Enlaces accesibilidad

El Consejo de Guardianes descarta anular las elecciones pero accede a un recuento parcial

Por
En Irán habrá recuento parcial de votos pero no se anularán las elecciones
El Consejo de Guardianes iraní descarta anular las elecciones presidenciales, como pide la oposición, aunque está dispuesto a realizar un nuevo recuento parcial de los votos, después de las manifestaciones más multitudinarias que ha vivido el país desde la Revolución Islámica de 1979. También se ha mostrado a favor de un recuento parcial, si es necesario, el líder supremo de la Revolución, el ayatolá Ali Jameneí, según la televisión estatal.

Este órgano, que es el encargado de validar los resultados electorales, solo volverá a contar los votos de las urnas sobre las que se hayan denunciado irregularidades, según ha explicado el portavoz de este órgano, Abbas Ali Kadkhodai.

Sin embargo, los candidatos derrotados en las elecciones Mousaví y Karoubi quieren que se repitan las elecciones y no un recuento de "unas pocas urnas", según ha explicado un aliado reformista citado por Reuters.

El portavoz del Consejo de Guardianes ha explicado, después de anunciar el recuento parcial, que "sobre la ley, la demanda de los candidatos sobre la cancelación de las votaciones, no puede ser considerada".

En declaraciones difundidas a través de la agencia oficial de noticias local IRNA, Kadkhaodai había afirmado antes que están "dispuestos a recontar los votos en aquellas urnas donde los candidatos crean que se ha cometido fraude".

"Si ha habido irregularidades como la compra de voto o la utilización de papeletas falsas, el Consejo de Guardianes ordenará un nuevo recuento de votos", ha explicado.

"Es posible que pueda haber cambios después del recuento", ha reconocido este portavoz.

El principal candidato de la oposición, Mir Husein Mousaví, que se declaró vencedor tras el cierre de los colegios, denunció ante el Consejo de Guardianes que tanto el Ministerio de Interior como "uno de los candidatos, influyeron en el resultado". Pidió que los comicios fueron anulados, pero no se ha mostrado optimista sobre su veredicto.

Los resultados provisionales, que deben ser ratificados por el citado Consejo para que la reelección sea oficial, dieron la victoria al actual presidente Mahmud Ahmadineyad, con el 62% de los sufragios emitidos frente a los 34% de Musaví.

Jameneí también apoya el recuento

También se ha mostrado a favor de un recuento parcial, si es necesario, el líder supremo de la Revolución, el ayatolá Ali Jameneí, según la televisión estatal.

"Si la situación requiere de un recuento de votos de determinadas urnas, se debe hacer en presencia de los representantes de los candidatos para que todo el mundo esté satisfecho" con el resultado, ha dicho la máxima autoridad del Estado.

"Los dos campos de votantes son parte del pueblo iraní y creen en el régimen islámico", ha dicho el ayatolá, que cree que el "clima de amistad" que prevaleció durante la campaña "no debe convertirse en clima de animosidad ".

Por su parte, el gran ayatolá Naser Makarem Shirazi, uno de los clérigos chiíes más influyentes de la ciudad santa iraní de Qom, ha instado al Consejo de Guardianes a tratar "con imparcialidad y precisión" las denuncias de fraude electoral.

En declaraciones divulgadas por la agencia estudiantil de noticias Isna, el gran ayatolá insta al Consejo, integrado por seis juristas y seis clérigos, a dar "una respuesta convincente al pueblo" iraní.

Siete muertos en las protestas

El anuncio del recuento, adelantado por la televisión pública iraní, se produce un día después de la multitudinaria manifestación en la que murieron siete personas y numerosas personas resultaron heridas en un enfrentamiento entre opositores y fuerzas gubernamentales.
 
Al grito de "abajo el gobierno golpista", "muerte al dictador" y "dónde está mi voto", cientos de miles de personas se echaron el lunes a la calle para pedir la repetición de los comicios.

Los partidarios de Mousaví salen a la calle

Los partidarios de Ahmadineyad y Mousaví han vuelto a tomar las calles este martes a pesar de que este último había pedido a sus seguidores que acudieran a la manifestación que había convocado para "proteger las vidas" de los asistentes.

Mousaví había convocado una manifestación "pacífica" a las 12.30 GMT (las 14.30 horas en España peninsular) en la plaza de Vali Asr. Poco después, el Consejo de coordinación de la propaganda islámica, que organiza todas las manifestaciones oficiales del régimen, convocó otra manifestación a favor de Ahmadineyad tan solo una hora antes, a las 11.30 GMT (las 13.30 horas).

El líder reformista la desconvocó para evitar un baño de sangre, pero sus partidarios han salido a la calle a la vez que miles de personas se manifestaban a favor del presidente iraní, según las imágenes de la televisión pública iraní que no ha mostrado en ningún momento planos cercanos de los seguidores de Ahmadineyad.

Irán no quiere testigos

El ministerio de Guía y Orientación Islámica iraní ha anulado este martes todos los permisos a las agencias de prensa extranjera y les ha advertido de que no pueden cubrir ningún acto en la calle que no cuente con su autorización.

En un fax llegado a la oficina de la agencia Efe en Teherán, se advierte a los periodistas que no asistan a las manifestaciones previstas.

Detenidos los "principales agentes" de las revueltas

La televisión pública iraní ha informado de que los "principales agentes" de los disturbios poselectorales han sido arrestados con explosivos y pistolas, pero no ha dado detalles ni del número ni el lugar.

La agencia de noticias semioficial Fars News ha informado, citando a una fuente policial, que varios "anti-revolucionarios" han sido arrestados con bombas y armas, en lo que parece la misma operación.

La oposición había asegurado que al comienzo de la semana habían sido detenidos un centenar de reformistas, incluido el hermano del ex presidente Jatamí, lo que ha negado la policía. Este martes, sin embargo, ha sido detenido el líder reformista Mohammad Ali Abtahi, ex vicepresidente de Jatamí.

Ahmadineyad viaja a Rusia a pesar de las protestas

A pesar de la situación en su país, el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, ha viajado a Rusia como observador de la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai que se celebra en la ciudad de Yekaterimburgo.

Allí Ahmadineyad ha declarado que "la época de los imperios ha terminado" y ha considerado imprescindible elaborar nuevos mecanismos y estructuras políticas y económicas internacionales.

Por su parte, la comunidad internacional ha expresado su preocupación por la situación en Irán.

Noticias

anterior siguiente