Enlaces accesibilidad

Un ataque de un comando talibán al hotel Intercontinental de Kabul causa 18 muertos

  • El comando estaba compuesto por al menos seis terroristas suicidas
  • En el lujoso hotel suelen hospedarse extranjeros y diplomáticos

Por
Imagen del incendio en el Hotel Intercontinental de Kabul, atacado por los talibanes

Al menos 18 personas han muerto y ocho han resultado heridas, en el ataque de un comando de talibanes al lujoso hotel Intercontinental de Kabul, según han informado fuentes del Gobierno. Entre los fallecidos hay un ciudadano español.

La Policía afgana sigue registrando las habitaciones del hotel, en búsqueda de otras posibles víctimas. El asalto, que ha durado más de cinco horas, ha concluido con la muerte de los atacantes suicidas, entre seis y ocho según las fuentes. Así lo ha anunciado durante la madrugada de este miércoles el portavoz del Ministerio del Interior, Siddiq Siddiqi. Tres de ellos, según la BBC, serían los suicidas que han hecho estallar los explosivos.

Horas después, la OTAN informaba que de que dos helicópteros habían lanzado un ataque aéreo, matando a tres insurgentes que se encontraban en la azotea.

El último miembro del comando insurgente, que resistía atrincherado en el interior del hotel, ha sido abatido por la Policía en torno a las 04.00 horario peninsular español, según ha indicado a Efe el jefe de la unidad del crimen de Kabul, Mohamed Zahir.

Dos explosiones

El ataque insurgente, reivindicado por el portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, se ha producido pasadas las 21.30 hora peninsular española, pero los enfrentamientos entre la policía y los insurgentes que continuaron en el interior del recinto, según la BBC. Varios testigos han asegurado a la agencia Reuters que se produjeron dos explosiones y luego se escucharon disparos.

Según un recepcionista del hotel citado por Reuters, los talibanes entraron hasta la sala de fiestas del establecimiento. Algunos llevaban aparatos de radio donde hacíuan sonar música y disparaban contra todo aquel que encontraban en su camino. Algunos clientes del hotel han saltado desde las ventanas de los pisos segundo y tercero para intentar escapar.

El jefe de la unidad de crimen de la ciudad, Mohamed Zahir, ha afirmado haber recibido él mismo un disparo de los integristas y ha confirmado que otros tres policías han resultado heridos.

Por su parte, la OTAN ha lamentado en un comunicado "la trágica pérdida de vidas" pero ha advertido que "podría haber sido mucho peor". "Las fuerzas afganas han  hecho un trabajo muy bueno y admirable para liberar el hotel. La  Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) sólo tuvo un  papel de apoyo. El apoyo directo consistió en un helicóptero y otros medios", explica el comunicado.

La Alianza ha reconocido que el ataque de los talibán fue "complejo y deliberado" con "potencial para ser un incidente mucho  más serio" y ha dejado claro que la respuesta de las fuerzas de  seguridad afganas "demuestra su habilidad" para "reaccionar y  enfrentarse con incidentes de seguridad en Kabul".

En el establecimiento se encontraban funcionarios que habían participado en una reciente cumbre trilateral en Kabul entre delegaciones de Afganistán, Pakistán y las fuerzas de la OTAN, según ha informado el portavoz gubernamental Siddiqi. Las fuerzas de seguridad, por su parte, han confirmado que en el momento del atentado se celebraba una boda en el interior del hotel.

En un mensaje en la red social Twitter, el embajador paquistaní en Washington, Hussain Haqqani, ha señalado que la comitiva de su país no se había alojado en el hotel y que estaba "a salvo".

Ofensiva talibán en verano

El portavoz de los talibantes Zabihullah Mujahid ha reivindicado el ataque que, según ha asegurado, ha causado numerosos daños personales y materiales.

En los últimos meses, los talibanes han incrementado sus acciones ofensivas al calor de la llegada del buen tiempo, cuando tradicionalmente se recrudecen los combates en el país centroasiático.

Recientemente, el movimiento integrista admitió tener una nueva estrategia que pasa por una potenciación de los ataques selectivos contra altos cargos gubernamentales y de otras instituciones, algo que han llevado a la práctica sobre todo con atentados contra gobernadores provinciales y jefes policiales.

Las acciones como la de este martes perpetradas por comandos "fedayines", combatientes que luchan hasta morir, son habituales y en el pasado se han registrado en importantes núcleos urbanos como Kabul o la sureña ciudad de Kandahar.

El próximo mes de julio la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) de la OTAN comienza a retirarse de Afganistán y a transferir gradualmente el control de algunas zonas del país al Ejército y Policía afganos en un proceso que debe concluir en 2014.

El presidente de EEUU, Barack Obama, anunció la semana pasada que 10.000 militares de su país -que aporta un tercio de los 150.000 efectivos extranjeros desplegados en Afganistán- se marchará antes de fin de año, mientras que otros 23.000 lo harán en 2012.
  
El asalto talibán llega precisamente pocas horas antes de una conferencia de dos días sobre este proceso de transición que comienza este miércoles y a la que está previsto que asistan altos cargos del Gobierno afgano. 

Noticias

anterior siguiente