Enlaces accesibilidad

Sólo el PP condena el paro salvaje en el Metro y PSOE e IU defienden el derecho a huelga

  • Méndez y Toxo piden disculpas a los usuarios y creen "abusivos" los servicios mínimos
  • Rubalcaba telefonea a Aguirre para ofrecerle el apoyo de su departamento
  • El PP madrileño se queda solo en condena incumplimiento servicios mínimos

Por

El PP en la Asamblea de Madrid ha propuesto este martes que los grupos parlamentarios madrileños condenaran el "incumplimiento" de los servicios mínimos en Metro de Madrid, mientras PSOE e IU se han negado a secundar la iniciativa al defender el derecho a la huelga de los trabajadores del suburbano.

En declaraciones tras la Junta de Portavoces, el portavoz del PP, David Pérez, ha informado de que han llevado un texto a la Junta de Portavoces en el que se  condena el "incumplimiento de la ley". "La Junta de Portavoces condena el incumplimiento de los servicios mínimos en la huelga de Metro y exige a los sindicatos convocantes que respeten dichos servicios mínimos y los derechos de los usuarios de Metro".

Durante su intervención, el portavoz popular ha criticado que PSOE e IU hagan de "piquete informativo" de quienes están incumpliendo los servicios mínimos y de "los abusos de unos señoritos" que "están utilizando los servicios mínimos para defender sus intereses". En esta línea, ha considerado que es "censurable" que utilicen a los madrileños para sus intereses "insolidarios, injustos e injustificados".

Por su parte, la portavoz de PSOE en la Cámara, Maru Menéndez, ha mostrado su desacuerdo con el hecho de que la Comunidad de Madrid haya extendido  la bajada de sueldo contemplada en el decreto nacional para reducir el déficit público a las empresas públicas, como ha ocurrido en el caso de Metro, y ha querido dejar claro que lo que tiene que hacer el  Gobierno de Esperanza Aguirre es "sentarse a negociar con los convocantes".

A su juicio, "la responsabilidad del Gobierno de Esperanza Aguirre es conciliar ambos derechos: el derecho fundamental a la huelga y a la movilidad de los ciudadanos".

El portavoz adjunto de IU Antero Ruiz, que ha recordado que hace un año los trabajadores firmaron un convenio, ha respaldado que no se cumplan los "abusivos" servicios mínimos y ha opinado que la huelga no se debe a la bajada del sueldo de un 5%, sino a la ruptura de los convenios colectivos. 

Méndez y Toxo piden disculpas a los usuarios

Por su parte, los líderes de UGT y CC.OO., Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, han pedido disculpas a los usuarios del metro de Madrid por los problemas causados por la huelga, aunque han coincidido en culpar al Gobierno de la Comunidad de Madrid de provocar el conflicto al recortar los salarios de los trabajadores del suburbano.

"Lamentamos los problemas para los usuarios del metro, queremos pedir disculpas, pero el conflicto lo ha provocado la administración autonómica", ha declarado Méndez, unas disculpas a las que se ha sumado Toxo.

En cualquier caso, el secretario general de UGT ha recalcado que el Ejecutivo autonómico ha pretendido imponer "unos servicios mínimos abusivos", señalando que "casi con plena seguridad los tribunales darían la razón a los recursos de los sindicatos", aunque con demasiado retraso.

Toxo ha subrayado el carácter "absolutamente pacífico" de la movilización, negando el calificativo de "salvaje", y ha argumentado que se trata de "la consecuencia de un acto de la Comunidad de Madrid, que, sin consulta o negociación, decide vulnerar un pacto que la propia Comunidad había cerrado".

En cualquier caso, el líder de CC.OO. ha llamado a un acercamiento entre las partes, por lo que ha pedido al Ejecutivo madrileño que se siente con los trabajadores "para que mañana pueda volver la situación a la normalidad".

El PSM-PSOE culpa a Aguirre de la huelga

También el secretario general del PSM-PSOE, Tomás Gómez, ha culpado al Gobierno de Esperanza Aguirre de la huelga de Metro que ha sumido en el caos esta mañana a Madrid.

Les responsabiliza por  "llevar a niveles máximos" los recortes salariales previstos en el Real Decreto estatal, que no contempla reducciones de sueldo para los trabajadores de las empresas públicas como Metro.

"El Gobierno de Esperanza Aguirre ha hecho todo lo posible para que se produjese esta huelga. Lo aprobado ayer por la Asamblea no es la aplicación directa del decreto del gobierno, es falso. El gobierno autonómico ha utilizado el decreto para llevar a niveles máximos su ideario y su forma de entender el gobierno", opinó Gómez.

Además, a su juicio, con ello se pone de manifiesto "el cinismo y  las contradicciones permanentes" del gobierno regional: "Se critican  las medidas del gobierno, pero acto seguido se lleva al máximo la interpretación de la aplicación de las medidas del gobierno".

Asegura que respeta el derecho a la huelga como un "derecho esencial en democracia", sin embargo, recalcó que "hay que respetar los servicios mínimos".

Rubalcaba ofrece ayuda a Aguirre por la huelga de Metro

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha telefoneado a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, para ofrecer el apoyo de su departamento con ocasión de la huelga de trabajadores de Metro,.

Fuentes de la Comunidad han confirmado que Rubalcaba ha llamado a Aguirre y ambos han hablado sobre la evolución de la jornada de huelga, que ha afectado a dos millones de usuarios del suburbano madrileño.

Aguirre también ha hablado con el ministro de Fomento, José Blanco, quien le ha informado de que se iban a reforzar los servicios de Cercanías.

El propio Blanco ha hecho un llamamiento público a los sindicatos, a propósito de la huelga de los trabajadores de Metro, para que respeten la ley y los servicios mínimos y les ha recordado que en un estado de derecho todos el mundo está obligado a cumplir con la Ley.

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha asegurado que los servicios jurídicos de Metro dirigirán un escrito al fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, para que investigue si la frase 'Madrid revienta', utilizada por un portavoz del Comité de huelga de Metro, constituye un delito de amenazas.

Aguirre recordó que los servicios mínimos de Metro hubieran  funcionado, lo que reviste "una enorme gravedad" dado que los  representantes legítimos de más de 7.000 personas no pueden "poner en jaque a 6,4 millones de madrileños". "Y mucho menos pueden decir que Madrid va a reventar", apostilló.

Noticias

anterior siguiente