Enlaces accesibilidad

'Contrarreloj', un homenaje a 'Regreso al futuro'

  • Alejo Valdearena y Pier Brito sustituyen el Delorean por un seiscientos
  • Un cariñoso homenaje a la trilogía de Robert Zemeckis

Por
 Fragmento de una página de 'Contrareloj', de Alejo Valdearena y Pier Brito
Fragmento de una página de 'Contrareloj', de Alejo Valdearena y Pier Brito Glénat

"La idea era jugar a reírnos un poco de esa tendencia tan natural como inútil del ser humano de mirar hacia el pasado y preguntarse ¿qué hubiera pasado si en vez de esto hubiera hecho aquello?" (Alejo Valdearena, Guionista argentino)

"Es la historia de Crono y su primo Gómez, que ha inventado una forma de viajar en el tiempo con algunas limitaciones: si intentan viajar un 1 de agosto, por ejemplo, solo pueden ir a otro 1 de agosto del pasado. Y el viajero toma conciencia en su propio cuerpo. En este primer libro Crono viaja para besar a la chica de sus sueños, que lo invitó, en una fiesta de su adolescencia, a encontrarse en la azotea a las 12, cita a la que Crono nunca acudió: es su gran arrepentimiento" (Pier Brito, Dibujante argentino)

Así describen sus autores Contrarreloj (Glénat) un homenaje a la trilogía de Regreso al futuro.

"Citar esa trilogía que amamos desde la infancia era una deuda de honor, asegura Alejo. Contrarreloj no existiría de no haber existido Regreso al futuro y ese hecho se refleja dentro del cómic de una manera explícita: la máquina del tiempo ha sido inventada para “corregir” un percance que tuvo lugar en un cine, mientras se proyectaba Regreso al Futuro 3".

"La primera película de Regreso al futuro para mi tiene un valor especial, comenta Brito. Es como un mecanismo de relojería. Tiene un tono como de cómic, un nivel de irrealidad caricaturesca que hace posible que uno no preste mucha atención a las posibles paradojas que surgen de una historia sobre viajes en el tiempo y se concentre en los personajes y sus relaciones, que son lo realmente importante. Es lo que quisiera que el cómic tenga en común con Regreso al futuro".

Cambiando el Delorean por un Fiat 600

Pero como en todo buen homenaje, Contrarreloj presenta interesantes y divertidas diferencias respecto a Regreso al futuro.

"Tenemos un auto que funciona como máquina del tiempo pero no es un Delorean, es un viejo Seat 600, un inventor medio pirado y el vestuario de Crono, que es similar al de Michael J. Fox en la primera película, Pero estas similitudes son más bien guiños al lector, una forma de reconocer que se ha transformado en una especie de arquetipo generacional y usarlo para hablar de otra cosa: de que todos nos arrepentimos de algo, de quedarnos trabados en el pasado y no prestar atención al presente o al futuro", confiesa Brito.

"También está la adolescencia y la mecánica de enredos tan característica de las películas, puntualiza Alejo. Cambia, sobre todo, la intención de los protagonistas. En Regreso al futuro la misión es volver las cosas a la “normalidad”, en el caso de Contrarreloj es modificarlas. Esto tiene que ver con otra cosa que cambia: Marty McFly es un ganador y los personajes de Contrarreloj son perdedores irredimibles".

En cuanto a si el cómic sería la versión del siglo 21 de Regreso al Futuro, sus autores tienen opiniones muy diferentes.

"¡Hereje! ¿Cómo te atreves a sugerir semejante barbaridad?, exclama Alejo... Y fuera de broma, sólo podría contestar que sí desde un punto de vista muy concreto: Contrarreloj es una historia de viajes en el tiempo mucho más sarcástica. Creo que esa diferencia se debe a que el mundo y sus ficciones son ahora mucho más cínicas que en los 80. Solo en ese sentido, es una versión 2011 de Regreso al futuro".

