Enlaces accesibilidad

Internet rompe la mordaza que el Parlamento británico puso a 'The Guardian'

  • Una petrolera consiguió una orden para que no se informara sobre sus vertidos
  • Un laborista preguntó sobre esta orden en el Parlamento
  • A los medios se les prohibió informar sobre la pregunta parlamentaria
  • Gracias a Twitter, blogs y otras webs la información pudo ser difundida

Por

El intento para evitar que el diario británico The Guardian informara acerca de un debate que se iba a producir en el Parlamento se ha derrumbado gracias a la ayuda surgida de forma espontánea en la Red en defensa de la libertad de información.

Según informa el propio diario, la empresa petrolera Trafigura, contrató a un gabinete de abogados para advertir al Guardian y otros medios de comunicación de que no debían publicar nada relacionado con un informe sobre vertido de residuos tóxicos en Costa de Marfil en relación con una pregunta parlamentaria del laborista Paul Farreli realizada el lunes.

Al diario británico se le prohibía desvelar la identidad del parlamentario que hizo la pregunta, el contenido de la misma o qué ministro respondería a ella. The Guardian tampoco podía publicar que se le había solicitado publicar esta información y de quién provino la orden de censura.

Sin embargo, numerosos usuarios de Twitter se hicieron eco de la censura, revelaron y difundieron detalles sobre la pregunta parlamentaria de forma que #trafigura llegó a estar posicionado entre los Trendin topics (los términos más populares de Twitter).  Esta mañana el texto completo ya estaba online en varias web, como WikiLeaks, una wiki en defensa de la libertad de expresión, y en la revista Private Eye.

El editor del Guardian ha agradecido en su Twitter el apoyo mostrado online que ha servido para tumbar el intento de censura sobre la información parlamentaria:

"Gracias a Twitter y a todos los twitteros por su fantástico apoyo durante estas 16 horas! Una gran victoria para la libertad de expresión!"

Finalmente, el gabinete de abogados ha tenido que desistir de su intento de acallar a los medios ya que The Guardian amenazaba con comparecer ante los tribunales con el apoyo de otros periódicos nacionales como el Financial Times.

El secreto de las consecuencias de los vertidos tóxicos

La pregunta parlamentaria revela que la empresa petrolera ha obtenido una orden judicial secreta hasta hoy para evitar que se publicaran datos del Informe Milton, que trata sobre los vertidos tóxicos de Trafigura en 2006 en las costas africanas y sus consecuencias para la salud de miles de personas.

El laborista Farrely preguntó al secretario de Justicia Jack Straus sobre las implicaciones para la libertad de prensa de esta orden judicial solicitada por Trafigura.

El diario británico todavía no tiene permiso para dar más información sobre el caso de esta empresa petrolífera y recuerda en su edición de hoy que Trafigura pagó más de 30 millones de libras como indemnización a 30.000 habitantes de la Costas de Marfil que al parecer tenían "síntomas de gripe" a causa de sus vertidos.

La empresa sigue negando que el vertido de aceite tóxico tuviera consecuencias graves o mortales en miles de personas.


Noticias

anterior siguiente