Enlaces accesibilidad

Los técnicos que deben certificar que Atenas cumple posponen el viaje previsto para el lunes

  • La 'troika' mantendrá una videoconferencia con el ministro de Finanzas griego
  • De su informe depende que Grecia reciba 8.000 millones de euros en octubre

Por

La 'troika', compuesta por los inspectores de la Unión Europea (UE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que estaba previsto que estuvieran el próximo lunes en Atenas, ha retrasado su viaje a la espera de que Grecia cumpla con los ajustes, y solo mantendrán una teleconferencia con el Gobierno heleno el lunes, según ha informado la agencia estatal griega de noticias ANA.

Este viernes, tras la reunión del Eurogrupo, su presidente, Jean-Claude Juncker, ha recordado que del dictamen de este grupo depende que se desbloquee el sexto tramo del primer rescate griego, 8.000 millones de euros en octubre, una fecha que los helenos consideran crítica para hacer frente al pago de las pensiones y los salarios de los funcionarios.

Así, el jefe de misión para Grecia del FMI, Poul Thomsen; el de la UE, Mathias Mors; y el del BCE, Claus Masuch, mantendrán una conversación telefónica el lunes con el ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, ha asegurado fuentes ministeriales griegas a ANA. "El objetivo de la conversación será acelerar la revisión de la economía griega y la aprobación del sexto tramo del rescate", según la fuente.

Un nuevo retraso para Atenas

Se esperaba que los altos funcionarios de la 'troika' llegaran a Atenas este fin de semana para evaluar a partir del lunes los avances de Grecia en la aplicación de su programa de reformas acordado con sus prestamistas internacionales. Cabe recordar que los expertos se marcharon de forma abrupta de Atenas el pasado 2 de septiembre, cuando el Gobierno de Atenas reconoció que no iba a poder cumplir con el objetivo de déficit marcado.

Entonces, el ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, afirmó que no se iban a adoptar nuevas medidas que agravaran la contracción económica. Pocos días después, el Ejecutivo heleno aprobaba un nuevo impuesto sobre para todos los dueños de cualquier tipo de propiedad inmobiliaria, con el objetivo de recaudar unos 2.000 millones de euros en 2011.

El pasado martes el Gobierno anunciaba el despido de unos 20.000 trabajadores de 151 empresas con capital público y, un día después, especificaba nuevas medidas para garantizar con sus compromisos: una nueva reducción de funcionarios públicos.

Ese mismo día, el pasado miércoles, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se mostraron "convencidos" de que el futuro de Grecia está en la zona euro tras reunirse por videoconferencia con Papandréu, primer ministro griego.

Noticias

anterior siguiente