Enlaces accesibilidad

La Caixa se transforma en Caixabank para cumplir las exigencias del Gobierno

  • La caja trasladará su actividad bancaria a Criteria para mejorar su solvencia
  • A cambio, Criteria cederá participaciones industriales a la entidad de ahorro
  • Se convierte en uno de los principales grupos bancarios de España

Por
La Caixa, cuarto grupo financiero español, estudia convertirse en un banco

Caixabank, el nuevo banco en el que se convertirá Criteria y que estará controlado por La Caixa, nacerá con un "core capital" estimado del 10,9 %, que le permitirá cumplir las nuevas exigencias del Gobierno, gracias a una emisión de hasta 1.500 millones de euros en bonos necesariamente convertibles en acciones. 

Criteria, apartir de ahora Caixabank,  estará controlada en un 81,1 % por la primera caja catalana. Según el acuerdo publicado este jueves, el 18,9 % restante quedará en manos de los actuales accionistas minoritarios de Criteria, que con este cambio se convierte en uno de los principales grupos bancarios de España y en el número 10 de la Eurozona.

En un hecho relevante enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, CNMV, la entidad financiera presidida por Isidro Fainé sostiene que asegurará la emisión de bonos que realizará Criteria, que se distribuirá a través de sus oficinas.

Intercambio de activos

La operación, que se espera que esté culminada en agosto de 2011, se instrumentará a través de un intercambio de activos, de manera que Criteria traspasará a La Caixa la mayoría de sus participaciones industriales, valoradas en 7.471 millones, y se quedará a cambio la plantilla de La Caixa y el negocio bancario de la entidad de ahorro, tal y como permite la nueva ley de cajas.

Además, para compensar a La Caixa por el mayor valor del negocio bancario traspasado, 9.480 millones, Criteria deberá dar a la entidad acciones por un importe de 2.009 millones de euros, que saldrán de una nueva ampliación de capital.

La Caixa seguirá sin cotizar en bolsa, a pesar de que Caixabank sí que lo hará, y los accionistas de Criteria deberán ratificar estos acuerdos en una junta extraordinaria que se celebrará el 12 de mayo.

Un "hito"

El presidente de La Caixa y de Criteria, Isidre Fainé, ha afirmado que la reorganización de La Caixa con la creación de CaixaBank como nuevo grupo bancario, es un "hito" en la historia centenaria de la entidad y ha defendido que es la opción que mejor se adapta a los  nuevos retos del entorno financiero internacional.

En un comunicado, Fainé ha reiterado que la reordenación del grupo es el mejor camino para fortalecer la entidad, CaixaBank arranca con  un 'core capital' del 10,9% y una liquidez de 20.600 millones de  euros, al tiempo que se mantiene su compromiso con la obra social y  se preserva íntegramente su personalidad como caja de ahorros.

El portavoz de Ciu en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, ha afirmado en RNE, que con la transformación en banco de La Caixa "se refuerza el poder bancario de Cataluña y se reforma una institución catalana muy importante desde principios del siglo pasado". Duran i Lleida ha elogiado la liquidez de la nueva entidad que se convierte "en la primera del mercado minorista español".

Reforzar la estructura

Esta operación tiene el objetivo de "reforzar la estructura de recursos propios" de Caixabank, de acuerdo con las nuevas exigencias de capital que anunció el lunes la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, con el fin de elevar la solvencia del sistema financiero español y de disipar la desconfianza de los mercados.

Para las entidades financieras cotizadas, el mínimo de "core capital" o capital básico exigido estará en el 8 %, un porcentaje que se podría elevar al 9 % o al 10 % en el caso de cajas que no coticen, que no tengan presencia de inversores privados o que capten en los mercados mayoristas más del 20% de sus activos.

El director general de La Caixa, Juan María Nin, ha  considerado que la reorganización representa una gran oportunidad  para el grupo La Caixa, que podrá mantener su configuración jurídica,  todos los negocios actuales, la obra social y los acuerdos con los  empleados.

