Anterior Un tribunal libio condena a muerte a un hijo de Gadafi y otros ocho responsables de aquel régimen Siguiente Competencia impone la mayor multa de su historia, de 171 millones, a 21 fabricantes y distribuidores de automóviles Arriba
Subida de los precios de alimentos y materias primas

Las protestas en Túnez y Argelia reabren los fantasmas de la crisis alimentaria de 2008

  • La subida de precios amenaza a 30 países

  • El Organismo asegura que la situación actual "es muy tensa"

|

Naciones Unidas ha lanzado este martes un mensaje de alerta ante la nueva oleada de subida de los precios de los alimentos, algo que ha calificado de "muy peligroso" para unos ochenta países, entre los  que incluye los del Sahel, y ha recordado lo ocurrido en 2008 ante unas protestas similares.

"Hoy es el comienzo de una crisis alimentaria similar a la de 2008", ha asegurado durante una entrevista con el diario francés Les Echos el relator especial de la ONU sobre el Derecho a la Alimentación, Olivier de Schutter, refiriéndose a la explosión de los precios de los alimentos en el año 2008, que dieron lugar a disturbios en más de treinta países de todo el mundo.

Una situación "muy tensa"

"Estamos en una situación muy tensa", ha asegurado también a la agencia AFP Abdolreza Abbassian, economista responsable de supervisar el sector de los cereales con la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura.

Ante esta situación, aproximadamente ochenta países están experimentando escasez de alimentos, según la ONU. El mayor peligro reside en Burkina Faso, Malí, Mauritania, Níger, Senegal y Chad.

Mozambique, que tiene pocas reservas de divisas, también está debilitado por el aumento del precio de las materias primas agrícolas, así como algunos países de Asia Central, como Afganistán y Mongolia. Corea del Norte tampoco se salva.

Los precios de los productos agropecuarios han ido aumentando desde agosto, incluyendo los del maíz y el trigo, los dos principales cereales. El índice general de precios de los productos agrícolas (cereales, carne, azúcar, semillas oleaginosas, productos lácteos), medidos por la FAO durante 20 años, actualmente se encuentran en un máximo histórico.

Esta explosión de los precios es "muy peligroso" para los países en desarrollo, advierte el Sr. De Schutter, quien también alerta de que no ve "razones fundamentales que pudieran alterar esta tendencia durante los próximos seis meses".

Pese a todo, hay signos positivos

Sin embargo, pese a esta situación, las existencias mundiales se han repuesto entre 2008 y 2009. De hecho las reservas de trigo han pasado de 166,19 millones de toneladas en 2008/09 a 196,68 millones un año después, según el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA).

A pesar de que la sequía, los incendios en Rusia, las inundaciones en Australia, y, en definitiva, las condiciones climáticas han afectado gravemente a los cultivos, las existencias mundiales de trigo en 2010/11 seguirán aumentando y serán de 176. 720.000 toneladas.

Otro signo positivo: en Asia, el precio del arroz, el alimento básico, ha bajado hasta la mitad respecto a lo que costaba en 2007/2008, señala la FAO.

El aumento de los precios de los alimentos ahora se debe más al "pánico" en los mercados agrícolas que a un desequilibrio entre la oferta y la demanda.

"Cuando llega la información sobre los incendios en Rusia, una ola de calor en Ucrania, el exceso de lluvias en Canadá o en otros zonas, algunos operadores prefieren no vender inmediatamente, mientras que los compradores buscan comprar lo más posible", explica Olivier de Schutter.

Para evitar una nueva crisis alimentaria, este funcionario de la ONU pide el cumplimiento del compromiso establecido hace dos años. De los 20 mil millones de dólares prometidos en la G8 en L'Aquila (Italia) en abril de 2009, sólo el 20% se han desembolsado. "Es muy decepcionante", asegura Olivier de Schutter.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente