Anterior La Corte Suprema de Kenia valida las elecciones que dieron la victoria a Uhuru Kenyatta Siguiente Uno de cada tres niños españoles vive en riesgo de pobreza, según Eurostat Arriba Ir arriba

A. Morán: "Los vídeos de gatos siguiendo luces y de bebés siempre funcionarán porque es humano"

|

Nombre: Adriano Morán
Actualmente en:
videos.lainformacion.com
BIO: "De una u otro forma, siempre he tenido algo que ver con la televisión. En ella he hecho un poco de todo, desde dirigir programas de turismo hasta presentar informativos, con dramáticas consecuencias para los telespectadores. A los pocos años de empezar descubrí el mundo de los blogs. Abrí uno en 2003, Jabalí Digital,  y me gustó tanto que decidí dedicarme a Internet de lleno, siempre en aspectos relacionados con información y la imagen. Pasé por la web de Informativos Telecinco y de ahí a ADN.es donde dirigí ADNtv, su sección audiovisual ya desaparecida tras el descalabro de Planeta. Actualmente coordino la sección audiovisual de Lainformacion.com donde, junto con la sección de gráficos, intentamos inventar formas distintas y atractivas para contar las historias de siempre".

P - ¿Cuál crees que es la diferencia clave entre un vídeo convencional y un vídeo hecho ex profeso para la web?

R - La atención a la imagen en movimiento se reduce drásticamente en la Red. Por lo general, siempre desde el punto de vista informativo, los vídeos para internet son más cortos y, al menos en los medios especializados, suelen romper la estructura clásica de entradilla presencial, locución sobre recursos, etc. También, idealmente, incluyen elementos interactivos o están incrustados en algún entorno que permita complementar la información y centrar esa atención.

P - ¿Qué tipo de cambios ha impuesto en tu forma de trabajar como periodista el hecho de que tus contenidos se distribuyan y se vean principalmente en la web?

R - Te obliga a olvidarte de la estructura clásica de trabajo de los informativos de televisión. Olvidas esa necesidad inmensa que tiene la televisión de consumir minutos de imagen como una bestia voraz. En internet puedes detenerte, contextualizar, tomarte más tiempo para pensar en los ritmos... En estos últimos años ni yo ni mi equipo habremos ido a más de tres o cuatro ruedas de prensa.

P- ¿Crees que el tratamiento del vídeo realmente ha cambiado en algo con la evolución de internet?

R - Claro. No sólo por la evolución de internet sino también por las mejoras y abaratamiento de las herramientas de captura y edición. Cada vez más gente es capaz de hacer productos profesionales o semiprofesionales y conseguir una gran difusión de su trabajo. Luego está la revolución todavía por venir del vídeo en directo con móviles y de las realizaciones en directo.

P - Sin embargo los formatos convencionales de vídeo son los que siguen teniendo más éxito en internet. ¿Por qué crees que no se utilizan más las posibilidades interactivas que ofrece la web?


R - Bueno, muchos empresarios creen que producir vídeo es gratis o casi. Un proyecto barato de televisión raramente baja de los 6.000 € por programa mientras que ese es muchas veces el presupuesto de inversión en vídeos de muchos medios online para varios meses o un año. El problema es que tampoco podemos gastarnos en internet todo ese dinero porque no vuelve convertido en ingresos publicitario. Es un lenguaje nuevo y estamos aprendiendo a hablarlo, pero es un lenguaje rico y con futuro.

No es del todo cierto que los formatos convencionales son los que tienen más éxito. Informativamente, las piezas audiovisuales hechas ex profeso para la web funcionan mejor. Nadie, por ejemplo, se ve un informativo entero. Puede que las piezas sueltas, troceadas, sigan siendo lo más visto a veces, pero sólo es porque son más. Y si te refieres a los gatos persiguiendo láseres, los bebés anestesiados grabados por sus padres etc, eso siempre va a funcionar porque es humano.

P - ¿Crees que algún día acabará el vídeo con el texto como forma mayoritaria de comunicación en internet?

R - Es probable. Imagino que lo que sucederá es que el texto será subsidiario del vídeo, al revés de lo que sucede ahora. Más bien del multimedia, la unión de vídeo, gráficos y audio. Cada vez se refinan más las herramientas de búsqueda -principalmente de audio traducido a texto con metadatos- dentro de los vídeos con lo que esa opacidad que tienen ahora desaparecerá y las arañas podrán categorizar, trocear, jerarquizar y distribuir los pedacitos de información, del mismo modo que lo hacen ahora con los textos.

