Enlaces accesibilidad

Los temores sobre Grecia disparan la prima de riesgo española y hunden la Bolsa

  • El diferencial entre lo que paga España y Alemania repunta a 222 puntos
  • El Ibex pierde el nivel de los 10.400 puntos tras caer más de un 2%

Enlaces relacionados

Por

La prima de riesgo, es decir, la diferencia entre la rentabilidad que se ofrece a los inversores por los bonos españoles a 10 años y la que se da por sus homólogos alemanes, ha registrado este lunes un acusado incremento debido a la incertidumbre sobre la situación de Grecia. Así, el diferencial español ha alcanzado los 222 puntos básicos, después de que la semana pasada se relajara hasta bajar incluso de los 180 puntos.

En concreto, la rentabilidad de los títulos de la deuda española se sitúa en un 5,326%, en contraste con los 207 puntos básicos del pasado viernes.

Las tensiones se han acentuado después de que, a media sesión, la agencia Standard & Poor's haya rebajado la nota de la deuda griega hasta situarla en "B".

Por su parte, la prima de riesgo se situaba en 660 puntos básicos en el caso del bono portugués -con una rentabilidad del 9,693%- y en el del bono irlandés ascendía a 723 puntos básicos, con un interés del 10,335%.

Por su parte, el diferencial del bono griego a 10 años alcanzaba los 1.286 puntos básicos, con una rentabilidad del 15,906%.

Los problemas que axfisian a Grecia han rebrotado con fuerza este fin de semana, cuando los ministros de Economía y Finanzas de varios países del euro se reunieron en un encuentro de emergencia para analizar cómo ayudar a Atenas ante su creciente dificultad para hacer frente a sus pagos.

De forma paralela a estos contactos, surgían rumores sobre una eventual salida del país heleno de la moneda única, una posibilidad desmentida de manera rotunda por el Gobierno de Grecia y por el Eurogrupo

Moody's descarta que le pase factura a España

Pese a ese repunte, los analistas insisten en que la subida del coste de la financiación española no debería afectar a las calificaciones de riesgo de España porque, además, el país va a cumplir sus objetivos de déficit. Así lo ha asegurado Moody's en una entrevista con Reuters.

La agencia de calificación ha remarcado que las renovadas presiones sobre los títulos de la deuda pública española, tanto en las últimas subastas oficiales como en el mercado secundario, no son motivo suficiente para cambiar su nota, actualemente en "Aa2".

"Ahora mismo, la presión que hay en los mercados sobre España se debe principalmente a Grecia", explica Kathrin Muehlbronner, analista jefe de Moody's en España.

Además, Moody's ha asegurado que la cobertura de la deuda española para los vencimientos de este año va por buen camino.

"El Tesoro ha cubierto ya bastantes de sus necesidades de financiación. España paga ahora precios más altos de lo habitual... pero está logrando financiarse, lo que es bueno", ha añadido.

La analista de Moody's también se ha mostrado optimista sobre el cumplimiento del déficit: "En general confiamos bastante en que el Gobierno central cumplirá su objetivo de déficit del 6% para este año, igual que hizo el año pasado". Por contra, se ha mostrado más cauta sobre el hecho de que puedan lograrlo todas las comunidades autónomas.

La bolsa española se resiente

Por contra, los mercados bursátiles han reflejado la incertidumbre de los inversores ante el agravamiento de la crisis griega. La Bolsa española es la que más se resiente entre las europeas y, al cierrre de la sesión del lunes, el índice Ibex 35 ha caido un 2,02% y ha perdido el nivel de los 10.400 puntos (10.396,3).

El sector bancario ha sido el más castigado, ya que todos los valores han cedido más de un 2%: el BBVA, un 2,83%; Bankinter, un 2,68%,  y el Sabadell, un 2,61%. También el Santander (-2,56%) y el Popular (-2,33%) han acabado con fuertes retrocesos.

En el resto de las bolsas del continente, también han terminado con caídas: el Cac de París ha perdido un 1,25%, el Dax de Fráncfort cedía un 1,11% y el FTSE 100 de Londres se dejaba un 0,57%. Por su parte, la Bolsa de Atenas ha terminado la jornada con un recorte de un 2,17%.

Por su parte, el euro volvía a depreciarse frente al dólar después de su fuerte desplome del final de la semana pasada. Al cierre de los mercados europeos, se cambiaba a 1,4266 dólares. El cambio oficial que fija a diario el Banco Central Europeo (BCE) se ha marcado en 1,4397 dólares.

Noticias

anterior siguiente