Enlaces accesibilidad

Las cajas negras revelan que la medición de la velocidad del vuelo Río-París era errónea

  • El avión entro en zona de turbulencia ocho minutos antes de estrellarse
  • Airbus considera que la información es de las cajas es "significativa"

Por
La Armada brasileña recoge la cola del Airbus A330 del vuelo de Air France AF447 del Océano Atlántico.
La Armada brasileña recoge la cola del Airbus A330 del vuelo de Air France AF447 del Océano Atlántico. REUTERS REUTERS/Brazilian Air Force

Los pilotos del vuelo del Airbus A330 que viajaba de Río de Janeiro a París cuando se estrelló en mitad del oceáno Atlántico en junio de 2009, informaron de que entraban en una zona de turbulencias y que habían encontrado que la medición de la velocidad del avión era errónea, según las primeras conclusiones de la lectura de las cajas negras rescatadas del fondo del océano a principios de mes.

La Oficina de Investigación y analistas (BEA), responsable de la investigación técnica en Francia, ha informado de que uno de los pilotos indicó dos minutos y 30 segundos antes del final de la grabación de las cajas que en los controles aparecían dos velocidades diferentes con un diferencia de menos de un minuto, lo que desconectó el pilóto automático antes de que el avión se estrellase.

La lectura de los datos apuntan, por tanto, a una "incoherencia" en los datos enviados por los diferentes instrumentos de medición como origen del incidente. Según la BEA, los motores del avión funcionaron y respondían a las órdenes de los pilotos.

En el momento del incidente, el comandante del avión se encontraba descansando, pero acudió a la cabina un minuto y medio después alertado por uno de los copilotos, precisa el comunicado de la BEA.

Tres minutos de caída libre

El informe también señala que unos ocho minutos antes del accidente, los miembros de la tripulación advirtieron de la entrada en una zona de turbulencias y que trataron de esquivarla dirigiéndose a la izquierda.

En la maniobra aumentan las turbulencias en el aparato y la tripulación decide reducir algo la velocidad. Dos minutos después se produce el incidente con la medición de la velocidad que provoca que se apague el piloto automático y el copiloto toma los mandos.

No tenemos ninguna indicación válida

Durante tres minutos, el avión se encuentra en caída libre, pero los datos registrados en cabina son erróneos. El comandante regresa al puesto de mando y durante tres minutos trata de detener la caída. "No tenemos ninguna indicación válida", asegura al poco de tomar los mandos del aparato.

Causas y responsabilidades

Cuatro minutos y 23 segundos después de que se produjera el incidente, las cajas negras dejan de contener datos, lo que se interpreta como el momento de la colisión.

El Airbus A330 de Air France que cubría la ruta Río de Janeiro-París se estrelló en medio del oceáno Atlántico dos horas y media después de su despegue el 1 de junio de 2009 acabando con la vida de sus 228 ocupantes.

Las familias de las víctimas brasileñas han afirmado que los primeros datos de las cajas negras "no aportan nada realmente nuevo".

"Todavía no sabemos si el avión tenía un fallo o no, tendremos que esperar al informe final de la BEA en julio", ha señado el presidente de la Asociación de las víctimas en Brasil, Nelson Faria Marinho, que también perdió a su hijo en el accidente. 

El secretario de Estado francés de Transportes, Thierry Mariani, ha anunciado que las causas y las responsabilidades de este accidente se conocerán a finales de junio.

En su último informe, antes de conocer los datos de las cajas negras, la BEA había apuntado a un error en las sondas de medición de la velocidad como causa del accidente que, sin embargo, ni se explica solo por esta causa.

Esas sondas, fabricadas por el grupo francés Thales, ya habían provocado incidentes en otros vuelos a causa del hielo, que les impedía medir la velocidad de forma correcta.

Noticias

anterior siguiente