Enlaces accesibilidad

La oposición siria se une en el exilio para pedir la dimisión inmediata de Asad

  • Forman un consejo consultivo en Turquia para apoyar las revueltas
  • Clinton pide a la comunidad internacional más unidad contra la represión

Por
Más de 15 muertos en las manifestaciones de Siria

La oposición siria en el exilio ha pedido al presidente Bachar el Asad que dimita inmediatamente y le entregue el poder al vicepresidente hasta que se forme un consejo de transición que transforme el país en una democracia.

Ésta es la conclusión principal del comunicado firmado por 300 delegados en una reunión de dos días en Turquía que ha unido a varios grupos opositores, activistas y figuras independientes, algunas del interior de Siria.

El comunicado coincide con la enésima ofensiva del régimen contra los opositores, que esta vez ha dejado al menos 15 muertos en la ciudad de Rastan.

Reunión sin precedentes

"Los delegados se han comprometido a cumplir las demandas del pueblo sirio para acabar con el régimen y apoyar la revolución del pueblo por la libertad y la dignidad", recoge el comunicado, en el que se rechaza cualquier intervención extranjera para derrocar a Asad.

Además, se matiza que las revueltas sirias son un movimiento nacional que "no tiene la intención de ir contra ninguna secta" en referencia a la minoría alauí siria, a la que pertenece la mayoría de la élite gobernante y el aparato de seguridad del estado.

La conferencia es la primera que organiza la oposición después de que las protestas prodemocráticas estallasen hace once semanas y ha elegido a 31 miembros de un consejo consultivo para apoyar las manifestaciones y ayudar a aumentar la presión internacional contra Asad.

"Es la primera vez que la oposición se ha reunido a esta escala. El mensaje es claro: los sirios están unidos para conseguir el objetivo nacional del cambio pacífico y democrático", ha asegurado Najib Ghadbian, profesor de Ciencias Políticas que fue elegido como miembro del consejo.

Este comunicado coincide con las últimas medidas del Gobierno sirio como decretar una amnistía general que incluya a presos políticos y la creación de un órgano que siente las bases de un "diálogo nacional", que no han convencido ni a los opositores ni a la comunidad internacional.

Clinton pide unidad

En este sentido, la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, ha pedido a la comunidad internacional más unidad a la hora de condenar la represión violenta de Asad contra las revueltas y ha asegurado que la legitimidad del presidente sirio se está agotando.

Mientras Estados Unidos y la Unión Europea han impuesto sanciones a Siria desde que empezaron las revueltas hace tres meses, Clinton ha resaltado la postura de otros miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, como China y Rusia, que rechazan de plano cualquier acción contra el régimen de Asad.

"Ahora mismo la actitud de la comunidad internacional no está tan unida como buscamos que sea. Aún no hemos alcanzado un acuerdo con otros miembros del Consejo de Seguridad", ha recordado Clinton en alusión a China y Rusia.

"Aquellos que estamos tratando de convencer de que vean las cosas como nosotros creo que que tendrán que hacer su propio juicio pero creo que sería mejor que estuvieran en el lado correcto de la historia", ha advertido Clinton.

Clinton también ha sugerido que la paciencia de Estados Unidos con Assad casi se ha acabado aunque ha evitado pedir específicamente que deje el poder.

"La legitimidad que es necesaria para que cualquier espere que ocurra un cambio con estegobierno está, sino acabada, casi agotada", ha afirmado en una rueda de prensa, donde ha insistido en las palabras del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de la semana pasadas: "Si no va a liderar las reformas, debe quitarse del camino".

Noticias

anterior siguiente