Enlaces accesibilidad

Prohibir fumar en bares y subir el tabaco evitaría más de 2.000 muertes al año en España

  • Vetar el tabaco en la hostelería reduciría el número de fumadores en un 4%
  • Esta medida, que entrará en vigor el 2 de enero, salvará 1.060 vidas al año
  • Subir el precio de las cajetillas un 10% evitaría otros más de mil decesos
  • Son datos del último informe del Comité de Prevención contra el Tabaquismo
  • Junto a otras medidas, aún no implementadas, se evitarían hasta 5.000
  • Entre ellas, campañas contra el tabaco como las de la DGT (1855)

Ver también:  Informe del CNPT en pdf  | Tabla de reducción de muertes según las medidas

Enlaces relacionados

Por
A partir del próximo 2 de enero de 2011 estará prohibido fumar en bares y restaurantes en España.
A partir del próximo 2 de enero de 2011 estará prohibido fumar en bares y restaurantes en España. Getty Images GETTY

¿Cómo de eficaces son las medidas que toman los gobiernos para luchar contra el tabaquismo? ¿Cuánta gente se estima que dejará de fumar cuando en España no se pueda encender un cigarrillo en bares y restaurantes? ¿Cuánto bajaría el consumo si subieran los precios? ¿Cuántas vidas se salvarían?

Las respuestas están en el último informe que el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT) acaba de remitir al Ministerio de Sanidad sobre el Impacto Potencial de la Prevalencia y en la Mortalidad de las Medidas de Prevención y Control del Tabaquismo en relación con la modificación de la Ley Antitabaco.

Según las conclusiones de este documento, fechado este mes de diciembre, el número de fumadores se reduciría un 15% y se evitarían cerca de 3.800 muertes anuales en España si estuviera en marcha la prohibición de fumar en la hostelería, se llevaran a cabo campañas como las de la DGT, funcionaran ya las imágenes en las cajetillas (no serán obligatorias hasta mayo), se facilitara el acceso general a tratamientos de deshabituación y se implantara una línea telefónica de ayuda a nivel estatal.

Si a todas estas medidas, aún no implementadas en España, se añadiera una subida del 10% del precio del tabaco, el número de fumadores bajaría un 20% y se evitarían otras 1.060 víctimas. En total, serían 5.000 muertes prematuras menos.

Cada año mueren en nuestro país, 53.000 fumadores activos y 3.200 pasivos por causas achacables al tabaco.

Un 4% de fumadores menos sin humo en bares

Según este informe, que repasa las investigaciones que existen al respecto en España y en otros países, cuando se prohíbe fumar en bares y restaurantes, la prevalencia de los fumadores se reduce entre un 3% y 4%. En España, se evitarían cada año hasta 1.060 muertes con esta medida, según la CNPT.

La prohibición en los lugares de trabajo (salvo en la hostelería), que existe en España desde 2006, reduce hasta un 7% la prevalencia de fumadores y evita hasta 1.855 muertes anuales.

En su conjunto, no dejar fumar en el trabajo reduce un 11% el número de fumadores y evita cerca de 3.000 muertes al año.

Tipo de medida Efecto en el nº de fumadores Muertes evitadas en un año
Aumento del 25% en el precio Reducción inicial del 7% que puede llegar al 14% a largo plazo 1.855 muertes evitadas
Prohibición de fumar en todos los espacios públicos cerrados Reducción del 11% 2.915 muertes evitadas
Centros de trabajo (excepto hostelería) Reducción del 7% 1.855 muertes evitadas
Hostelería Reducción del 4% 1.060 muertes evitadas

(Ver la tabla completa con el impacto de las medidas en la reducción del número de fumadores y muertes)

La reforma de la Ley Antitabaco, que entrará en vigor el 2 de enero tras su aprobación en el Congreso de Diputados a finales de diciembre, eliminará el humo de los establecimientos hosteleros casi dos años después de que Sanidad insinuara la reforma.