"Ojalá!, comenta Brito. Creo que es la versión apócrifa hecha por dos fans de la saga que hoy se encuentran viviendo en "el futuro" y se han puesto a re-imaginar una obra que los marcó mucho".

Regreso a... los 80

También les hemos preguntado sobre el retorno a los 80 que vivimos con películas como Paul o Super 8.

"Los que ahora estamos haciendo cómics y películas fuimos niños o jóvenes en esa década. Además, me parece a mí que somos un generación especialmente nostálgica por el afortunado hecho de haber tenido -generalizando a lo bestia, lo sé- infancias felices. Somos, quizás, la primera generación criada por la industria del entretenimiento", comenta Alejo.

"Estamos produciendo artefactos (películas, libros, música, lo que sea) que reflejan lo que hemos "mamado" de pequeños, puntualiza Brito. También creo que el mundo, si bien distaba mucho de ser perfecto entonces, tanto como ahora, si era un poco más simple, y es fácil añorar eso".

Sin embargo no es un cómic sólo para nostalgicos.

"Para nada, asegura Alejo. Es un cómic con el que se identificará cualquier ser humano que haya sido adolescente, lo sea ahora mismo o tenga intenciones de serlo. Es verdad, sin embargo, que hay guiños especiales que entenderán mejor quienes hayan sido niños en los 80".

"Yo disfruto de historias que transcurren en momentos que no he vivido, y espero que el lector que no vivió los 80 pueda hacer lo mismo. Claro que si has crecido en esa década hay una serie de guiños que son para ti", reafirma Brito.

¿Será una trilogía como el original?

Cuando les preguntamos sobre la posibilidad de una trilogía, ambos se emocionan. "Ey... ¡no es mala idea!, comenta Alejo. Nos gustaría que este primer libro se vendiera MUY BIEN para tener la posibilidad de continuar haciendo viajes en el tiempo con estos personajes".

"Esperamos que sea al menos una trilogía!, exclama Brito. Nos gustaría hacer tantos libros como podamos con estos personajes. Lo de hacer otros homenajes a películas de la época, como Los Goonies se lo paso a Alejo para que lo evalúe; no lo habíamos pensado, pero es buena idea!.

Pensando en el futuro

Les hemos preguntado cuáles son sus proyectos de futuro en este complicado mundo del cómic.

"Actualmente trabajo en Tiburcio, una página de historieta que se publica en la revista dominical del diario Clarín de Argentina y en facebook (http://www.facebook.com/Tiburcioyflia). Es una serie de humor protagonizada por un niño con tendencia al monólogo interior florido. Y algún proyecto más tengo entre manos, pero aún está demasiado verde como para comentarlo", nos comenta Alejo Valdearena.

"Yo estoy trabajando en un libro, también para Glénat, con guión de Sergi Puertas. Es una historia más sci-fi, muy distinto de Contrarreloj", asegura Pier Brito.

En cuanto a dónde irían si pudieran viajar en su seiscientos temporal, se muestran bastante cautos.

"Si algo hemos aprendido de la trilogía de Zemeckis es que lo mejor es no meterse con el tiempo, afirma Alejo. Sin embargo, no creo que pudiera resistir la tentación de asomarme al viejo oeste o, incluso, de darme una vuelta por los 90 y retocar algún que otro punto poco elevado de mi temprana juventud".

"Si pudiera viajar como viaja Crono en el cómic, a otro momento de mi vida pasada, no cambiaría nada, asegura Pier Brito. Todo lo que ha pasado me ha traído a este momento y este momento me gusta, así que no me animaría a cambiar mucho. Y si pudiera viajar a cualquier momento de la historia elegiría ir a la prehistoria, ver como vivían los primeros seres humanos, como era el mundo en ese momento pre-civilizacion".

De momento todos tendremos que conformarnos con viajar en este magnífico vehículo temporal junto a los protagonistas de este divertido cómic, Contrarreloj.

Noticias

anterior siguiente