Anterior La rendición de Japón tal y como la pronunció el emperador Hirohito Siguiente Mas firma el decreto para convocar las elecciones catalanas del 27 de septiembre Arriba
Ciencia al cubo - Montaña submarina Gorringe - 23/08/11

Un oasis de biodiversidad bajo el agua

  • La montaña submarina Gorringe alberga más de 100 especies

  • La montaña mide más de 5 kilómetros

  • La organicación Oceana pretende incluirla como hábitat protegido

|

Imaginen: un lugar en el océano, bajo el agua con bosques de algas larguísimas y verdes, campos de esponjas, bosques de corales negros, gorgonas, y extensos lechos de ostras. Y en este entorno maravilloso imaginen nadando delfines, ballenas y muchísimos tipos de peces.

Bueno, pues esto no es el escenario de un cuento. Es un lugar real. Está bajo las aguas de Portugal. Es la montaña submarina de Gorringe.

La montaña submarina de Gorringe está situada exactamente al suroeste del Cabo de San Vicente, a unos 250 kilómetros de la costa. La cima se encuentra muy cerca de la superficie, a unos 30 metros, y la base se halla a más de 5 kilómetros de profundidad.

Dicen los científicos que es una joya de la naturaleza, precisamente por esta diferencia de profundidades. Allí se puede encontrar una amplia variedad de especies. Desde las que necesitan luz, situadas en la cúspide de la montaña hasta especies abisales en los profundos fondos oscuros.

La montaña submarina de Gorringe

Por su localización geográfica, en la montaña también se pueden encontrar especies propias del Atlántico como típicas del mar Mediterráneo. Con todo esto no es de extrañar que hayan cifrado en más de 100 las especies que han tomado Gorringe como residencia.

Un paraíso aún sin proteger

Todos estos datos sobre la montaña los acaba de hacer públicos la organización centrada en la protección de los océanos Oceana. Regresaron hace poco de una expedición científica al Atlántico portugués, con la Universidad del Algarve.

Han explorado la zona con buzos y con un submarino. Además de todo lo descrito antes dicen que han visto delfines moteados, ballenas minke, plumas de mar, santiaguiños (esos crustáceos tan deliciosos) y peces como el reloj, trompeteros (con su larguísimo y fino morro), peligrosas morenas y los feos congrios.

Este lugar es tan especial que la organización conservacionista quiere animar al gobierno portugués para que trate de incluirlo en la Red Natura 2000. Este es un proyecto europeo que garantiza la supervivencia a largo plazo de las especies y los hábitats más amenazados y únicos de Europa.

Oceana cree que la montaña Gorringe debería estar incluida, y también en diversos organismos internacionales, como la Convención para la Protección del Medio Ambiente Marino del Atlántico del Nordeste (OSPAR).

CIENCIA AL CUBO

SUSCRÍBETE al podcast de Ciencia al Cubo, el programa sobre Ciencia de América Valenzuela en Radio 5.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente