el cine, los medios de comunicación, la propiedad intelectual y el 15M, entre otros muchos temas.

Una de las anécdotas que cuenta en él es que la ministra de Defensa, Carme Chacón, le mandó un día un sms comentándole que le dolía su rechazo a la implicación de España en Afganistán, opinión que venía publicada en una revista. “Coño, es la ministra”, se dijo a sí mismo cuando miró su móvil. Intentaron quedar para hablar del tema, pero al final todo se quedó en eso, en una intención.

¿Te ha devuelto la llamada Carme Chacón?

No, nunca me la devolvió (se ríe). Fue ella la que tomó la iniciativa en el asunto, pero no me contestó. Yo había estado en Palestina unos días y cuando volví la llamé otra vez, pero no obtuve respuesta.

¿No te han hecho ningún otro comentario desde el PSOE por lo que dices del partido?

No. El PSOE no tendría por qué llamarme, porque no soy militante…

Se te queda muy a la derecha, claro…

Mucho, mucho. Se me queda tan a la derecha como el PP en cuestiones puntuales. Y te explico: la política es economía, es la distribución de los impuestos, de la riqueza. Y la política del PSOE es ultraliberal. Están trabajando a las órdenes y en beneficio de los bancos, de los empresarios, de la Iglesia, de la industria del armamento, promoviendo guerras, participando en ellas.

Están haciendo una política claramente de derechas. Jamás he votado al PSOE, ni ahora ni antes. Felipe González ya empezó con la “derechización” del partido. Antes de ser presidente del Gobierno no lo conocía nadie. Lo pusieron donde lo pusieron porque sabían que iba a aceptar a la OTAN y a las exigencias del Pentágono.

"No conozco a un solo ministro progresista"

¿Piensas entonces que no hay progresistas en el PSOE?

Seguro que habrá, pero desde luego no ocupando altos cargos. No conozco a un solo ministro –mucho menos el presidente del Gobierno– que sea progresista. Pero no es que lo diga yo: basta con hacer un mínimo análisis de las políticas que están haciendo para ver que no son progresistas.

En tu libro dices que “si la guerra de Libia la hubiera iniciado el PP, como sucedió con la guerra de Irak, hubiéramos logrado tener más gente en contra”. ¿Crees que es por esta razón por lo que la gente no ha salido a las calles a quejarse?

La gente no ha salido a las calles porque los medios de comunicación ejercen la desinformación. Y, en esta ocasión, esa desinformación ha sido unánime. Cuando comenzó la guerra de Irak, había medios que estaban a favor y medios que estaban en contra. Ahora, con Libia, no ha habido ni un solo medio –hablo de los grandes medios– que haya criticado la implicación de España en Libia.

Nadie ha explicado qué razones había para agredir al pueblo libio. Y, desde luego, para mí, las dos guerras son la misma. Lo que se intenta de nuevo es apoderarse de los recursos naturales. Dicen que están ayudando a los rebeldes libios, pero lo que quieren de verdad es desactivar las revueltas árabes. Hay medios que hablan de 50.000 civiles muertos. Eso es un crimen contra la Humanidad del que no se va a responsabilizar nadie.

"Alejandro Sanz me decepcionó mucho"

Cambiando de tema, ¿qué te pasa con Alejandro Sanz?

(Se ríe) No tengo nada personal contra él, pero que diga en su twitter que él tiene el mismo derecho a vivir de sus canciones que los niños de África a comer…¿Cómo se puede comparar con los niños de África? Una persona multimillonaria como él que vive en Miami (supongo que para pagar menos impuestos) y que está perseguido por la Justicia española por evadirlos creo que merece una contestación. A mí es que me decepcionó mucho, como cuento en el libro, cuando le pedimos una firma para apoyar que no se encarcelase a los manteros y se negó… Fue el único que lo hizo de todos los artistas a los que llamé.

