Enlaces accesibilidad

La radiación en el agua que contaminó a los trabajadores era 10.000 veces superior a lo normal

Por
Cuestionan las medidas de seguridad en las que trabajan los operarios de Fukushima

Los trabajos en la central de Fukushima se complican. El agua del reactor 3, donde trabajaban los operarios que tuvieron que ser hospitalizados, presentaba niveles de radiactividad 10.000 veces superior a los valores normales, lo que obligaba a evacuar temporalmente las inmediaciones de esa unidad. Además, la alta radiactividad también está dificultando los trabajos en otras zonas de la central.

A primera hora de la mañana, imágenes de la cadena de televisión NHK muestran cómo salía humo de los reactores 1, 3, y 4, cuya temperatura se intenta controlar desde el seísmo que hace dos semananas asoló el noreste del país.

Se trata del segundo día consecutivo que los reactores de Fukushima amanecen humeantes, ya que este jueves se podían ver columnas de humo blanco sobre los reactores 1, 2, 3 y 4.

Tepco, la empresa que gestiona la central, ha detallado este viernes que el agua en la unidad 3 alcanzó un nivel de radiación 10.000 veces superior al normal, con una concentración de 3,9 millones de becquerel de material radiactivo por centímetro cúbico; lo que podría deberse a daños en las barras de combustible que están en el reactor o en la piscina de almacenamiento de la unidad, según los expertos consultados por la NHK.

Esta situación obligaba a evacuar temporalmente las inmediaciones de esa unidad, y el ministro nipón de Economía, Comercio e Industria ha hablado de "fallos de seguridad".

Por otro lado, la alta radiactividad también dificulta los trabajos en otras zonas de la planta, según ha reconocido la Agencia para la Seguridad Nuclear de Japón, informa Efe.

Seis prefecturas afectadas por radiactividad en el agua

La radiactividad en el agua supera los límites legales para su consumo entre menores en las prefecturas de Tokio, Fukushima, Ibaraki, Chiba, Saitama y Tochigi, según informa la televisión estatal japonesa.

La presencia de yodo radiactivo en 18 plantas potabilizadoras de estas prefecturas excede los 100 becquerelios, por debajo de los cuales su consumo es apto para menores, informa Europa Press.

Sin embargo, no supera los 300 becquerelios, el límite establecido para su ingesta en adultos. Esta sustancia no está presente de forma natural en el agua, por lo que los expertos nucleares sospechan que el viento la ha transportado desde la central de Fukushima.

Ya el miércoles las autoridades de Tokio aconsejaban que los niños no bebieran agua del grifo tras haber hallado niveles de yodio radiactivo superiores al límite aconsejable para el consumo en el caso de menores, aunque el jueves la radiactividad en el agua volvía a situarse en niveles aptos para el consumo.

Pero el yodo radiactivo no es la única sustancia peligrosa para la salud, de la cual se han encontrado niveles superiores a lo normal en las últimas horas.

Una hoja de un vegetal producido en el barrio Edogawa de Tokio, se ha encontrado contaminada de cesio radiactivo. Hasta ahora el Gobierno solo había dicho que no se consumiera nada de verdura o leche procedente de Fukushima, pero no de la capital.

La cifra de muertos supera los 10.000

El último balance oficial de víctimas habla ya de 10.019 muertos y 17.541 desaparecidos por el terremoto y posterior seísmo del pasado 11 de marzo. Además, el constante incremento del número de cadáveres recuperados dificulta las tareas de identificación.  

Por su parte, el ministro de Economía japonés ha anunciado este viernes que su gobierno pedirá al Parlamento que inicie un debate para elaborar un presupuesto de emergencia antes de abril.

Noticias

anterior siguiente