Enlaces accesibilidad

La ONU habla de "crímenes de guerra" en Libia mientras se reanudan los bombardeos

  • La comisionada de Derechos Humanos pide una investigación independiente
  • Naciones Unidas maneja una cifra de fallecidos cercana a los 250
  • Los bombardeos se reanudan en algunos barrios de Trípoli, según Al Yazira

Por

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, ha alertado de que los ataques denunciados contra manifestantes en Libia con francotiradores, aviones militares y munición real pueden ser crímenes contra la humanidad y ha pedido una investigación internacional sobre los hechos.

"Los ataques sistemáticos y extendidos contra la población civil podrían equivaler a crímenes contra la humanidad", ha declarado en un comunicado Pillay, exjuez de crímenes de guerra en Naciones Unidas, que ha pedido una interrupción inmediata de las "graves violaciones de derechos humanos cometidas por las autoridades libias".

"La insensibilidad con la que las autoridades libias y sus empleados armados están disparando ráfagas de proyectiles contra manifestantes pacíficos es inconcebible", ha denunciado Pillay.

"Estoy extremadamente alarmada porque mientras yo hablo se están perdiendo vidas", ha señalado en una declaración pública.

Más denuncias

Un representante de su organismo ha indicado que por el momento se maneja la cifra de unos 250 muertos en la revuelta popular en Libia, aunque organismos no gubernamentales afirman que el número de víctimas mortales supera los 400.

En la misma línea, el presidente de honor de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), Patrick Baudouin, ha considerado que la represión de las protestas por el régimen libio constituye un "crimen contra la humanidad" y ha pedido la intervención del Tribunal Penal Internacional (TPI).

Baudouin, en una entrevista a la emisora de radio France Info, ha señalado que la represión de las revueltas ha causado "un mínimo de entre 300 y 400 muertos", según las informaciones que recibe de sus enlaces, activistas de los derechos humanos.

También ha denunciado que el régimen del líder libio Muamar al Gadafi está utilizando "armas pesadas" contra la población y se está produciendo "un baño de sangre".

Más bombardeos

Sin embargo, estas palabras parecen haber caído en saco roto ya que la Fuerza Aérea libia ha seguido bombardeando este martes varios sectores de Trípoli como parte de una ofensiva contra las protestas que se están desarrollando en la capital libia en contra del régimen de Muamar el Gadafi, según ha informado la cadena qatarí de televisión Al Yazira.

En estas operaciones, según testigos citados por la cadena, han participado también mercenarios que, según Al Yazira, se han sumado a las fuerzas militares y de seguridad de Libia para reprimir las protestas.

La cadena ha denunciado que en el barrio de Tayura, en el este de Trípoli, todavía se veían cadáveres en las calles.

"Los aviones de guerra y los helicópteros están bombardeando indiscriminadamente un sector después de otro. Hay muchos muertos", ha declarado uno de los testigos citados por Al Yazira, Adel Mohamed Saleh.

También han sido vistos helicópteros militares transportando mercenarios en el barrio de Fashlu, según los testigos citados por Al Yazira.

El activista político Al Muntaser Zidan dijo a la cadena que el general del Ejército Abdel Rahman al Zaid ha sido detenido y la comunicación con él ha sido cortada.

Gadafi ha reaparecido brevemente esta madrugada en una extraña intervención de 22 segundos en la que se ha limitado a decirles a los "perros" medios de comunicación occidentales que no está en Venezuela, sino que sigue en Trípoli.

El Ejército egipcio en la frontera

Mientras tanto, la ciudad oriental de Bengasi, la segunda del país, sigue bajo control de los participantes en las manifestaciones contra el régimen, después de que los cuarteles fuesen abandonados por los soldados y muchos de ellos desertasen.

El aeropuerto de la localidad no podría ser utilizado debido a los destrozos provocados, según el ministro de Exteriores libio.

Los países vecinos también se han puesto en alerta. El Ejército egipcio ha intensificado en las últimas horas su presencia en la frontera con Libia.

El paso fronterizo de Al Salum está abierto las 24 horas para permitir el regreso de los egipcios a su país y el paso de quienes quieran abandonar Libia, ha declarado una fuente de la oficina de prensa del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas egipcias.

Además, el Ejército egipcio ha enviado a Libia dos aviones para trasladar a sus ciudadanos que se encuentran allí y ha instalado tiendas de campaña cerca de la frontera para acoger a quienes lleguen procedentes de este país vecino.

Noticias

anterior siguiente