Enlaces accesibilidad

Trichet considera "esencial" que Italia cumpla con sus objetivos de reducción de déficit

  • El presidente del BCE niega que negociara con Roma el plan de austeridad
  • "Enviamos nuestro mensaje basándonos en nuestro análisis", ha señalado
  • La Comisión Europea insta a Italia a la adopción de medidas "más prominentes"

Por
Jean-Claude Trichet, presidente del BCE
Jean-Claude Trichet, presidente del BCE. REUTERS REUTERS/Francois Lenoir

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha destacado la importancia de que el Gobierno de Italia cumpla con los con los objetivos anunciados sobre la reducción del déficit y de mejora y flexibilización de su economía. En una entrevista publica este viernes el diario económico Il Sole 24 Ore, Trichet ha aclarado que el BCE no negoció con Roma para comprar sus bonos en el mercado secundario. "Lo que hicimos fue enviarles nuestras reflexiones sobre las medidas apropiadas para restablecer la confianza del mercado", ha aclarado.

En la entrevista, Trichet ha asegurado que las medidas anunciadas por el Ejecutivo italiano el pasado 5 de agosto, son "muy" importantes en el objetivo de bajar el déficit público. Por lo tanto, a su entender, es "esencial" que los objetivos anunciados sobre la mejora de las finanzas públicas sean "confirmados y concretados plenamente". "Esto es decisivo para consolidar y reforzar la credibilidad de la estrategia italiana y el compromiso del Gobierno italiano de resarcir sus deudas", ha agregado.

Por su parte, la Comisión Europea ha rechazado que Italia vaya a incumplir los objetivos de déficit tras al ajuste de sus medidas de austeridad, según ha explicado el portavoz de Asuntos Económicos y Monetarios, Amadeu Altafaj. Sin embargo, consideran que "las medidas de crecimiento deberían ser más prominentes" y ha señalado que el Ejecutivo comunitario espera "el texto final" con las medidas contempladas por Italia.

Compra de bonos por parte del BCE

Sobre la flexibilidad de la economía italiana, Trichet ha subrayado que su mensaje "es claro: es básico que se introduzcan todas aquellas medidas capaces de permitir expresarse al potencial italiano plenamente a medio plazo. Actualmente hay un potencial inmenso que no se aprovecha como debería".

Preguntado acerca de si existió un trato entre el BCE y Roma sobre las nuevas medidas que Italia debía adoptar a cambio de una intervención de este organismo para comprar bonos italianos y rebajar así la presión de los mercados sobre el país, Trichet ha asegurado que "no hubo ninguna negociación".

No negociamos con Roma: le enviamos reflexiones sobre las medidas apropiadas para restablecer la confianza

En opinión del Consejo directivo (del BCE), las turbulencias del mercado a principios de agosto exigían un mensaje al Gobierno italiano. Asistíamos a una progresiva pérdida de confianza de los inversores y consideramos que sería útil compartir con las autoridades italianas nuestras reflexiones sobre las medidas apropiadas para restablecer la confianza del mercado", ha explicado en la entrevista.

Además, el presidente de la entidad ha querido zanjar el tema así: "Enviamos nuestro mensaje basándonos en nuestro análisis sobre los motivos de las turbulencias del mercado. Hemos analizado las decisiones adoptadas por el Gobierno (italiano)"

El euro es sólido

Por otro lado, Trichet se refiere a la solidez del euro y asegura que "no está en discusión". "Tenemos una moneda única creíble, que en los últimos 12 años ha mantenido su valor en términos de estabilidad de precios de forma notable con respecto a las monedas nacionales precedentes en los últimos 50 años", ha valorado.

Tenemos una moneda única, el euro, que es creíble

Asimismo, ha hecho hincapié en que, "en su conjunto", la zona euro se encuentra en una situación mejor que otros países en lo que se refiere a las políticas de balance. "En 2011 el déficit público debería situarse en el 4,5% del PIB, mientras que en Estados Unidos o en Japón ronda el 10% del PIB", ha señalado Trichet, quien, sin embargo, ha admitido que "han existido debilidades muy serias en términos de gobernanza económica y de las cuentas públicas que la crisis global ha sacado a la luz".

En la misma entrevista Trichet ha apoyado la posibilidad de contar en el futuro con un ministro europeo de Finanzas. "No mañana, pero quizás sí pasado mañana la UE podría ser un nuevo tipo de confederación, no como EE.UU., aunque con un Gobierno confederal, incluyendo un ministro de Finanzas, aunque eso depende de los ciudadanos, que decidirán cuál será el futuro de su historia", ha defendido.

No a los eurobonos, otra vez

Una vez más ha demostrado escasas simpatías hacia la propuesta de emisión de un 'eurobono', ya que la zona euro ya puede emitir deuda garantizada por sus miembros a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y porque, en su opinión, cada país debe ser responsable de sus propias decisiones de política fiscal.

"Es importante destacar que que el FEEF se financia a través de la emisión de bonos garantizados por los países europeos. El Consejo de Gobierno del BCE considera que es importante que cada país se sienta responsable de sus propias políticas fiscales", ha señalado.

Asimismo, el presidente del BCE apunta la necesidad de que los gobiernos de la eurozona apliquen con rapidez, completamente y de manera exahustiva las decisiones adoptadas por el Eurogrupo el pasado 21 de julio.

Noticias

anterior siguiente