Enlaces accesibilidad

La Policía evita las protestas de la oposición tras la ratificación de Ahmadineyad

  • El ayatolá Jamenei aprueba formalmente el segundo mandato del presidente
  • Evita que el presidente reelegido le bese, tal y como hizo hace cuatro años
  • Sin embargo, elogia su "coraje" e "inteligencia" frente a los opositores
  • Ni los candidatos opositores ni los ex presidentes moderados acuden a la cita

Por
El ayatolá Alí Jamenei ratifica oficialmente el segundo mandato de Ahmadineyad
La policía antidisturbios se ha desplegado esta tarde en puntos clave de Teherán para impedir la manifestación de protestas convocada por miembros de la oposición para mostrar su rechazo a la confirmación oficial de la controvertida reelección del presidente Mahmud Ahmadineyad realizada esta mañana por el ayatolá Ali Jamenei.
 
Según la agencia oficial Irna, los antidisturbios se han desplegado en las principales plazas y calles de la capital horas después de la confirmación, especialmente en la plaza de Vali Asr, donde cientos de opositores querían mostrar su descontento con el resultado electoral tras ser convocados por la web de su líder, Mousaví.

 "La presencia policial es importante, pero no hubo enfrentamiento", ha asegurado un testigo, que ha matizado que los agentes no fueron demasiado agresivos.  

Tanto Mousaví como el reformista Karoubi han acusado al gobierno de fraude electoral, provocando violentas protestas y mostrando una división entre la élite política y clerical del país.

Antes, el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, entregaba al presidente, Mahmud Ahmadineyad, la orden firmada para ratificar su segundo mandato en la presidencia de Irán entre la ausencia de destacados líderes del régimen y tras negarse a que éste le besase la mano, el máximo gesto de respeto en Irán.

En una maniobra que contrastó con sus palabras de elogio y ratifica los rumores de diferencias entre ambos, Jamenei evitó que Ahmadineyad le besase la mano, al contrario de lo que ocurrió hace cuatro años, cuando la imagen fue publicada por todos los medios locales en primera página. 

Elogios a Ahmadineyad

La televisión iraní ha difundido las imágenes, en las que se aprecia cómo Jamenei da un paso atrás cuando el presidente se prepara para besarle la mano después de que éste elogiase la "votación sin precedentes" en su favor, así como su "coraje" e "inteligencia".

Con todo, finalmente Ahmadineyad le pudo besar en un hombro ante la sonrisa de Jamenei, en un gesto de menor cercanía.

En las imágenes del acto, que se celebró en el hoseiniye (mezquita chií) del Imán Jomeini en el norte de Teherán, se destacaba la presencia del jefe del poder judicial, el ayatolá Mahmud Hashemi Shahrudi, el presidente del parlamento islámico, Ali Lariyani y el jefe del Consejo de Guardianes, el ayatolá Ahmad Yanati.

Sin embargo, estaba ausente el jefe de la Asamblea de Expertos, el ayatolá, Ali Akbar Hashemi Rafsanyani, y otros personajes reformistas como el ex presidente iraní, Mohamad Jatami, quienes han cuestionado los resultados electorales.

En la orden escrita que ratifica el segundo mandato del ultra conservador Ahmadineyad, el líder supremo ha calificado de "esperanzadora" la participación de más de 40 millones de votantes en las elecciones del pasado 12 de junio.

Jamenei ha asegurado asimismo que la participación de 85% de votantes en las elecciones fue un voto de confianza a la República Islámica, a su lucha contra la pobreza, contra la corrupción y contra la discriminación así como su lucha sin cuartel contra la arrogancia mundial.

"Fue un voto sin precedente del pueblo al presidente electo y a su funcionamiento durante los pasados cuatro años", ha subrayado Jamenei en su discurso, leído por el jefe de su oficina, Mohamadi Golpayegani.

En este sentido, Jamenei ha criticado a los oponentes de Ahmadineyad al decir que "algunas élites han fracasado en la prueba política de las elecciones".

La investidura, el miércoles

Por su parte, Ahmadineyad ha recalcado durante el acto que el pueblo de Irán debe tener un papel activo en la administración del mundo.

"La presencia activa en la escena internacional es un deber nacional",  ha asegurado Ahmadineyad al trazar la líneas generales de su segundo mandato en la presidencia de Irán.

Ahmadineyad ha añadido que ya han pasado aquellos tiempos en que las potencias arrogantes dictaban las normas a otros países y les advirtió de que dejaran de interferir en los asuntos internos de los demás.

Durante el primer mandato de Ahmadineyad, en los pasados cuatro años, se ha elevado drásticamente el desempleo, la inflación y la marginación internacional de Irán.

El acto de la investidura de Ahmadineyad se va a celebrar el próximo miércoles en el parlamento islámico y a partir de entonces tendrá un plazo de dos semanas para presentar al parlamento los miembros de su nuevo gabinete.

Noticias

anterior siguiente