Enlaces accesibilidad

Un cuadro de Sorolla, vendido por casi dos millones de euros en Londres

  • Niña entrando en el baño ha sido el lote más caro que se ha vendido en la subasta
  • Por el contrario, el retrato de Azorín pintado por Zuloaga se ha quedado sin comprador
  • La subasta también ha contado con obras de Anglada Camarasa, Rusiñol y Sert

Por
Unos empleados de la casa de susbastas Sotheby's cuelgan el cuadro 'Niña entrando en el baño, del pintor español Joaquín Sorolla. EFE EFE/Andy Rain
Un cuadro de Joaquín Sorolla, Niña entrando en el baño (1917), se ha vendido este miércoles por 1,66 millones de libras (1,9 millones de euros) en una subasta celebrada en la casa Sotheby's de Londres, donde ha decpecionado un retrato de Azorín pintado por Ignacio Zuloaga, que no ha hallado comprador.

La obra de Sorolla (1863-1923), ha sido el lote más caro de una sesión dedicada a la pintura decimonónica europea. Pintado en 1915, pero firmado y datado en 1917, el cuadro es uno de los óleos que el artista valenciano ejecutó en la playa de La Malvarrosa de Valencia ese primer año y, según afirma Blanca Pons Sorolla, bisnieta del artista y especialista en su obra, en el catálogo de la subasta, "no hay muchos" óleos de esa serie y "son de una gran calidad".

El cuadro muestra una niña que corre hacia el mar, un niño tendido sobre la arena y otro menor que juega con las olas cerca de una barca, en una estampa que rezuma espontaneidad y llama la atención por la eliminación radical de la línea del horizonte.

Sorolla pintó ése y otros cuadros mientras descansaba de un gran proyecto que le ocupó mucho tiempo desde 1911: el encargo del estadounidense Archer M. Huntington de una serie sobre las regiones españolas para la Hispanic Society of America de Nueva York -que pueden verse estos días en el Museo del Prado-.

Del genio valenciano también se ha ofrecido al mejor postor Estudio de la playa (1894-1896), una estampa veraniega de un pequeño barco velero cargado de toneles, que se ha rematado en 121.250 libras (casi 141.000 euros).

Decepción con Zuloaga

La gran decepción de la puja fue un imponente retrato de Azorín, uno de los maestros de la Generación del 98, hecho por el pincel de su amigo Ignacio Zuloaga (1870-1945), que no sedujo a ningún comprador pese a que había suscitado expectación. El óleo se puso a la venta con un precio estimado de hasta 300.000 libras (348.750 euros), si bien nadie ofreció más de 190.000 libras (220.875 euros) y el lote quedó finalmente "sin vender".

Pintado en 1941, el retrato de José Martínez Ruiz, más conocido por Azorín, muestra al escritor de semiperfil sentado junto a una mesa en la que aparecen varios libros y con un sobrio paisaje castellano como fondo.

El escritor sostiene en la mano derecha su libro Pensando en España, dedicado al pintor, y aparece con la frente amplia y arqueada, su rostro enjuto de pómulos salientes, los ojos semicerrados como en meditación, en una pose entre elegante y ascética.

Tanto por la calidad del retrato como por la importancia del pintor y del personaje retratado, desde el punto de vista de la historia literaria de España, el cuadro de Zuloaga procedente de la familia del escritor, podría haber sido un gran candidato a integrar una colección institucional española, según Marte Enrile, especialista en pintura europea de la casa de subastas.

Otros españoles

Parecida suerte corrió un paisaje de la costa mallorquina de Hermenegildo Anglada-Camarasa (1871-1959), titulado Nocturno Cala Murta (1933) y con un precio máximo estimado de 300.000 libras, que tampoco encontró comprador.

Por el contrario, otro español, Santiago Rusiñol (1861-1931, tuvo más fortuna y una de sus obras, Cipreses dorados (Huerta del duque de Gor), pintada en 1898, se adjudicó por 181.250 libras (unos 210.700 euros).

El surrealista José María Sert (1874-1945) también contribuyó a dejar alto el pabellón pictórico español, al venderse por 145.150 libras (casi 168.740 euros) El tiovivo, una obra del pintor catalán sin datar en el catálogo de Sotheby's.

Noticias

anterior siguiente