Enlaces accesibilidad

Juan Ignacio Cirac: Podemos pasar información de un sitio a otro sin pasar por enmedio

  • El experto en computación cuántica explica "la magia" de la física cuántica
  • La mecánica cuántica permitrá crear ordenadores más rápidos y pequeños

Por
En días como hoy - Juan Ignacio Cirac aboga por la inversión en Investigación y Desarrollo

Fenómenos como el que nos cuenta el titular de esta noticia se producen en el universo de la física cuantica, la física que nos explica el mundo microscópico de moleculas y atómos. Fenómenos extraordinarios que cuando el físico español Juan Ignacio Cirac (Manresa, 1965)  intentó descubrírselos a su abuela, ella, con sabiduría popular, le replicó "todo eso está muy bien pero no se lo cuentes a nadie"

Juan Ignacio Cirac, director de la División Teórica del Instituto Max Planck para la Optica Cuántica, en Garching, Alemania y Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica, en 2006, está convencido de que ese mundo de la mecánica cuántica que parece magia, comienza asustando a cualquiera pero fascinando después.

Para iniciarnos en él nos recomienda la revista estdounidense American Scientific, o su versión en español, Investigación y Ciencia que han publicado diversos números sobre la mecánica cuántica.

El ordenador de un sólo átomo

En una entrevista en RNE, ha explicado como las leyes tan especiales que rigen en la Naturaleza cuandos las cosas son tan pequeñas  ("una información desaparece y aparecer en otro lugar sin pasar por un sitio intermedio") tendrá beneficiós a no muy largo plazo en la computación cuántica. Y no sabemos si también se está refiriendo quizás a Wikileaks.

Las leyes de la mecánica cuántica permitirán construir ordenadores cuánticos, más rápidos, más pequeños. De hecho, como cuenta Cirac, cada 18 meses se reducen más los componentes de las computadoras. A este ritmo, no es extraño que se prevea conseguir en 2020 el ordenador de un sólo átomo.

La investigación en España

A Juan Ignacio Cirac le han propuesto volver a España en muchas ocasiones, pero de momento prefiere seguir en el Instituto Max-Planck. "Estoy en uno de los mejores centros del mundo", asegura.

Insiste en que España tradicionalmente se invierte menos en ciencia e investigación que en otros países, aunque se ha mejorado algo en los últimos años. Contrapone el ejemplo de Alemania, su país de adopción. Allí, los partidos firmaron un pacto para aumentar los presupuestos de investigación en un 3%. Con la crisis, no sólo se ha rebajado la cifra sino que han aumentado en un 5%

Noticias

anterior siguiente