El Senado ha dado luz verde a las zonas de fumadores para bingos, casinos y sala de juegos, no así en todos los bares y restaurantes, como había propuesto el PP. No obstante, la Cámara baja eliminará esta excepción en el último paso de su trámite parlamentario.

La medida más eficaz, subir los precios

Pero la medida más eficaz para reducir el tabaquismo es la subida de los precios a través de impuestos, según explica a rtve.es el portavoz del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo, Rodrigo Córdoba.

Según apunta el estudio, el incremento fiscal es "la medida aislada más eficaz para reducir de forma inmediata el consumo per cápita y la prevalencia global del tabaquismo". Subir un 10% el precio de la cajetilla aumenta entre un 3% y 5% las tasas de abstinencia.

Si sube un 25% a corto plazo disminuye el número de fumadores un 7%, pero a largo plazo puede llegar al 14%. El CNPT calcula que con dicho incremento en el precio se evitarían 1.855 muertes anuales en España.

No se suben los precios por el IPC

Hay estudios en docenas de países desde los años 60 que demuestran que "es la medida que más influye a pesar de que es un producto adictivo y su elasticidad precio-consumo es baja", explica Córdoba.

Está demostrado que "por cada 10% que sube el precio baja un 4% la prevalencia de fumadores, entre un 8 y 10% si hablamos de adolescentes y jóvenes". Rodrigo Córdoba indica que la última subida que se ha producido en España recortará 4 puntos el consumo durante 2011.

¿Por qué entonces, si es una medida tan eficaz, no se suben más los impuestos para atajar el tabaquismo? Rodrigo Córdoba señala que el "motivo tradicional" que se esgrime desde los círculos económicos para no luchar contra el tabaco con esta medida es que el IPC se dispararía, ya que el tabaco, hoy por hoy se incluye en la cesta de la compra.

Prohibición de la publicidad

Es España está prohibida la publicidad, promoción y patrocinio de tabaco desde el año 2006. A largo plazo, una medida de este tipo puede reducir el número de fumadores en un 6% y evitar hasta 1.590 muertes anuales.

El efecto, no obstante, es variable. Según advierte el CNPT los jóvenes suelen requerir campañas preventivas adicionales por su actitud protabaco. Según el estudio, una de las más efectivas es "desacreditar las manipulaciones de la industria del tabaco para atraerles al consumo".

Prohibir la venta de tabaco a menores

La prohibición de la venta de tabaco a menores no tienen un gran efecto sobre el conjunto de los fumadores (menos de un 1%) pero sí sobre los jóvenes, ya que se puede reducir la prevalencia hasta un 25% en este sector de la población. Las muertes evitadas ascienden a 212 anuales.

El CNPT señala que la ese impacto "sería mayor" si se prohibieran las máquinas expendedoras y sólo se vendiera el tabaco en los estancos para controlar de forma más efectiva que no se venda a menores de 18 años. Actualmente hay 200.000 puntos de venta.

Campañas como las de la DGT

Las campañas de sensibilización en medios de comunicación tienen también un efecto beneficioso en la lucha contra el tabaquismo. Según el informe, "una buena campaña puede incrementar los intentos de abandono del tabaco en un 40%", disminuir la prevalencia en un 7% y evitar 1.855 muertes, siempre que "estén bien financiadas y se combinen con medidas reguladoras" como las vistas anteriormente.

El Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo pide que se destinen a estas campañas la misma cantidad de dinero que en la actualidad se llevan las campañas de la DGT para disminuir los accidentes en carretera. Habría que invertir al menos 1 euro por persona cada año, lo que supondrían 46 millones de euros al año.

Según los datos que contiene el informe, esta cantidad supondría solamente el 0,07% del presupuesto sanitario de España y "es una de las inversiones más eficientes que se pueden hacer en salud pública", señala el documento.

