Anterior Siguiente Arriba

Comando Actualidad. Mi niño vale

  • Muchos padres quieren que sus hijos sean campeones deportivos

  • Otros les introducen en el mundo de la publicidad

  • Los reporteros de Comando hablan con los padres y sus hijos

|

Los grandes éxitos deportivos están despertando el interés de muchos padres por hacer de sus hijos auténticos campeones. Cuando acaban las clases llegan los entrenamientos de tres o cuatro horas sobre una moto, en un tapiz de gimnasia o con una raqueta entre las manos. Desde los tres años ya saben lo que es la disciplina y el esfuerzo.

Chicho Lorenzo empezó a entrenar a su hijo Jorge cuando tenía tres años. Hoy es campeón del mundo de Moto GP. En su escuela enseña a otros chavales a volar sobre dos ruedas. Niños que aún van con chupete saben lo que es competir, aunque el premio sea un “chupa chups”. Para empezar en este deporte los padres hacen un desembolso inicial de unos doce mil euros: la moto, los viajes, el mono, el casco…

Un simple “maillot” de lycra supera con creces los trescientos. Lo saben bien los padres de Irene, que a sus diez años está en la élite de la gimnasia rítmica. Todo un sacrificio para ella y para sus padres, cuya vida gira en torno a la afición de su hija: viajes, entrenamientos, competiciones… todo corre a cargo de unos padres que, dicen, comparten con la entrenadora el cariño de su hija… y también las broncas.

Los padres de Nuria, por su parte, han tenido que vender el piso de Madrid y rehacer su vida en Barcelona para que la joven pueda convertirse en estrella del tenis. Las clases: tres mil euros al mes.

Otros padres ven en el desparpajo o la belleza de sus hijos el camino para que triunfen como modelos. La grabación de un anuncio publicitario se paga a trescientos euros. Un día sin cole a cambio de seis horas de trabajo. Omar, de seis años va hoy a su primer “casting”.

A Ángela en cambio no se le ve la cara en su trabajo. Eso fue lo que animó a sus padres a que participara en los doblajes de las principales películas infantiles… y no tanto. Ahora está dando la voz a una de las niñas de Mujeres desesperadas. Unos sesenta euros por día de trabajo, siempre al salir de clase.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente