Enlaces accesibilidad

CiU se lanza a la conquista de Barcelona, la joya municipal de los socialistas durante 32 años

Enlaces relacionados

Por

Tras recuperar la Generalitat en las pasadas elecciones de noviembre, CiU se lanza ahora con Xavier Trias a la cabeza a la conquista de Barcelona, el feudo municipal de los socialistas. Una ciudad que desde los primeros comicios municipales de 1979, tras la muerte de Franco, solo ha tenido alcaldes del PSC. Una plaza simbólica, en definitiva.

Las encuestas vaticinan una pérdida del poder municipal del PSOE en las elecciones del 22 de mayo con la caída de Ayuntamientos importantes. La última, publicada por el El Mundo el pasado 27 de abril, pronostica que dejarán de gobernar en Barcelona después de 32 años ininterrumpidos de alcaldes socialistas en coalición con otros partidos de izquierdas.

En juego están los 41 concejales del Ayuntamiento de Barcelona que actualmente se reparten de la siguiente manera: 14 del PSC, 12 de CiU , 7 del PP, 3 de ICV-EA y 2 de ERC.

Los sondeos apuntan a que Jordi Hereu, alcalde desde septiembre de 2006, será sustituido tras el 22-M por Xavier Trias, el candidato de CiU, que conseguirá entre 15-16 concejales, cuatro más que el PSC que se quedará con 12.

Es la tercera vez que Trias intentará ser el alcalde de Barcelona. Las urnas decidirán si, como en el caso del actual presidente de la Generalitat, Artur Mas, a la tercera va la vencida.

Hereu gobierna actualmente en coalición con ICV después de que ERC decidiera no continuar en formado parte del equipo municipal como en anteriores mandatos por diferencias programáticas.

Sin embargo, tras las próximas elecciones no podría gobernar ni sumando los 3 concejales que le da la encuesta de El Mundo a Ricard Gomá, de ICV; ni los 2 que obtendría Jordi Portabella (ERC), que se presenta con Joan Laporta como número dos en una coalición, Unitat per Barcelona, junto a Reagrupament y Democracia Catalana.

A pesar de no conseguir la mayoría absoluta, que está en 21 concejales, a CiU le podría servir el apoyo el PP de Alberto Fernández, que obtendrá entre 8 y 9 concejales, para lograr la gobernabilidad en el Ayuntamiento aunque no sea con un pacto estable.

Unos 56.000 votos menos en las autonómicas

Aunque el comportamiento en las elecciones municipales es diferente que el de las autonómicas, en la última cita electoral del pasado 28 de noviembre el PSC registró una importante caída de votos en Barcelona.

Si en las municipales de 2007 el PSC consiguió más de 182.000 votos (cerca de un 30% de los sufragios), en las autonómicas se quedó en 126.000, apenas un 18%. CiU pasó, sin embargo, de unos 155.000 (25%) a cerca de 257.000 (36%).

Fueron estos resultados y las encuestas internas las que hicieron al PSC cuestionar a Jordi Hereu como candidato y respaldar la candidatura de la exconsellera de Justicia Montserrat Tura en las elecciones primarias que se celebraron el pasado 19 de febrero.

Hereu gana las primarias a Tura 'contra' el PSC

Tura se presentó asegurando que la ciudad de Barcelona había perdido "entusiasmo" con su actual alcalde socialista, pero perdió el pulso.

Hereu consiguió imponerse a la candidata respaldada por la dirección del partido al ganar las primarias con el 59,5% de los votos. Nada más ganar, un eufórico alcalde afirmó que era "el primer gran paso para continuar el proyecto de Barcelona y construir la Barcelona de todos".

La gestión de estos últimos años de mandato de Hereu ha estado marcada por fracasos como su empeño de someter a consulta la remodelación de la avenida Diagonal y por escándalos como la presunta trama de corrupción de Ciutat Vella.

La presunta trama de corrupción de Ciutat Vella

Según las investigaciones, la red de sobornos a funcionarios cobraba presuntamente comisiones para agilizar licencias de distintas actividades en este distrito del centro de Barcelona.

El Juzgado de Instrucción número 33 se ha encargado de la investigación judicial de la trama de licencias, por la que están imputados el ingeniero Joaquim Quílez, el funcionario Heliodoro Lozano, que había sido jefe de servicios técnicos de Ciutat Vella, y la funcionaria Elena Ariza, que ocupó diversos cargos técnicos en Ciutat Vella, informa Europa Press.

El actual mandato se cierra sin que se haya convocado la comisión municipal de investigación.

Noticias

anterior siguiente