Enlaces accesibilidad

La UE exige a Portugal que complete los recortes con una reforma laboral

  • Pide a Lisboa que "elimine rigideces en el mercado laboral"
  • Portugal ya ha congelado las pensiones y subido el IVA dos puntos

Por
Portugal presenta un plan de ajuste para reducir su endeudamiento

La Unión Europea ha pedido a Portugal que acompañe las medidas adicionales de ajuste con reformas estructurales, en especial del mercado laboral, para fomentar el crecimiento económico y remediar la pérdida de competitividad que ha sufrido en los últimos años.

El líder del Eurogrupo, Jean Claude Juncker; el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn; y el presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, han trasladado este mensaje a Portugal en la reunión de ministros de Finanzas de la zona euro.

"Pedimos a Lisboa que apoye las medidas con reformas estructurales para reforzar el crecimiento, eliminando rigideces en el mercado de trabajo", apunta Rehn, quien ha fijado de plazo hasta noviembre para que el Gobierno luso presente estas reformas.

El comisario ha felicitado a Portugal por los ajustes anunciadas ayer que, a su juicio, serán suficientes para alcanzar los objetivos de reducción del déficit público (fijados en el 7,3% del PIB y el 4,6% para 2010 y 2011, respectivamente), aunque precisó que la Comisión publicará un análisis preciso más adelante.

Ajuste "duro y exigente"

El Gobierno socialista luso anunció el miércoles un segundo bloque de medidas de austeridad que incluye aumento del IVA del 21 al 23%, rebaja del 3,5 al 10% del salario de los funcionarios, congelación de pensiones, recortes de gasto e inversión estatal, reducción de beneficios fiscales y aumento de tasas administrativas.

El primer ministro luso, José Sócrates, reconoció que se trata de medidas "duras y exigentes" pero imprescindibles y pidió responsabilidad y coraje a las fuerzas parlamentarias que deben aprobar en las próximas semanas su aplicación en los presupuestos de 2011.

El ajuste económico luso, que había reclamado Bruselas el mismo miércoles, sigue a otro similar anunciado en marzo con el que Portugal no era ya capaz de reducir el déficit público, como estaba previsto, desde el 9,3% al 7,3% este año y al 4,6% en 2011.

Ahora el Gobierno, en minoría parlamentaria, espera bajar drásticamente el gasto y aumentar los ingresos fiscales también con ajustes de bonificaciones y cambios en los sistemas de tributación para cumplir los objetivos y tranquilizar a los mercados.

Noticias

anterior siguiente