P - ¿Cómo crees que debería ser la televisión 2.0? ¿Cuáles son los nuevos formatos que crees que podremos ver en un futuro próximo?

R - A mi me gustaría que cuando se hacen teorías sobre el futuro de la televisión (o de la información en general), se hablase más de contenidos y menos de tecnología. Lo importante es lo que se cuenta y después saber contarlo. A mi me gustaría disfrutar de medios más sociales y menos declarativos. Más creativos y valientes.

En cuanto a lo segundo, estamos en ello, pero la clave, es bastante evidente, está en la integración con la pantalla del salón y en la interactividad real de los usuarios con lo que está pasando. Esa interactividad tiene además unas interesantes implicaciones económicas y publicitarias.

P - En la web las producciones caseras compiten en igualdad de condiciones y a menudo favorablemente con otras producciones más costosas. ¿Cómo crees que deben adaptarse los grandes medios de comunicación y productoras?

R - Trabajando más y haciendo lo que han hecho siempre. Consiguiendo noticias y contándolas de un modo claro y atractivo. Y si alguien las consigue antes o son temas atemporales, buscando el otro punto de vista, la profundidad, el análisis cualificado, el contraste...

No me preocupa que el amateur tenga sitio en internet. Hoy en día tienes las herramientas para reportear casi cualquier cosa más o menos decentemente. Esto es un oficio, te puede sonar la flauta una vez, pero nadie puede hacerlo bien de verdad si no se dedica a ello. Y si se dedica a ello, por una lógica muy clara, es periodista, independientemente de lo que haya estudiado.

P - ¿Qué le dirías a aquellos que piensan que Internet puede matar al cine y a la televisión?

R - Hoy por hoy la televisión es decenas de veces más poderosa e influyente que internet. Y, también aunque ella misma se esfuerza es destrozar su imagen y por mucho que digan los pseudointelectuales, está a la altura informativamente hablando de la radio y del papel. Lo traumático será pasar de esos mastodontes de miles de trabajadores a los modelos actuales de pequeñas productoras, de contenido subcontratado y de invasión amateur (bienvenida por otra parte).

Pero esto no es una cuestión de soportes, sino de tendencias de mercado. Serán primero los usuarios y después los gestores de medios y de publicidad los que decidan el futuro del cine y de la televisión. También tienen algo que decir los propios creadores.

El cine siempre existirá, hacerlo bien, al nivel técnico al que estamos acostumbrados, es demasiado caro para que nadie más que no sea una productora o un constructor futbolero puedan afrontarlo. Las descargas por internet hacen pupa al bolsillo de las productoras pero no estoy seguro de que sea necesario que un actor cobre 20 millones de euros o que el presupuesto de una película suba hasta los 100 para garantizar ese nivel técnico. Además el consumo de cultura, aunque sea "gratis" (entre un montón de comillas porque ya pagamos un canon abusivo por ella) genera cultura.

P - ¿Cuáles crees que son las ventajas con las que parte un creador de vídeo en internet y cuáles los inconvenientes a los que se tiene que enfrentar?

R - Si hablamos de un periodista las ventajas es que el mundo es suyo. Es más barato viajar, las herramientas lo mismo, editar cada vez es más sencillo y si el contenido es realmente bueno llegará a donde tiene que llegar casi sin intermediarios. El lado malo es que tendrá poco dinero, pocos medios, tendrá que aprender a encontrar esos viajes, a editar, a distribuir su trabajo por los lugares apropiados y a manejar esas herramientas. Ya no vale, salvo contadas excepciones, saber sólo de fotos o de vídeo. Básicamente hay que ser fotógrafo, cámara (o saber un poco), productor y publicista. El debate no es si nos gusta o no: es así y hay que adaptarse. Y una cosa gravísima: le costará mucho encontrar a alguien del que aprender.

P - ¿Tienes en estos momentos algún videocreador en internet favorito? ¿Hay algún proyecto que te haya sorprendido especialmente en los últimos tiempos en la web?


R - Me gusta mucho en el ámbito anglosajón todo lo que produce Brian Storm en Mediastorm.org. En España creo que Sergio Caro está tocado por alguna varita, como Miguel Fernández y Ernesto Villalba.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente