Enlaces accesibilidad

La Justica rusa condena a los organizadores de una exposición por incitar al odio religioso

  • El director del Museo Sajarov, condenado
  • Movimientos ultraortodoxos consideran que ofendían la sensibilidad religiosa
  • Activistas pro derechos humanos advierten del daño a la libertad de expresión

Por
El director del Museo Sajarov Yuri Samodurov, uno de los condenados
El director del Museo Sajarov Yuri Samodurov, uno de los condenados. REUTERS TP/NL

Los organizadores de una exposición de arte que ironiza sobre los símbolos religiosos, organizada en 2007, han sido condenados este lunes a pagar 9.000 euros de multa por un tribunal de Moscú por incitar al odio religioso después de un juicio muy criticado por los defensores de las libertades civiles.

En concreto, Yuri Samodurov, director del Museo Sajarov, que acogió las obras, tendrá que abonar 5.100 euros de multa y Andrei Erofeyev , comisario de la exposición, 3.900 por  "haber cometido actos encaminados a incitar al odio", ha asegurado el presidente del tribunal al leer el veredicto, según recogen las agencias de noticias Itar-Tass y RIA.

El juez ha calificado de "intención criminal" la idea misma de organizar esta exposición, llamada 'Arte prohibido 2006', en la que se recogen obras que directores de otros museos habían considerado demasiado estridentes para ser exhibidas.

Con todo, se han librado de la pena de tres años de cárcel que pedía la Fiscalía.

El proceso empezó en abril de 2009 por una denuncia de un movimiento ultraortodoxo y ha conmocionado a la comunidad artística.

Polémica exposición

La pasada semana trece artistas rusos de renombre remitieron una carta al presidente, Dimitri Medvedev, para que pusiera fin a este proceso, considerando que el reconocimiento de la culpabilidad de los imputados sería "una sentencia para todo el arte contemporáneo ruso".

Por su parte, un representante de este movimiento ultraortodoxo, Oleg Kassine, ha indicado que está "indignado" por los cuadros que hay en la exposición.

La muestra provocó la condena de la Iglesia Ortodoxa rusa por mostrar a Jesucristo con la cabeza de Mickey Mouse y, en otro cuadro, el cuerpo de Cristo crucificado con la cabeza sustituida por una medalla de Lenin.

El comisario de la exposición ha defendido que no iba contra la Iglesia sino para protestar contra la creciente censura en el arte.

"La idea era mostrar que hay una forma de censura que se ha instalado desde 2006", ha explicado Yeforetev, que ha mandado una carta a la Iglesia Orotdoxa para asegurarle que no era su intención ofender a los cristianos.

Amnistía Internacional emitió un comunicado la pasada semana en el que aseguraba que un veredicto de culpabilidad supondría "más daño a la libertad de expresión en Rusia".

Noticias

anterior siguiente