Enlaces accesibilidad

La Liga Árabe abre la puerta a una zona de exclusión aérea ante los 'injustificables' ataques

  • Clinton asegura que "aún queda mucho" para tomar una decisión
  • La diplomacia europea, dividida sobre cómo gestionar la crisis

Ver también: Especial revueltas en el mundo árabe

Por

La Liga Árabe ha manifestado este miércoles que podría apoyar el establecimiento de una zona de exclusión aérea en Libia, sin dejar, eso sí, de oponerse a una intervención militar en el país.

Por su parte, la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, ha asegurado que aún "falta mucho" para declarar una zona de restricción aérea sobre Libia.

Una decisión enfrentada

De hecho, la problemática de esta decisión pasa por cómo se debería llevar cabo. Estados Unidos ha manifestado, a través del Pentágono, que establecerla implicaría una "acción militar", algo que la Liga Árabe rechaza y que, países como Francia, aseguran que no consentirán que se lleve a cabo sin que la ONU de luz verde a hacerlo.

Por su parte, el viceprimer ministro británico, Nick Clegg, ha afirmado este miércoles en Bruselas que su país se está preparando ante la posibilidad de imponer una zona de exclusión aérea sobre el país.

"En acontecimientos que evolucionan muy rápido como este hay que planear y tratar de anticiparse, estudiar cualquier posible medida. Y eso es lo que hemos hecho y lo que habrán hecho la mayoría de gobiernos, incluido el asunto de la zona de exclusión", ha justificado.

Clegg ha dejado claro, eso sí, que su país nunca emprenderá un movimiento de este tipo en solitario y también ha recordado que antes de una acción como esa hay que resolver asuntos legales y técnicos.

Las fuentes diplomáticas de la OTAN han reiterado que la organización no se plantea poner en marcha una zona de exclusión aérea sobre Libia sin una decisión previa de Naciones Unidas.

El viernes pasado, Rasmussen había señalado al término de una reunión de urgencia de embajadores que la OTAN estaría lista para "cualquier eventualidad" en esta crisis.

En esta misma línea se ha manifestado el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha subrayado este miércoles que España y todos los países europeos deben respetar la Carta de Naciones Unidas ante posibles intervenciones militares en países soberanos y ha recordado que esa decisión compete al Consejo de Seguridad.

Por ello, Zapatero se ha remitido sin dudar a Naciones Unidas cuando un periodista tunecino le ha preguntado sobre la postura de Madrid ante una eventual intervención militar en Libia en la rueda de prensa que ha ofrecido en la residencia del embajador española, tras reunirse con el gobierno de transición de Túnez.

Opciones para Gadafi

Pero lo que también preocupa es qué pasaría con Gadafi. Por ello, los ministros de Exteriores árabes, estudian la posibilidad de enviar una delegación egipcio-argelina a Trípoli para abrir un diálogo con el líder libio, Muamar el Gadafi, y hallar "una salida segura" para él y su familia.

Además, la Liga Árabe ha decidido mantener en suspenso la participación de Libia en esa organización y ha calificado como "inaceptable e injustificable" la violencia desatada contra la población civil de ese país.

Fuentes diplomáticas árabes habían comunicado que los ministros aún no han tomado una decisión sobre esa propuesta para encontrar "una salida segura" para Gadafi, que garantice la integridad del pueblo libio y del dirigente y su familia.

Las fuentes no especificaron si esa iniciativa se refiere a que Gadafi abandone el poder o el país. Sin embargo, según las fuentes, existen temores entre los ministros de que la propuesta conceda a Gadafi una legitimidad árabe que se contrapone a la resolución del Consejo de la Liga Árabe del pasado día 22 de prohibir a Libia la participación en sus reuniones.

Noticias

anterior siguiente