Enlaces accesibilidad

Los aliados buscarán en Londres la dirección política para la operación en una Libia sin Gadafi

  • Asistirán el secretario general de la ONU y el presidente de la Unión Africana
  • Italia, Alemania y Turquía buscan la promoción del diálogo
  • Analizarán los avances de la resolución de la ONU
  • Gadafi pide el fin de la "agresión salvaje" sobre Libia

Por

La reunión de este martes en Londres, cuando faltan 48 horas para que la OTAN asuma el mando total de la misión, tiene un claro objetivo: dar paso a una "dirección política" en las operaciones militares en el país y, con todo, dejar claro que esta operación no es igual que la de Irak.

Pero además, deberán analizar de qué manera podrían ayudar mejor a la salida del poder del coronel Muamar Gadafi y a la apertura de un proceso de diálogo nacional que desemboque en elecciones libres.

Pero el grupo de contacto que se va a reunir, formado por miembros de la coalición internacional que operan en Libia y los "amigos" de la misma, deberá superar de nuevo sus diferencias y, de forma unida, establecer cómo actuar en el país. Una vez superadas la reticencias de Francia a asumir el mando operativo, falta por ver cómo coordinar las diversas posturas que, de la mano de Alemania, Italia y Turquía, pasan por la promoción del diálogo.

Durante la madrugada de este martes, horas antes de que se produzca la reunión, el presidente de EE.UU. ha informado en un mensaje televisado a la nación, que EE.UU. transferirá el mando de la misión a la OTAN este miércoles.

Los pasos políticos

La víspera, el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro del Reino Unido, David Cameron, han instado a los partidarios de Gadafi a que "le abandonen antes de que sea demasiado tarde", al tiempo que han llamado a abrir un proceso de transición en el país en torno al Consejo Nacional de Transición que culmine en "elecciones libres".

Además, Sarkozy y Cameron han celebrado una videoconferencia con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama y la canciller alemana, Angela Merkel, de alrededor de 40 minutos, en la que han analizado los pasos a tratar en la reunión del martes.

El encuentro arrancará a las 13.00 hora española en Lancaster House con una reunión limitada a los países de la coalición para discutir las operaciones militares que presidirá el ministro británico de Exteriores, William Hague y a la que asistirá su colega española, Trinidad Jiménez.

La conferencia sobre Libia empezará a las 15.00 horas con el objetivo de acordar una solución política a largo plazo para el país una vez que se alcance un alto el fuego y que debe pasar en todo caso por la renuncia de Gadafi al poder.

Con todo, el objetivo de la reunión de Londres es "garantizar la dirección política de las operaciones", según ha manifestado el ministerio francés.

La declaración de las autoridades francesas recupera la del ministro Alain Juppé la semana pasada en París, quien dijo que la operación de aplicación de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad, el 11 de marzo, está "bajo el mandato de las Naciones Unidas", en lo que es un claro clamor de que el conflicto libio no sigue los pasos de Irak.

De hecho, un portavoz de Exteriores en París ha recordado que el ministro ha asegurado que la OTAN y la Unión Europea (UE) serían el "brazo secular" al mismo tiempo de esa operación que, posteriormente, asignó a la alianza atlántica la "dirección operativa" del dispositivo de aplicación de la resolución 1973.

Francia insiste en que "para los estados que no participan en la intervención militar, existe por lo tanto un grupo de contacto destinado precisamente a garantizar la dirección política de las operaciones, que tendrá su primera reunión en Londres, el 29 de marzo, al nivel de los ministros de Asuntos Exteriores".

Esa reunión, "asociará a los países miembros de la coalición, y principalmente a Catar y a los Emiratos Árabes Unidos, pero también a los amigos de la coalición como, así lo esperamos, el Consejo Nacional de Transición, al que se ha invitado", agrega el portavoz.

La Unión Africana desempeña también "un papel importante en la crisis libia", según el ministerio galo de Exteriores, que ha declarado que el "reto" de la reunión de Londres es "garantizar la dirección política de las operaciones militares y preparar el futuro y la transición, que deseamos rápida".

"De lo que se trata ahora es de pasar a una fase política para permitir, cuando llegue el momento, que los libios decidan sobre su sistema político y elijan ellos mismos a sus gobernantes", agrega la fuente diplomática.

Los asistentes y las posturas

Fruto de esa búsqueda de consenso, a la reunión asistirán un amplio abanico de delegaciones diplomáticas. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon; el presidente de la comisión de la Unión Africana (UA), Jean Ping, la Liga Arabe, representada por su jefe de gabinete, Hesham Yusef, y ministros de más de 35 países han confirmado su asistencia a la conferencia sobre Libia, según ha informado el departamento británico de Exteriores.

Se trata de que todos muestren su postura y analicen la situación, según este mismo ministerio. "Seguimos colaborando estrechamente con figuras claves de la oposición libia, incluido el Consejo Nacional de Transición", a las que el Gobierno británico califica de "socios políticos legítimos".

"El Reino Unido continúa apelando a un alto el fuego inmediato y al fin de la violencia contra civiles libios. Juzgaremos al régimen libio por sus acciones y no por sus palabras. Tendremos en cuenta las acciones de Gadafi y seguiremos apoyando al pueblo libio", concluye la nota

"El mundo se ha expresado con claridad sobre la situación en Libia", indica la nota, que recuerda tanto la condena de las acciones del coronel Muamar el Gadafi por el Consejo de Seguridad de la ONU como los llamamientos a actuar por parte de la Liga Árabe, la Organización de la Conferencia Islámica y la UA.

La víspera de la reunión, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, cuyo país es miembro de la OTAN, muestra en una entrevista periodística su disposición a mediar en un eventual alto al fuego en Libia para evitar "un segundo Irak" o un "un nuevo Afganistán".

En declaraciones al diario británico The Guardian, Erdogan advierte de que un conflicto prolongado podría tener consecuencias desastrosas tanto para Libia como para los países de la OTAN.

Gadafi pide que cese la "agresión salvaje"

Gadafi también ha querido estar presente en la conferencia de Londres.  El líder libio ha difundido una carta en la que pide a  la coalición internacional que cese su "agresión salvaje" contra Libia y ha insistido en que su país no tiene ningún problema interno y que todo lo que ocurre es "una lucha contra Al Qaeda".

En la misiva, difundida por la agencia oficial libia Jana, Gadafi ha acusado a la coalición internacional de la "exterminación" del pueblo libio y ha comparado la intervención militar con "la invasión de Europa por Hitler y el bombardeo del Reino Unido". También ha denunciado que la operación se lleva a cabo "al margen de la carta de las Naciones Unidas".

"No hay ningún motivo interno que haya generado en Libia ninguna crisis, el poder está en las manos de los libios, el petróleo es propiedad del pueblo y las armas también. No hay poder", ha insistido, para asegurar a renglón seguido que no existe un ejemplo en el mundo similar de la democracia libia "aparte de Atenas".

Gadafi afirma que su régimen acepta toda decisión que emane de la Unión Africana (UA) y del comité de esta organización puesto en marca en relación con la crisis libia. Asimismo, recuerda que su país abandonó el programa nuclear, se unió a la alianza internacional contra el terrorismo, frenó la emigración ilegal hacia Europa y desempeño un "papel importante" en el mantenimiento de la paz en África

Noticias

anterior siguiente