Enlaces accesibilidad

El Gobierno reduce a 110km/h la velocidad máxima y baja los billetes de tren para ahorrar petróleo

  • Ambas medidas entrarán en vigor a partir del lunes 7 de marzo
  • Serán transitorias, con el fin de ahorrar en la factura energética
  • Rubalcaba justifica su adopción por las revueltas en los países árabes
  • Fomento gastará 250.000 en la señalización de la nueva norma

Por
El Gobierno reduce a 110km/h la velocidad máxima y baja los billetes de tren para ahorrar petróleo

Las revueltas del mundo árabe y su impacto sobre el precio del petróleo han obligado al Gobierno a adoptar medidas extraordinarias para reducir el gasto energético en España: el Consejo de Ministros ha aprobado reducir de 120 a 110 kilómetros por hora la velocidad máxima en autovías y autopistas, así como abaratar un 5% los billetes y abonos de los trenes de media distancia y de cercanías.

Ambas medidas son de carácter transitorio y serán de aplicación a partir del lunes 7 de marzo, ya que su aprobación formal se producirá en el Consejo de Ministros del próximo viernes, sin que, según ha señalado el vicepresidente, Alfredo Pérez Rubalcaba, en la rueda de prensa, se haya fijado la duración de su aplicación.

"El objetivo es disminuir el crecimiento de la factura energética" ha señalado Rubalcaba, asegurando que no se contemplan problemas en el suministro, pese a la inestabilidad política que sufren Libia -que aporta el 13% del petróleo que consume España- o Egipto -de donde se importa un 6% del gas-, aunque sí ha admitido que repercutirá de forma significativa en el precio.

En concreto, el vicepresidente ha señalado que cada subida de 10 euros en el precio del barril de crudo, como la que se ha registrado en las dos últimas semanas, eleva en 6.000 millones de euros al año (casi 500 millones al mes) la factura energética de un país "muy dependiente del petróleo".

El Ministerio de Fomento ya ha comenzado a señalizar el nuevo límite de velocidad. Según han asegurado a RTVE.es fuentes del ministerio, se colocarán pegatinas en las señales ya fijadas debido a la temporalidad de la medida. El coste será de 250.000 euros.

Para Fomento, el coste de esta medidas es "irrisorio" en comparación con el potencial beneficio que se obtendrá del ahorro de energía, que el Gobierno estima en un 15 % en el caso de la gasolina y en un 11 % para el gasóleo.

Más transporte público y biodiésel

Rubalcaba ha detallado que la primera de las medidas extraordinarias adoptadas, la reducción de la velocidad máxima en todas las autovías y autopistas, implicará cambiar las señales de tráfico y afectará a las multas, pero no al carné por puntos, ya que "no tiene que ver directamente con la seguridad vial".

Según el vicepresidente, con esta medida se puede ahorrar un 11% en el consumo de gasóleo y un 15% el de gasolina, aunque "vamos a ir un poco más despacio".

En cuanto a la reducción de las tarifas de Renfe, el objetivo es "fomentar el uso del transporte público y así ahorrar gasolina", pese a que no afectará los trenes de larga distancia ni a la alta velocidad.

Según Renfe, por cada tren de cercanías lleno (con un millar de personas) se evitan tres kilómetros de atascos en ciudades como Madrid o Barcelona. En este sentido, Rubalcaba ha avanzado que se pondrán en marcha campañas de sensibilización para incentivar el uso del los transportes públicos.

Control de los precios

Por otro lado, se elevará del 5,8% al 7% el porcentaje de biodiésel -carburante obtenido a partir de aceites y grasas naturales- que se incorpora en los combustibles que se distribuyen en España, para reducir también el gasto en crudo, al disminuir su presencia en el refino; esta medida es la única no transitoria, sino permanente.

Las tres medidas se complementarán con las que se adopten en colaboración con el resto de las administraciones públicas, que el ministro de Industria, Miguel Sebastián, va a negociar a lo largo de la próxima semana para aprobarlas en el siguiente Consejo de Ministros.

"Estamos seguros de contar con la máxima colaboración", ha comentado Rubalcaba, indicando que afectan a aspectos como la iluminación de edificios públicos.

El vicepresidente también ha advertido que se llevará a cabo un seguimiento de los precios y de los márgenes de distribución de los carburantes "para garantizar que se cumplen estrictamente las normas de competencia" y que se creará un grupo de trabajo con empresas y grandes distribuidores para seguir la evolución de los mercados energéticos.

Noticias

anterior siguiente