También comentas en el libro que Rosa Montero y Elvira Lindo te parecen “columnistas deleznables”…

Sí, muchas de las columnas que escriben defienden la violencia y la barbarie que siembra el capital en el mundo. Rosa Montero defendió los bombardeos israelíes contra Líbano y apoya el modelo liberal capitalista que es el que está sumiendo al mundo en la desesperación y en el dolor. Y, además, me ha llamado “gentuza”, que es un insulto. Yo digo que sus artículos son deleznables, pero ella me insulta a mí. Para mí es interesante desmontar toda esta élite “cultureta” española que gira en torno al PSOE.

"La verdad se ha convertido en un acto revolucionario"

Hablemos de la Constitución... Tú la cambiarías enterita, ¿no?

Bueno, hay muchos artículos falsos, como el que dice que los españoles somos iguales. Además, nadie que tenga menos de 51 años ha votado esta Constitución, y yo creo que deberíamos votarla, porque ya ha pasado mucho tiempo desde que se aprobó la que ahora está vigente, la de 1978. Y habría que enseñarla en los colegios. Muy poca gente la ha leído.

¿No crees que te está saliendo demasiado cara esta lucha? ¿No te está afectando a nivel laboral?

Yo lucho por la paz, por los derechos humanos, por la Justicia. Porque me parece que, desgraciadamente, como decía Bertolt Brecht, “vivimos en un mundo donde la mentira es un hecho habitual y la verdad se ha convertido en un acto revolucionario”.

Y no sé qué consecuencias laborales tienen exactamente mis opiniones, que encima se basan en hechos constatados, pero sé que sí las tienen. Ahora bien, si tengo que escoger entre mi dignidad y mi profesión, escojo mi dignidad. Si me quedo sin trabajo me dedicaré a pescar o a lo que sea. Pero no puedo dejar de decir lo que pienso. Tengo un compromiso conmigo y con la Humanidad.

¿Qué proyecto cinematográfico tienes entre manos?

Pues hace poco que hemos rodado la primera parte de una película en Malí que se llama Diamantes negros. Trata sobre los representantes de clubes de fútbol europeos que se van a África a buscar nuevos talentos, a chicos jóvenes. Entonces van allí, convencen a sus familias para que les dejen llevarse a los chicos y les piden los gastos para la pensión, la comida, etc.

Esas familias pierden hasta sus casas para afrontar esos gastos y lo peor de todo es que, después de un tiempo, cuando los clubes piensan que los chicos “no sirven” para ser estrellas de fútbol los dejan abandonados. Esto no es ficción: ocurre. De hecho, se calcula que hay 20.000 chavales abandonados en Europa y que llegaron aquí pensando que se convertirían en estrellas.

"Las series españolas no reflejan la realidad"

Volviendo al libro, en él reconoces que no votas. ¿Por qué?

Es que creo que participar en un proceso electoral en este país es participar en un fraude. Lo que hay que hacer es cambiar la ley electoral, que no permite que los votos valgan lo mismo para un partido que para otro.

Ya, pero la ley electoral se tendrá que cambiar en el Parlamento, y quien lo haga ha de ser un grupo político –o varios– que ha de ser elegido con votos…

Sí, sí, es cierto, es una contradicción en sí misma. Tengo muchas contradicciones (suelta una carcajada).

¿Cómo puede ser que haga 8 años que no tienes tele, como cuentas en el libro,  y critiques que la serie Cuéntame no se adecue a la realidad?

Porque veo las series en Internet. En vuestra web, por ejemplo. De todas formas, ni Cuéntame ni muchas otras series de televisión reflejan la realidad. No estamos acostumbrados a ver en ellas gente en el paro ni a ver represión policial. Y la Cultura tendría que reflejar lo que se vive. Hay series en las que se habla del franquismo como si hubiera sido una época, como dijo un día Mayor Oreja, de “extraordinaria placidez”. Pues no, durante la dictadura hubo asesinatos, torturas, represión y mucho más.

Noticias

anterior siguiente