Imágenes disuasorias en las cajetillas

Las cajetillas en España llevan advertencias sanitarias en forma de texto desde el año 1993, pero en mayo de 2010 el Gobierno aprobó la inclusión de estos mensajes en forma de fotografías o imágenes sobre los riesgos y los efectos nocivos del tabaco.

La nueva normativa daba un plazo a las tabaqueras de entre 12 y 24 meses para adaptar las cajetillas, por lo que a partir de mayo de 2011 deberían comenzar a aparecer imágenes de pulmones negros por la nicotina, dentaduras completamente destrozadas o tumores.

Según estudios realizados en Canadá y Brasil, los dos países pioneros en implantar estas imágenes, que recoge la CNPT la inclusión de imágenes que ocupen un 50% de la cajetilla, puede reducir el número de fumadores en un 2% y evitar al año hasta 530 muertes en España.

No obstante, las advertencias pueden mejorar su eficacia, según el documento de la CNPT, si se acompañan de informes de Sanidad y campañas informativas. El objetivo, apunta, "no es reducir el número de fumadores existentes en el país a corto plazo, sino modificar actitudes".

Programas educativos escolares

El Comité Nacional de Prevención contra el Tabaquismo señala que algún estudio revela que los programas educativos están relacionados con una reducción marginal en la prevalencia pero sólo en menores de 16 años.

"La educación escolar por sí sola no reduce el uso y experimentación del tabaco; es efectiva solo si se inscribe en un entorno más amplio en el que este presente un aumento de la fiscalidad, el control de la venta a menores de 18 años y espacios de convivencia libres de humos".

Acceso a los tratamientos para dejar de fumar

Facilitar el acceso a tratamientos para dejar de fumar puede hacer que más gente se decida a dar el paso de intentar dejar el tabaco. Según la CNPT los intentos de cesación pueden subir del 5 al 25% dependiendo del grado de financiación.

Sin embargo, el impacto sobre la prevalencia es muy baja, del 0,15 al 0,5% el primer año, que puede alcanzar el 2% en el segundo año. El número de muertes puede reducirse entre 39 y 132 en un año y 530 a los dos años si hay acceso universal a los tratamientos.

El informe señala que "la evidencia actual es que los tratamientos farmacológicos, los consejos y los tratamientos psicológicos intensivos pueden ser una ayuda eficaz pero que no son imprescindibles para que la gente deje de fumar.

El 20% de los que intentan dejar de fumar con fármacos lo consigue frente al 7% que lo intenta solo. Sin embargo, como es mayor el número de personas que decide dejar este hábito sin ayuda, el resultado es que hay un 65% de ex fumadores que lo han dejado por sus medios frente al 35% que lo han hecho con tratamientos.

Servicios telefónicos para dejar de fumar

Con la existencia de un teléfono de ayuda, los intentos para dejar de fumar aumentan entre un 20 y un 40%. El primer año puede conseguir una reducción de un 1% del número de fumadores, pero puede crecer en los siguientes años. El CNPT cree que se podrían evitar 212 muertes al año.

El Comité ve "necesario un Servicio Telefónico Estatal de cobertura nacional, en coordinación con los servicios de las comunidades autónomas, de atención 24 horas.

Medidas para jóvenes y adultos

En el caso de los jóvenes las medidas más efectivas son el aumento del precio, la prohibición de la venta a menores de 18 años, la prohibición de la publicidad y los espacios públicos sin humo.

Si hablamos de adultos, está en primer lugar la prohibición del tabaco en lugares públicos cerrados, las campañas de información y el aumento del precio.

Entre las clases sociales con menos recursos lo que más funciona es la subida del precio, las advertencias con imágenes en las cajetillas y la financiación de recursos para dejar de fumar, sobre todo entre las mujeres.

La Comisión Nacional para la Prevención del Tabaquismo advierte de que "la combinación de medidas puede tener un efecto mayor que la mera suma de la aplicación de las medidas aisladas". No hay ninguna medida milagro por sí sola para que la gente deje de fumar.

Noticias

anterior siguiente