Anterior García-Page decidirá si se presenta a la reelección tras ver la "fotografía" y las "políticas" del Congreso del PSOE Siguiente Detenidas siete personas más por el atentado de Mánchester, entre ellas el padre y otro hermano del suicida Arriba Ir arriba
Overview of the first element of the huge magnet of the CMS experimental site at the CERN in Cessy near Geneva
Una de las partes del LHC, el gran acelerador de partículas del CERN. REUTERS/Denis Balibouse REUTERS/Denis Balibouse

El Gran Colisionador de Hadrones se vuelve a parar... por un cacho de pan

  • Tras un año de reparaciones, las partículas volvían a circular en el LHC

  • Pero un nuevo revés ha vuelto a frenar el experimento, que parece gafado

  • Un trozo de pan irrumpió en una de sus unidades de enfriamiento

  • Al parecer, lo transportaba un pájaro que sobrevolaba las instalaciones

  • El CERN bromea con el suceso: "el pájaro salió ileso, aunque perdió su pan"

|

El LHC parecía estar recuperado para ponerse en marcha otra vez. Tras un año de reparaciones, los primeros haces de partículas habían sido inyectados en el Colisionador de Hadrones, el acelerador del CERN que busca la llamada 'partícula de Dios'.

Pero un nuevo revés ha vuelto a frenar el experimento y no ha sido un gran fallo eléctrico o una gran avería. El parón lo ha causado un trozo de pan.

Según informa el diario británico Times Online, el funcionamiento del LHC ha vuelto a pararse debido a un cacho de baguette que irrumpió en una de sus unidades de enfriamiento.

Los científicos detectaron que la unidad que debería haber puesto en marcha el dispositivo de enfriamiento del acelerador fallaba. Ante el aumento de la temperatura, el sistema de seguridad paró el LHC, un proyecto que parece gafado por los imprevistos.

El Gran Colisionador de Hadrones del CERN tiene que estar a una temperatura de unos 270 grados bajo cero para poder funcionar correctamente y cualquier fallo en el proceso de enfriamiento provoca su parada.

Los científicos se vieron sorprendidos al ver que el fallo de refrigeración se debía a algo inusual. Un cacho de pan había paralizado el dispositivo de alta tensión que encendía la unidad de enfriamiento.

Una portavoz del CERN ha confirmado el suceso, aunque y declaró desconocer como el pan llegó al acelerador, que está protegido por altas medidas de seguridad.

"Lo más probable es que fuera soltado por un pájaro o proviniera de un avión" que sobrevolara la instalación, cuenta la portavoz a The Times.

Tras filtrarse el incidente del trozo de pan, con la consiguiente alarma por lo que parece una maldición para "el mayor experimento científico del siglo", el CERN ha querido minimizarlo y tomárselo con humor.

El pájaro salió ileso, aunque perdió su pan

Por ello, en un corto comunicado emitido este viernes para dar cuenta de lo sucedido, y titulado "Incidente Pan-Pájaro en el LHC", el CERN explica que "el pájaro salió ileso, aunque perdió su pan".

Los científicos del CERN esperan reanudar los trabajos en el LHC, una vez que la temperatura propicia se haya restaurado. Está previsto volver a hacer circular por el túnel del acelerador el primer haz de partículas hacia mediados de noviembre y efectuar un primer periodo de colisiones a baja energía.

Tras unas cuatro semanas- aunque no se puede calcular exactamente el tiempo debido a la complejidad del proceso- los científicos planean llevar a cabo las primeras colisiones de partículas a alta velocidad, lo que se espera para mediados de diciembre o en enero.

El acelerador de partículas del Centro Europeo de Investigación Atómica sufrió una parada en septiembre de 2008, una semana después de su puesta en marcha

Un experto analiza la puesta en marcha del acelerador de partículas

La gran avería, causada por un cortocircuito, ha tenido frenado el proyecto durante más de un año.

En busca de la partícula primigenia

El LHC ha sido diseñado para que entren en colisión los protones que circulan en sentidos opuestos a una velocidad cercana a la de la luz , con el objetivo de producir las partículas elementales nunca observadas.

Durante sólo una fracción de microsegundo, el LHC tratará de reproducir las condiciones que prevalecían en el universo justo después del Big Bang, antes de que las partículas se asocien para formar núcleos de átomos.

Los físicos del CERN esperan poder detectar el Bosón de Higgs, una misteriosa partícula que daría su masa a todos los otros según la teoría "del modelo estándar".

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente