Anterior El Gobierno prevé reducir un 21,7% el gasto en prestaciones por paro y sube un 9,9% el de políticas de empleo Siguiente Bruselas ofrece ayuda técnica y económica para controlar la crisis migratoria en Calais Arriba
Mónaco despierta preparado para la boda religiosa

Mónaco despierta preparado para la boda religiosa de los príncipes Alberto II y Charlene

  • Más de 4.000 invitados presenciarán el "sí quiero"

  • Todo apunta a que la novia vestirá de Giorgo Armani

  • La ceremonia, en RTVE.es a las 17.00 horas

Ver también: Especial Boda real en Mónaco

|

Mónaco ya está preparado para celebrar el enlace religioso de los los príncipes Alberto II y Charlene de Mónaco, convertidos el pasado viernes, en una emotiva e íntima ceremonia civil, en marido y mujer.

En esta ocasión, la pareja celebrará su boda ante la presencia de unos 850 invitados en el patio de honor y de 3.500 en la plaza del Palacio, incluidos jefes de Estado y representantes de las casas reales.

La ceremonia será oficiada por el arzobispo de Mónaco, Bernard Barsi, y está previsto que comience a las 17.00 horas y que finalice una hora y media más tarde, frente los apenas quince minutos que duró el sobrio acto celebrado el viernes, en el que la princesa Estefanía no pudo evitar emocionarse.

Los secretos mejor guardados

De cumplirse el programa al minuto, a las 18.30 horas la pareja se dirigirá hasta la Iglesia de Santa Devota, patrona del Principado, para que la novia, como manda la tradición, deposite allí su ramo, tal y como hizo la fallecida princesa Gracia tras su boda con Rainiero III en 1956.

El príncipe Alberto II y Charlene, también princesa desde este viernes, se desplazarán hasta ese lugar en un descapotable, un Lexus LS 600h Landaulet, concebido especialmente para la ocasión, y en ese mismo coche volverán a Palacio hacia las 19.10 horas.

Los invitados, algunos de los cuales comenzaron a llegar el viernes y que acudieron a una recepción en su honor, como los príncipes de Holanda o los de Dinamarca, serán agasajados en la Ópera Garnier con una cena preparada por el célebre chef francés Alain Ducasse, y con un espectáculo de fuegos artificiales que dará por cerradas las festividades.

La novia se casó ayer con un traje diseñado por ella misma, pero en esta ocasión fuentes de Palacio han adelantado que irá vestida de Giorgio Armani, mientras que el novio portará el uniforme de verano, blanco, de la compañía de carabineros.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente