Enlaces accesibilidad

El Ayuntamiento derriba cinco casas en el Cabanyal con protestas de vecinos y políticos

  • Una diputada ha presentado una denuncia por agresión
  • Los vecinos denuncian que sí afecta al conjunto histórico artístico
  • Delegación del Gobierno pide al Juzgado que suspenda los derribos

Por
El Ayuntamiento de Valencia ha comenzado a derribar edificios en el barrio del Cabanyal

 El Ayuntamiento de Valencia ha derribado cinco inmuebles ubicados  en el barrio valenciano de El Cabanyal, entre las calles San Pedro y  Vidal de Cañelles, en una jornada de gran tensión entre vecinos,  políticos y policías.

El primer inmueble en derribarse estaba ubicado en la calle San  Pedro, número 29, y el segundo en la calle Luis Despuig, número 26.  Ambos se encontraban en el mismo edificio pero disponían de dos  fachadas diferentes, cada una de ellas con salida a una calle  distinta.

Con estos primeros derribos se fueron agolpando en la zona decenas  de vecinos y miembros de la plataforma de Salvem el Cabanyal, quienes  reclamaban que se paralizase la actuación.

Posteriormente, las grúas se desplazaron hasta la calle Vidal de  Cañelles, donde estaba previsto derruir el inmueble número 15. Ante  la gran cantidad de vecinos y medios de comunicación, los agentes  acordonaron la calle desde los dos extremos y negaron el acceso, incluidos los mismos vecinos residentes en esta vía,  salvo a los  que ya estaban allí y a las autoridades

Desalojos y caceroladas

Agentes de la Policía Local de Valencia han desalojado, en algunos casos a rastras y en volandas, a concejales y diputados autonómicos que secundaban la protesta de varios vecinos contra el inmediato derribo de una vivienda afectada por el plan de reforma interior del barrio del Cabanyal.

Poco después de las 13.30 horas, los policías han comunicado a los políticos que se encontraban junto al número 15 de la calle de Vidal de Canelles que iban a empezar a desalojar el inmueble para "materializar la licencia de derribo" de este inmueble, uno de los cinco que el Ayuntamiento pretende derruir este martes.

Entre los políticos desalojados a la fuerza se encuentran el máximo responsable del PSPV en la ciudad de Valencia, Salvador Broseta, a quien han arrastrado de los brazos fuera del cordón policial, en cuyo interior aún permanecen los periodistas. Dos personas han sido detenidas por subirse a un tejado para evitar el derribo de una vivienda. 

Denuncia por agresión de una diputada

La diputada de EU en Les Corts Marga Sanz ha presentado la tarde de este martes una denuncia por agresión contra la Policía Local a causa de las "lesiones" sufridas durante el desalojo de una de las casas del barrio del Cabanyal que finalmente ha sido derribada por el Ayuntamiento de Valencia.

Asimismo, los policías han desalojado a la diputada autonómica y portavoz adjunta de Compromís Mònica Oltra, a la coordinadora de Esquerra Unida Marga Sanz y al concejal socialista Vicente González Móstoles, mientras desde una finca colindante varios vecinos han arrojado a los agentes un cubo de agua, todo ello entre los constantes gritos de protesta de las docenas de vecinos que siguen todo este dispositivo en las inmediaciones de la zona afectada.

El dispositivo policial, formado por una treintena de agentes de la Policía Local y una quincena de policías nacionales, ha aguantado un sinfín de insultos por parte de los vecinos, contra algunos de los cuales ha cargado el Cuerpo Nacional de Policía cuando intentaban sortear el cordón de seguridad.

Además, desde numerosos balcones de la calle afectada se han realizado caceroladas, mientras se repiten los llantos, los gritos y las muestras de indignación; representantes de la plataforma vecinal "Salvem el Cabanyal siguen atentos el avance de la pala excavadora desde primera línea del cordón policial.

Los vecinos protestan desde el comienzo del derribo, esta mañana

A primera hora de este martes varias palas excavadoras han comenzado a derribar una vivienda de la calle de San Pedro del barrio del Cabanyal, donde se ha concentrado un grupo de vecinos para tratar de impedir una actuación que está siendo vigilada por un cordón policial.

Según informaba Radio Nacional de España (RNE), el Ayuntamiento asegura que el derribo no contradice la suspensión por parte del Ministerio de Cultura de la zona considerada como bien de interés cultural porque la vivienda que se va a derruir no forma parte de esta área.

Los vecinos no piensan lo mismo y creen que sí forma parte del conjunto histórico artístico. 