"La nueva organización permitirá contar con vías de acceso a  capital para aprovechar oportunidades de crecimiento orgánico e  inorgánico que pueden producirse en los próximos años", ha asegurado  Nin. 

Caixabank, que nacerá con 5.409 oficinas y el menor ratio de morosidad entre los grandes grupos financieros españoles, el 3,71 %, habría obtenido un beneficio neto de 1.192 millones de euros en los nueve meses de 2010, según los cálculos hechos por el grupo.

Reorganización del grupo

Los consejos de administración de La Caixa y de su filial de participaciones industriales Criteria se han reunido este jueves para estudiar una reorganización del Grupo La Caixa, la segunda caja de ahorros de España, tras la fusión fría que lideran Caja Madrid y Bancaja, que supondrá la conversión de Criteria en un banco al que La Caixa trasladaría su negocio bancario.

En esa reorganización, la corporación industrial traspasará parte de su actividad a la entidad de ahorro, según ha anunciado Criteria Caixa Corp en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercardo de Valores, CNMV.

La CNMV suspendió esta mañana la cotización de Criteria en la Bolsa por "concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones sobre los citados valores". Pocos minutos antes, la CNMV advertía también sobre la suspensión cautelar en el mercado AIAF y de renta fija de La Caixa.

Según fuentes de La Caixa citadas por Servimedia, el consejo de administración se reúne para aprobar los resultados de la caja en 2010, que serán presentados este viernes, aunque en el sector en el sector se da por hecho que el órgano directivo de la entidad financiera está estudiando su conversión en banco, para mejorar su situación con el objetivo de cumplir con mayor facilidad los requisitos de solvencia planteados por el nuevo decreto que prepara el Gobierno.

Mejor adpatación a la normativa de solvencia

Esa nueva normativa exigirá entre un 9% y un 10% de core capital o capital propio de máxima calidad disponible a aquellas entidades que, en palabras de la vicepresidenta económica, Elana Salgado, "no cotizan, que no tienen participación significativa de capital privado y que presentan, además, una dependencia de los mercados de financiación mayorista superior al 20%", una definición que encaja con la de las cajas de ahorro, mientras que para los bancos esa exigencia sólo será del 8%.

Criteria es en este momento el holding de participaciones de La Caixa, que tiene sus principales participaciones industriales en Gas Natural Fenosa (35%) Telefónica (5%), Repsol (13%), Abertis (24,6%), Agbar (24%), BME (5%) y Port Aventura, entre otros. Mantiene además diversas participaciones internacionales en el banco austríaco Erste Bank (10%), el Bank of East Asia (BEA), de Hong Kong (15%), el portugués BPI (30%), el francés Boursorama (20%) y el mexicano GF Inbursa (20%), entre otras.

Este cambio en la segunda mayor caja de ahorros de España será determinante para lo que haga el conjunto del sector de entidades de ahorro. El volumen de activos de la primera caja catalana tras absorber Caixa Girona superaba los 270.000 millones de euros.

Mantener el compromiso social

Tras conocerse los detalles de la operación, el sindicato CC.OO. ha señalado que apoyará la bancarización de La Caixa siempre que mantenga su función social y las condiciones laborales de sus empleados.

CC.OO. ha supeditado su apoyo a la transformación de "La Caixa" a que mantenga su "compromiso social" a través de la actividad financiera, en ámbitos como el desarrollo económico del territorio, la apoyo al tejido empresarial y su repercusión en la creación de empleo, la lucha contra la exclusión social.

El sindicato también exige garantías de control por parte de los órganos de gobierno de La Caixa y que se asegure una mayoría amplia en el consejo de administración del Banco que garantice que La Caixa adopta "todas las decisiones estratégicas".

Por su parte, la responsable de la sección sindical de Cajas de la UGT, Cati Llibre, ha dicho que su sindicato "no ve bien" esta transformación de La Caixa en banco, ya que supondrá "la entrada de capital privado, que será el que participe de los beneficios", y no la Obra Social y la ciudadanía.

  

Noticias

anterior siguiente