Enlaces accesibilidad

La OCDE estima que el G-7 crecerá más, al 3% en el primer semestre, salvo Japón

  • Los países desarrollados mejoran las previsiones anteriores
  • Apunta riesgos a la recuperación, como la crisis de Japón y el alza del petróleo

Por

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) mejora sus previsiones de crecimiento en la primera mitad de 2011 en los países del G-7 excepto en Japón, por la incertidumbre del impacto del terremoto de marzo.

Excluyendo Japón, el grupo de los siete países más ricos del mundo (Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y Canadá) va a crecer a un ritmo anual en torno al 3% en el primer semestre (3,2% en el primer trimestre y 2,9% en el segundo), según el informe interino de Perspectivas de la OCDE publicado este martes.

Los autores del estudio -que consideran "imposible" hacer proyecciones para Japón- señalan que su Producto Interior Bruto (PIB) podría verse recortado entre 0,2 y 0,6 puntos porcentuales en el primer trimestre, y entre 0,5 y 1,4 puntos en el segundo.

Recuperación "auto-sostenida"

Tras recordar que las autoridades niponas han avanzado que el coste total de la catástrofe podría suponer una reducción de entre 3,3 y 5,2 puntos de PIB, la OCDE indica que los esfuerzos de reconstrucción podrían empezar a compensar los efectos negativos a partir del tercer trimestre.

Al margen de esta situación excepcional, constatan que en los países desarrollados "parece que la recuperación se está volviendo auto-sostenida".

En cifras, eso se traduce en que el crecimiento de la primera economía mundial, la de Estados Unidos, ha podido ser del 3,1% en el primer trimestre e, incluso, se va a acelerar hasta un 3,4% en el segundo. Eso supone una mejora frente al 2,1% y al 2,5% que la OCDE auguraba para esos períodos en su último informe de Perspectivas del pasado mes de noviembre.

De acuerdo con las últimas previsiones, en Alemania, el tirón del PIB del 3,7% en términos interanuales registrado en el primer trimestre va a estar seguido por un alza del 2,3% en el segundo.

Mientras, en Francia, se esperan avances de un 3,4% y un 2,8% para ambos trimestres; en Italia, de un 1,1% y un 1,3%; en Reino Unido, de un 3% y un 1%, y en Canadá alcanzarán un 5,2% y un 3,8%.

La subida de tipos no afectará al crecimiento de la eurozona

Respecto a la posible subida de los tipos de interés en la zona euro por parte del Banco Central Europeo (BCE) no tendría un impacto significativo sobre el crecimiento de ese área, según el economista jefe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Pier Carlo Padoan, quien advirtie de que los riesgos de perder el control sobre los precios son mucho mayores que los derivados de una política monetaria menos acomodaticia.

"Si los precios escapan fuera de control, el impacto será grande", ha dicho Padoan durante la rueda de prensa de presentación de la actualización de perspectivas de la OCDE.

Sin embargo, el economista jefe de ese organismo considera que una subida de tipos del BCE sí  "tendría un impacto negativo transitorio sobre la demanda".

Riesgos: crisis japonesa y precios del petróleo

Los responsables de este estudio interino -que no avanzaron datos para el resto de los países miembros- aseguran que otros riesgos podrían variar estas nuevas proyecciones, entre los que destacan el impacto de la catástrofe japonesa, pero también la inestabilidad en Oriente Medio y en el norte de África.

Esa inestabilidad, a su juicio, podría incrementar todavía más los precios del petróleo y minar la actividad económica a medio plazo.

Otras fuentes de preocupación son "los riesgos de la deuda soberana en la periferia de la zona euro", así como "las señales de debilidad persistente del mercado de la vivienda en varios países" -en ninguno de ambos casos se citan nombres-, con las implicaciones que eso acarrea al sistema financiero por la exposición de los bancos.

El informe también apunta situaciones que pueden ocurrir y cuyas consecuencias serían positivas para la recuperación. En ese apartado, la OCDE incluye que "la balanza contable de las empresas no financieras parece muy sana" y que, desde hace unos meses, los mercados laborales se están comportando mejor de lo esperado, lo que podría redundar en un mayor consumo.

En resumen, el organismo internacional declara que en la mayoría de los países la situación "aparece más sólida que en las precedentes proyecciones aunque, al menos en Europa, eso se ha visto ocultado por el impacto negativo de las severas condiciones climáticas en el final del cuarto trimestre del pasado año".

Noticias

anterior siguiente