La radiación no se ve ni se huele pero sus efectos duran años

  • Así lo asegura Eduard Rodríguez-Farré, radiobiólogo del CSIC
  • La radiación daña la salud y el medioambiente durante años
  • Los contaminantes más peligrosos son el yodo, el estroncio y el cesio
EFE - MADRID 

La radiación "ni se ve ni se huele, pero sus efectos son a largo plazo y dañarán la salud y el medio ambiente durante años", así describe las consecuencias del accidente nuclear ocurrido en una central japonesa, Eduard Rodríguez-Farré, radiobiólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Rodríguez-Farré, del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona, ha asegurado que colegas científicos ya han medido contaminantes como el yodo (radiactivo) o el cesio en la radiación liberada en Fukushima, donde ya se ha producido la fusión parcial de dos de sus reactores ante la falta de refrigeración provocada por el terremoto y maremoto que han azotado el país.

"En el núcleo de un reactor nuclear existen más de 60 contaminantes radiactivos a partir de la fisión del uranio, unos de vida muy larga y otros de vida muy corta, pero casi todos tienen una gran afinidad con nuestro organismo y se acumulan en él, ya que son parecidos a nuestros elementos biológicos", explica el científico.

Rodríguez-Farré, uno de los mayores expertos internacionales en radiaciones nucleares y autor de estudios sobre las consecuencias de la catástrofe nuclear de Chernóbil, afirma que de entre esos 60 contaminantes, los que tendrían mayores consecuencias para la salud humana serían el yodo, el estroncio 90 y el cesio (C-137).

Mutaciones en los genes

"El yodo afecta inmediatamente y deja mutaciones en los genes, a partir de las cuales se puede desarrollar luego el cáncer de tiroides", sostiene el toxicólogo, quien recuerda que el accidente de Chernóbil multiplicó por diez los casos de cáncer de tiroides en Centroeuropa.

Por su parte, "el estroncio se acumula en los huesos un mínimo de 30 años, como si fuera calcio, y durante años continúa irradiando el organismo; mientras que el cesio queda depositado en los músculos".

Ambos contaminantes "aumentan el riesgo de todo tipo de cánceres, especialmente de huesos, músculos y tumores cerebrales, disminuyen la inmunidad del organismo y aumentan la capacidad de sufrir otras patologías".

Además, "la radiación altera la reproducción", ha recordado este médico, miembro del Comité Científico de "Nuevos riesgos para la salud" de la Unión Europea, y "afecta más a las mujeres que a los hombres".

La explicación estriba en que "los espermatozoides se regeneran totalmente cada 90 días y un espermatozoide alterado desaparece en ese periodo, pero los óvulos están en los ovarios toda la vida, y si un óvulo alterado por la radiación es fecundado posteriormente, habrá malformaciones en el feto, aunque sea años después".

Consecuencias en el medio ambiente

Las consecuencias para el medio ambiente no son menores: "A largo plazo la contaminación nuclear se deposita en el suelo y en el mar, y se incorpora a la cadena trófica, de los peces, que son la base de la dieta en Japón, del resto de animales, de las plantas, la fruta, las verduras...".

Este proceso, argumenta el científico, "se va bioacumulando, es decir, va pasando de un ser vivo a otro y va empeorando", y un ejemplo de ello es el de los "miles de renos que hubo que sacrificar en el Ártico tras Chernóbil, porque estaban absolutamente contaminados a través de los líquenes que habían comido".

Respecto a las medidas a tomar para prevenirse de la contaminación radiactiva, Rodríguez-Farré señala que el contacto con la piel se puede eliminar lavándose con el mismo celo que tiene un cirujano cuando entra a un quirófano: limpiando y cepillando el cuerpo, el pelo y las uñas con detergente; y desechando la ropa.

Más complicado es luchar contra la principal vía de contacto con los contaminantes: "la inhalación", ante la cuál prácticamente sólo son efectivas pastillas de yodo como las que las autoridades japonesas están repartiendo a la población.

"El tiroides cuando está repleto de yodo, elimina el que le sobra, así que si tú saturas de yodo normal el tiroides -con las citadas pastillas-, ayudas a que si inhalas yodo radiactivo lo elimines rápidamente", aclara.

­­­­

TVE

'El asesinato de
Carrero Blanco'

Vuelve a ver la miniserie dirigida por Miguel Bardem que reconstruye todos los detalles que rodearon el atentado.

­­­­

RNE

Logotipo de Radio NacionalEl músico Miguel Ríos

Miguel Ríos ofrece un concierto único

Lo recaudado en Miguel Ríos, acústico y solidario, irá a beneficio de la campaña de RNE 'Un juguete, una ilusión'.

­ ­ ­ ­

Protestas en Hong Kong

Programas para todos los públicos

La protesta se extiende a nuevas zonas en el día de la fiesta nacional en China

Estudiantes han abucheado el himno nacional en el izado de la bandera. La Policía se mantiene de momento al margen.

­ ­ ­ ­

Suspensión de la ley de consultas y del 9-N

Programas para todos los públicos

Miles de personas se concentran ante los ayuntamientos catalanes contra la suspensión de la consulta

CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP respaldan las protestas convocadas por la ANC. El Constitucional suspendió la consulta.

­ ­ ­ ­
Programas para todos los públicos

Mala jornada para Barça y Athletic

El Barça cae en el Parque de los Príncipes ante el PSG por 3-2 en un mal partido defensivo de los de Luis Enrique, mientras que el Athletic ha agudizado su crisis de juego con su derrota en casa del BATE Borisov.

­ ­ ­ ­

Presupuestos Generales del Estado 2015

Programas para todos los públicos

Las políticas de gasto social suponen más de la mitad del presupuesto, según el Gobierno

El presupuesto destinado a prestaciones por desempleo baja un 15%. Sube el gasto dedicado a pensiones y se congela el de dependencia. La dotación de la política de vivienda cae un 26,5%.

­ ­ ­ ­
José Ramón Sánchez

José Ramón Sánchez Premio Nacional de Ilustración 2014

El jurado destaca su trayectoria y su influencia en varias generaciones de ilustradores

­ ­ ­ ­
Elefantes africanos.

La fauna del planeta es la mitad de lo que era hace 40 años

La caza y la pesca han producido degradación y explotación de hábitats, y las especies más amenazadas fueron las de agua dulce. Es un cálculo de WWF según el Índice Planeta Vivo.

Espacio reservado para promoción
cid:46070