Enlaces accesibilidad

Los Nobel exigen a China la liberación de Liu Xiaobo en la ceremonia de la 'silla vacía'

  • El presidente del comité deposita el premio sobre una silla vacía
  • Muestra su rechazo por la ausencia de Liu y de sus allegados
  • Liu dice no tener "enemigos" ni sentir "odio" a las autoridades chinas

Enlaces relacionados

Por
Una silla vacía recibe el premio del disidente chino Liu Xiaobo

"Liu debe ser liberado". Con esta frase contundente culminada por una larga ovación el presidente del Jurado del Nobel de la Paz, Thorbjoern Jagland, ha puesto de manifiesto el reto a la emergente potencia china en la ceremonia de entrega del galardón a Liu Xiaobo.

Poco despues explotaba la emoción contenida en la entrega del Premio Nobel de la Paz al disidente chino, el primero que no será recogido por nadie desde 1935, cuando Jagland depositaba el diploma y la medalla en la silla vacía que simbolizaba su ausencia.

"Rechazamos que el laureado no esté hoy presente. Está aislado en una prisión al nordeste de China. Tampoco su mujer, Liu Xia, o sus familiares más cercanos están aquí con nosotros. Por tanto, ni una medalla ni un diploma se podrá presentar hoy. Este hecho por sí solo muestra que este premio es necesario y apropiado", ha comenzado su intervención el presidente del comité.

Palabras de Liu

Después, la actriz noruega Liv Ullman ha leido en el Ayuntamiento de Oslo, donde se celebra la ceremonia, el discurso que Liu ha elegido para la ceremonia, , el mismo que pronunció el 23 de diciembre de 2009 durante el juicio en el que dos días después fue condenado a once años de prisión por incitar a la subversión.

En él, el encarcelado activista chino aseguraba no tener "enemigos" ni sentir "odio" hacia el régimen chino y mostraba su confianza en que el progreso político en este país asiático "no parará" y llegará "una futura China libre".

En este sentido, Jagland se ha preguntado en voz alta si "la debilidad de China no se manifiesta en la necesidad de encarcelar a un hombre por once años solo por expresar opiniones sobre cómo debe ser gobernado su país".

Pero las autoridades chinas no solo no le han liberado ni le han permitido recoger el premio; también han iniciado una campaña internacional para boicotear la ceremonia que ha dado como resultado la ausencia de 19 embajadores de países con lazos comerciales con Pekín.

Ecos de la historia

Jagland ha recordado que en numerosas ocasiones previas se ha prohibido a los premiados recoger el premio, aunque en la mayoría de estas veces ha acudido algún familiar cercano a recogerlo.

En este caso, ni siquiera ha sido posible, tal y como ocurrió con el pacifista Carl von Ossietzky en 1935, cuyo premio fue recibido con furia por Hitler. Además, ha detallado los casos de prominentes disidentes como Sajarov o Suu Kyi, que tampoco pudieron recoger el premio.

El presidente del Comité Nobel también ha lamentado que la respuesta de las autoridades chinas sea que el galardón les humilla.

"La historia muestra muchos ejemplos de líderes que juegan con sentimientos nacionalistas o que tratan de demonizar a los que tienen opiniones contrarias. Pronto se convierten en agentes extranjeros. Esto ocurre a veces en nombre de la democracia y la libertad, pero casi siempre tiene consecuencias trágicas", ha advertido.

Sin embargo, en su discurso Jagland ha querido dejar claro que "este premio por supuesto no quiere ofender a nadie".

"La intención del Comité Nobel ha sido decir algo sobre las relaciones entre derecos humanos, democracia y paz y es importante recordar al mundo de que los derechos que la mayoría disfrutamos hoy fueron resultados de una lucha y logrado por personas que tomaron grandes riesgos. Ellos lo hicieron por otros. Es por ello que Liu Xiaobo merece su apoyo", ha añadido.

El crecimiento económico chino

Jagland ha querido reservar un apartado al crecimiento económico de China, de la que ha resaltado que hay "pocos ejemplos en la historia mundial del gran poder de conseguir un crecimiento tan rápido en tan largo periodo de tiempo.

"Si el país es capaz de desarrollar una economía social de mercado con completos derechos civiles, esto tendrá un enorme impacto favorable en el mundo. Si no, hay un peligro de crisis políticas y económicas en el país, con consecuencias negativas para todos", ha añadido.

"Felicitamos a Liu Xiaobo por el Premio Nobel de la Paz de 2010. Sus opiniones a largo plazo fortalecerán a China. Le expresamos a él y a China nuestros mejores deseos", ha culminado.

Noticias

anterior siguiente