Enlaces accesibilidad

Los abogados de la opositora birmana Suu Kyi denuncian una persecución política

  • Sus abogados dicen que la dictadura birmana no quiere que se presente a las elecciones
  • Va a ser "inculpada" junto a sus dos ayudantes por recibir una visita, según su partido
  • Un estadounidense entró a la casa burlando la vigilancia
  • Aung San Suu Kyi ha pasado los seis últimos años en arresto domicilario
  • La Nobel de la Paz ganó las elecciones de 1990, aunque el régimen no lo aceptó
  • Desde entonces, ha sufrido una severa persecución política

Enlaces relacionados

Por
La líder de la oposición birmana, Aung San Suu Kyi, cree que su juicio es un intento del régimen dictatorial de su país para disuadirla de que se presente a las elecciones generales del próximo año, según ha confirmado su abogado, Nyan Win.

Suu Kyi, galardonada con el Premio Nobel de la Paz, se enfrenta a una condena de tres a cinco años de prisión si finalmente es declarada culpable de no respetar el arresto domiciliario a la que está sometida por el régimen de los generales birmanos.

"Daw Aung San Suu Kying nos ha contado que el juicio y los cargos presentados contra ella tienen una motivación política", según ha afirmado Nyan Win después de que le permitieran visitar a la prisionera en su cautiverio.

"Ella nos ha pedido que investiguemos todos los cauces legales para adoptar las medidas legales apropiadas".

Se espera Suu Kyi sea condenada en Myanmar, la antigua Birmania, donde los tribunales acostumbran a interpretar las leyes según los intereses del régimen dictatorial.

De hecho, el tribunal de Rangún que la juzga ha impedido el acceso a dos testigos de la defensa aunque sí han permitido que declare Khin Moe Moe, un experto legal, para que dé su testimonio.

Nyan Win ha anunciado que presentarán un recurso de apelación para tumbar las prohibiciones que pesan sobre Kyi.

Sabotaje

Suu Kyi está acusada según una ley birmana que protege la seguridad nacional de "elementos subversivos" cuando el americano John Yettaw pasó dos días en su casa después de nadar en el lago Inya el pasado cuatro de mayo.

Yettaw declaró ante el tribunal que había sido enviado por Dios para protegerla de los "terroristas" que querían asesinarla. Él y dos asistentas de Suu Kyi se enfrentan a acusaciones por violar esta misma ley.

Está previsto que la líder opositora comparezca ante el tribunal el viernes, aunque sus abogados esperan que el caso sea sobreseído.

Durante 13 de los últimos 19 años ha permanecido bajo arresto domiciliario en su pequeña casa. Su última detención se produjo el pasado 26 de mayo.

Los países occidentales y los países de la región han expresado su oposición al juicio, cuyos detractores afirman que el objetivo es impedir que Suu Kyi pueda presentarse a las elecciones por la Liga para la Democracia.

Su abogado confirma que la represión de la junta militar es tal que no le han permitido que limpie su casa durante todo el proceso judicial.

Noticias

anterior siguiente