Enlaces accesibilidad

El Gobierno griego busca reformar la ley para celebrar un referéndum sobre el rescate

  • Las próximas semanas serán decisivas para la negociación del rescate
  • El primer ministro heleno considera un posible referéndum sobre las medidas

Por

Las negociaciones entre Grecia y los líderes internacionales del FMI y la UE, sobre un nuevo rescate financiero, todavía no se han completado y las próximas semanas serán cruciales para el futuro del país, según ha asegurado el primer ministro griego Papandreu este lunes.

Papandreu ha avanzado que impulsará las reformas legislativas para permitir al Gobierno la celebración de referendums que permitirían alcanzar el consenso más amplío posible en decisiones cruciales, como las medidas de austeridad que habrá que aplicar sobre la economía para acceder a una nueva ayuda internacional del FMI y la UE.

El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, ha afirmado este lunes que nunca se ha contemplado la opción de expulsar a Grecia del euro y que esa alternativa "sería un crimen para su pueblo, que merece algo mejor".

Juncker, que ha intervenido esta tarde ante la comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo, ha señalado que "en ningún Eurogrupo formal ni informal, ni en ninguna reunión de ningún tipo" se ha valorado hacer que Grecia abandone la Eurozona y vuelva al dracma.

"Para mí sería como un crimen para el pueblo griego que se merece algo mejor", ha explicado el luxemburgués. Juncker también ha desechado la opción de reestructurar la deuda griega.

"Es necesario que se involucre el sector privado"

"No se trata de hacer una reestructuración global y total de la deuda", ha señalado Juncker, que se ha mostrado así en sintonía con los predicamentos de la Comisión Europea.

El ministro de Economía de Luxemburgo y presidente del Eurogrupo ha señalado que no hará ningún análisis sobre cuál es la mejor solución para Grecia hasta leer el documento que elaborará la CE, el FMI y el BCE sobre la situación de la endeudada economía helena.

Juncker ha señalado que "habrá que hacer sacrificios" y que "serán necesarias privatizaciones", si bien, ha aclarado que no es un gran seguidor de esa opción.

"Estoy convencido de que es necesario que se involucre el sector privado de alguna manera", ha añadido Juncker, quien espera una solución para la crisis griega de a "finales de este mes" de junio.

"No me preocupan demasiado ni Irlanda ni Portugal", ha señalado Juncker, que ha pedido "un aplauso" para la senda de reformas emprendidas por ambas euroeconomías.

Juncker dio el visto bueno el pasado viernes en Luxemburgo al paquete de reformas que le presentó el primer ministro griego, Yorgos Papandreu, sobre los planes de austeridad de su gobierno para hacer frente a la elevada deuda pública en el país y gracias al cual Atenas recibirá el último tramo del rescate (12.000 millones de euros) del préstamo de 110.000 millones concedido en 2010.

Noticias

anterior siguiente