Según ha informado la portavoz de la plataforma vecinal "Salvem el Cabanyal", Maribel Domenech, desde las 08.00 horas varios vecinos del barrio han acudido al lugar, en el número 29 de la citada vía, previendo que iban a comenzar los derribos ya que entra en vigor la ley aprobada el pasado 24 de marzo en el pleno de Les Corts, por la mayoría de votos del PP, que autoriza todas las actuaciones del Plan del barrio del Cabanyal de Valencia.

La portavoz de la plataforma Salvem el Cabanyal, Maribel Doménech,  ha indicado que se ha vivido "una injusticia  social que no tiene nombre" y que se ha visto "una actuación policial  contra vecinos" de todas las edades "pacíficamente reunidos para  evitar que se destruyera este número de casas".

En este sentido, se ha referido al desalojo a rastras de varios  políticos de la oposición concentrados ante la vivienda. "Me ha  parecido lamentable y me ha sorprendido; creo que la actuación de la  Policía Nacional es totalmente desproporcionada, pues se trata de  diputados y personas que ocupan cargos públicos en la oposición y no  se les puede tratar así".

El Gobierno central y el valenciano mantienen posiciones encontradas en relación a las obras del plan de reforma del barrio. La Generalitat valenciana aprobó un decreto-ley que autoriza "expresamente" las obras del plan de reforma de esta zona, que fueron suspendidas por el Ministerio de Cultura al considerar que constituían un expolio del patrimonio histórico.

Delegación del Gobierno pide al Juzgado que suspenda los derribos

La ministra de Cultura, Angeles González-Sinde, ha asegurado este martes que el  Gobierno central pedirá a los juzgados que tomen "medidas cautelares"  para evitar la demolición de "bienes culturales" en el barrio  valenciano de El Cabanyal que son "patrimonio histórico".

"Hay órdenes ministeriales y dictámenes de los jueces que hay que  cumplir", ha sentenciado la ministra al término de la reunión que mantuvo  en la capital con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

La Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana ha dado instrucciones a la Abogacía del Estado para que con carácter inmediato y como medida cautelar solicite al Juzgado la suspensión "de todo tipo de derribos" en el barrio del Cabanyal de Valencia.

Esta suspensión de los derribos se solicita basándose en la orden vigente del Ministerio de Cultura que así lo dispone y que establece la obligación del Ayuntamiento de Valencia y de la Generalitat de ejecutar esa orden, según el delegado del Gobierno, Ricardo Peralta, ha informado la Delegación.

"Ante la evidente actuación del Ayuntamiento de Valencia en contra de dicha orden es por lo que desde la Delegación del Gobierno se adopta la decisión de recurrir a los tribunales, porque es así como se actúa en un Estado de derecho", ha manifestado Peralta.

Por su parte, el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Valencia, Alfonso Grau, ha calificado de ¿falsedad como la copa de un pino¿ las acusaciones vertidas desde el colectivo Salvem El Cabanyal respecto a una presunta actuación de derribo dentro del entorno protegido, zona declarada Bien de Interés Cultural (BIC), del barrio.

"Es mentira; nos pueden denunciar donde les dé la gana, pero la verdad es que en ningún caso se ha intentado derribar una casa, ni en la calle de La Reina ni en el resto de la zona BIC¿, ha dicho.

Copia del informe técnico

El Ayuntamiento de Valencia y la Generalitat han exigido por requerimiento notarial al Ministerio de Cultura que se les remita "una copia del informe del técnico del Ministerio que avaló la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez de Valencia" hasta el mar a través del barrio del Cabanyal.

Según un comunicado del Ayuntamiento de Valencia, ese informe "se excluyó" del expediente con el que la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde "concluyó que el plan del Cabanyal suponía un expolio patrimonial".

El requerimiento notarial recuerda que el Ministerio de Cultura dictó el pasado 5 de enero una Orden que calificaba de "expolio" la prolongación de Blasco Ibáñez, "pero ni a la Generalitat ni al Ayuntamiento se les trasladó el expediente con carácter previo a adoptar ninguna decisión a pesar de ser directamente interesados".

Ante ello, representantes del Gobierno valenciano y del Consistorio se personaron en el ministerio para requerir copia del expediente, y también del informe realizado por el entonces subdirector general de Protección del Patrimonio Histórico "en el que señalaba que no existía expolio, y que desapareció del expediente definitivo".

Según el comunicado del Ayuntamiento, este técnico "fue destituido por la ministra González-Sinde un mes y medio después de elaborar este informe".

El pasado 24 de marzo, añade la nota, "llegaron a la Conselleria de Cultura parte de los documentos solicitados, pero faltaba el mencionado informe".

Por último, las dos administraciones valencianas han reclamado que el Ministerio de Cultura "indique la autoridad responsable de la denegación, en su caso, de la aportación de los citados documentos, así como de los funcionarios o autoridad responsables de su custodia".


  

Noticias

anterior siguiente